La Asamblea Nacional aprobó la Ley de Tierras con 98  a favor. Estuvieron 125 asambleístas presentes en el pleno. Esta es la primera normativa que el Legislativo aprueba en 2016.

Miguel Carvajal, presidente de la Comisión de Soberanía Alimentaria, señaló que la normativa pasó por consulta prelegislativa en 23 provincias del país.

“Hubo un proceso de construcción de más de 2 años del proyecto de Ley”, dijo y recordó que para el segundo debate se realizaron 3 reuniones.
Se refirió a algunas modificaciones, entre ellas sobre la función ambiental y protección o cobertura forestal, que señaló que no constará un porcentaje, sino que exigirá una cobertura vegetal y el Estado generará políticas.

También dijo que no hay restricción  para la inversión  pública-extranjera. Sin duda dijo que no se permitirá la compra de tierras, pero si la inversión para el desarrollo agrario. “La propiedad de la tierra debe seguir en manos ecuatorianas”, agregó.

También aclaró que se realizaron ajustes sobre las áreas de seguridad, la institucionalidad agraria y se facilitará el acceso al crédito de vivienda y producción.

Carvajal destacó la construcción de leyes con amplio sentido de participación y de escucha a los asambleístas y a la sociedad.

Destacó que la norma mejora y garantiza la producción. “Prepara al agro para una época post petrolera”, dijo Carvajal, quien señaló que con la normativa, la tierra será redistribuida a campesinos que no tienen tierra o la tienen de mala calidad. “Mejora las condiciones de gobernabilidad del sector tierra con base a medidas técnicas”, destacó Carvajal.

Hasta las barras altas llegaron representantes como José Agualsaca, de la Confederación de Pueblos y Organizaciones Indígenas y Campesinas del Ecuador (FEI), así como Santos Villamar, presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin), quienes señalaron que apoyan la aprobación de la normativa en la Asamblea Nacional.

Santo Villamar, presidente de la Fenocin, dijo que la ley soluciona muchos problemas en el campo, entre ellos la tenencia de la tierra, así como la redistribución de la tierra. A su criterio, con esta ley se garantizan los créditos y una mejor productividad. “Esperamos contar con un marco jurídico bien definido para resolver los conflictos de tierra, que actualmente no se resuelven”, señaló Villamar, quien dijo que “ahora la tierra está en manos de quienes lo producen”.
José Agualsaca, presidente de la FEI, enfatizó que la Ley de Tierras “es un proyecto urgente que esperan los campesinos y pequeños productores del país”.

Recordó que la actual norma fue expedida en 1994, en el gobierno de Sixto Durán Ballén, “en complicidad con el Partido Social Cristiano (PSC)”.

Por ello dijo que la ley de la Asamblea es “progresista, positiva, permite el acceso a la tierra, define la función social y ambiental y la responsabilidad social del Estado en fomentar la producción y la productividad”.

Considera que con esta norma se construirá “un modelo alternativo, justo, de soberanía alimentaria, en donde se produzca prensando en el recurso humano y en la función del país frente al modelo neoliberal de los agronegocios”.

Gabriela Rivadeneira, presidenta de la Asamblea Nacional, dijo que en América Latina y en el Ecuador, la pobreza en la ruralidad está anclada a la falta de acceso a la tierra y la producción.

Recordó que la normativa actual de 1994 tuvo un un alto contenido neoliberal, al hablar del “racionamiento de terrenos comunitarios y fomento a la concentración y especulación”. Por ello, según la titular del Legislativo eran necesarios los “cambios de perspectiva, crear condiciones para que el agro no sea el escenario de expulsión de familias dedicadas a la agricultura”.

Recalcó que la normativa fue presentada por las organizaciones sociales y por este motivo marca un hito en la participación y colegislación.

A su criterio, la normativa fomenta la redistribución de la tierra, sobretodo con el fomento al crédito y la asistencia técnica para su mejor producción.
“No se trata de entregar tierra, sino que garantizar un sistema integral de producción de la tierra”, agregó.

Recordó que la norma permite la inversión en materia agraria con el fin productivo. “Sembramos una semilla para la equidad en el campo. (…) La tierra debe ser para quién la trabaje”, sostuvo.

De su lado, Mauricio Proaño, vicepresidente de la Comisión de Soberanía Alimentaria, recordó que la norma fija 25 hectáreas para la Sierra, 75, en la Costa y 100 en la Amazonía para no estar sujetas de expropiación, “las demás tienen que cumplir la labor social y ambiental que manda la Constitución”, dijo.

Agregó que si las tierras están abandonadas por más de 2 años o no hay producción serán afectadas por el Fondo de Tierras y se entregará al agricultor.

Dijo que si una propiedad tiene algo de producción, pero no cumple la función social y ambiental tiene un plazo de 1 año para mejorar las condiciones, y si en ese lapso no mejora las condiciones tendrá un plazo de 6 meses con una multa del 10% del valor del catastro municipal. Pero que si en 1 año y 6 meses no cumple con la normativa se le expropia y se le compra la tierra, ” no hay confiscación de tierra, porque la Constitución no permite aquello y se entrega a las organizaciones”.

Indicó que la entrega se realiza con base a la unidad productiva familiar, que es una unidad de medida, que de acuerdo a las condiciones agroecólogicos (altitud, presencia de carreteras, de mercado) se calcula las hectáreas con base a la familia.

eltelegrafo

Puntos claves de la Ley de Tierras en Ecuador

El proyecto de Ley de Tierras y Territorios Ancestrales de Ecuador busca garantizar la redistribución de la tierra productiva, el reconocimiento y legalización de tierras y territorios ancestrales de comunas, comunidades, pueblos y nacionalidades; la legitimidad del uso y usufructo en estos territorios y la participación social y resolución de conflictos.

Estos son los puntos clave del proyecto de ley de Tierras en Ecuador.

– Mejorar de la producción para que se respete propiedad y crear mecanismos y estímulos para aprovechar la tierra que no se está trabajando adecuadamente.

– Mediante un proceso de consultas prelegislativas, el 97,3 por ciento de organizaciones sociales y campesinas participantes aceptaron y están de acuerdo con los temas sustantivos que se incorporan en la ley.

– La ley establece la creación de una Autoridad Agraria con el fin de proveerles a la familia campesina y a pequeños y medianos productores: tierras productivas, créditos accesibles, asistencia técnica y capacitación para la producción, infraestructura de riego, y resolución de conflictos en tierras rurales.

– Se propone la expropiación de predios rurales, cuyas tierras estén desaprovechadas. El Estado pretende garantizar el acceso a la tierra productiva a las personas que se encuentran dentro del sector de la economía popular y solidaria. Queda prohibida la concentración de tierras rurales con fines de especulación, comercialización o monopolio.

– La ley establece la prohibición de existencia de latifundios y concentración de tierras, aún cuando no haya forma de hacer un estudio técnico o científico para determinar las hectáreas de tierra debido a la zona geográfica en la que se ubica el Ecuador, debido a la altitud y la cordillera que le cruza a la nación.

– La normativa contiene 132 artículos para contemplar la creación de un Consejo Consultivo en el que participarán todas las organizaciones sociales, con el fin de buscar soberanía alimentaria.

– En cuanto a la inversión extranjera, la ley prevé que las empresas públicas extranjeras no podrán adquirir, arrendar o usar tierras rurales en el territorio nacional para proyectos de producción agraria.

– La inversión extranjera podrá participar en asociación con empresas públicas nacionales o compañías de economía mixta, donde el Estado tenga la mayoría accionaria y la propiedad de tierra, y con la autorización de la Autoridad Agraria Nacional.

teleSURtv


VOLVER