El gobierno estadounidense arrancó el sábado anterior una campaña para deportar a gran escala a centroamericanos que viven de forma ilegal en ese país.

La campaña será dirigida contra las personas que atravesaron de manera ilegal la frontera de EE.UU. en 2014; los que tengan antecedentes penales y solicitudes de deportación serán la prioridad, dijo el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés).

Como resultado, unas 27 personas indocumentadas fueron detenidas en el Estado de Connecticut, al norte de EE.UU. y la mayoría fueron por tener antecedentes penales.

Defensores de los derechos de los inmigrantes ven alarmados cómo la oleada de detenciones está afectando de manera indiscriminada a los que no poseen visa o carné de residente.

El defensor Glenn Formica, expresó a través de un comunicado que los arrestos ejecutados son un contraste perturbador con el ambiente de la nación, ya que actualmente en el Congreso se encuentra en debate la reforma migratoria.

No obstante, no se ha podido avanzar en la reforma planteada por Barack Obama, ya que el Congreso y el Senado estadounidense están controlados por el Partido Republicano, proclive a las deportaciones y que ha frenado los intentos del gobernante para legalizar a millones de indocumentados.

La mayoría de los deportados corresponden al Triángulo Norte de Centroamérica, compuesto por Honduras, Guatemala y El Salvador. En el caso de Honduras, casi 60 mil personas fueron repatriadas durante 2015, según cifras del Centro de Atención al Migrante Deportado (CAMR).

En tanto, la asamblea legislativa y senado estadounidense aprobaron al cierre de 2015 unos 750 millones de dólares, para ser invertidos en el denominado plan “Alianza Para la Prosperidad” para frenar el masivo flujo de migrantes al país del norte.

La condición impuesta por los legisladores norteamericanos es que se combata la galopante impunidad y corrupción en el Triángulo Norte; pidieron que se instale la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Honduras (CICH) o, en su defecto, que la denominada Misión de Acompañamiento Contra la Impunidad y Corrupción en Honduras (MACCIH) –auspiciada por la OEA– tenga plenos poderes para mandar a la cárcel a los saqueadores de recursos públicos.

El Libertador

Hernández pide a EEUU respeto a migrantes hondureños, mientras se anuncia deportación de primeras familias

El presidente Juan Orlando Hernández pidió este lunes al gobierno estadounidense “respeto y consideración” hacia los migrantes hondureños que radican en ese país, luego de las redadas que comienzas a realizarse.

En una entrevista con la capitalina Radio HRN el mandatario entre varios temas se refirió a los connacionales en el extranjero de forma específica a los que radican en EEUU.

Reveló que ya se está preparando una comunicación oficial para la administración de Barack Obama, pero aprovechó la oportunidad pública para resumir la misma.

“Nosotros hoy mismo estamos elaborando una comunicación al gobierno de EEUU, pero aprovecho la oportunidad para mandar ese mensaje de respeto y consideración para nuestra gente”, enfatizó Hernández.

Acto seguido acotó que los hondureños van a trabajar a EEUU, el cual consideró un país de inmigrantes.

“Nuestra gente va a trabajar y a aportarle a la economía”, agregó mientras reiteró la petición de consideración hacía los connacionales.

En el mismo orden la Fuerza de Tarea del Niño Migrante que encabeza la primera dama Ana García de Hernández informó a través de un comunicado que este miércoles 6 de enero serán deportadas las primeras unidades familiares de este 2016.

El seis de enero arribarán al país 37 hondureños deportados, (16 madres y 21 niños), mismos que serán recibidos por los equipos especializados de la Fuerza de Tarea en la Base Aérea “José Enrique Soto Cano” en Palmerola, Comayagua, donde funciona un centro que reúne las condiciones de dignidad que los compatriotas demandan al momento de regresar a su país., informó la Fuerza de Tarea, la cual es una iniciativa de Hernández tras la crisis migratoria registrada en el primer semestre del 2014.

“Nuestras misiones diplomáticas y consulares están en Alerta, listas para velar por el respeto a los derechos humanos de cada uno de ellos”, subraya el escrito.

Asimismo, se indica que se dará seguimiento a los casos de estas primeras unidades familiares deportadas en este 2016.

Cabe señalar que aunque estas serían las primeras unidades familiares deportadas, las autoridades migratorias estadounidense ya empezaron a retornar a hondureños.

Este lunes arribó a la ciudad de San Pedro Sula el primer vuelo chárter del año con 115 hondureños deportados de los cuales 18 son mujeres y 97 hombres.

El No Gubernamental Centro de Atención al Migrante Retornado (CAMR) también indicó que en los siguientes días llegarían más vuelos con hondureños deportados.

Con base a lo anterior y en el marco de las políticas del Gobierno, implementadas desde mediados de 2014, la Fuerza de Tarea puso a disposición los números de contacto donde se brindará asistencia y asesoría legal a los migrantes hondureños que así lo requieran:

Washington, D.C.: 2028641601

Chicago, Illinois: 3129407018

Los Ángeles California: 3232838623

Houston, Texas: 7139877406

Mc Allen, Texas: 2143474441

Miami, Florida: 7862755429

Nueva York, Nueva York: 7187138163

Nueva Orleans, Luisiana: 5045355933

Dallas, Texas: 2143474441

Atlanta, Georgia: 4044103552

Tegucigalpa, Honduras: (504) 22360200

Aclaró que la atención será prestada en horarios de oficina, es decir de lunes a viernes de siete de la mañana a cinco de la tarde.

La diáspora hondureña ha abarrotado las plantas telefónicas de varias organizaciones defensoras de los derechos de los migrantes en EEUU ya que han manifestado sentir temor a ser capturados y deportados luego que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) realizara desde el pasado sábado varias redadas contra migrantes centroamericanos.

Dichas redadas ya dejan a 121 migrantes detenidos entre ellos una madre hondureña y su hijo de nueve años quienes serían deportados en las próximas horas.

Proceso

Redadas en EE. UU. causan alarma entre familias de indocumentados

Activistas defensores de migrantes hispanos en Estados Unidos expresaron el domingo su preocupación porque las autoridades de inmigración parecen haber comenzado una serie de redadas que ha sembrado la alarma entre los indocumentados. Entre los cuales hay guatemaltecos, de acuerdo con la Cancillería.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala informó la noche del sábado que las autoridades de migración de Estados Unidos buscan deportar a familias que ingresaron de manera indocumentada entre 2014 y 2015 y ya tienen orden de deportación.

El sábado, fueron capturadas dos familias guatemaltecas de Stone Mountain y Marietta, estado de Georgia, mediante un procedimiento en el que los agentes ingresaron a la casa con engaños preguntando por personas que no residían allí, informó la Cancillería, con base en testimonios de los afectados.

Recomendó que si agentes de los servicios de migración tocan a la puerta de las casas, deben guardar la calma y pedir que muestren la orden judicial para ingresar a la morada.

También pide que las familias tengan al alcance los números de teléfono de los consulados de Guatemala para pedir asesoría. Recuerda además que si bien el connacional debe colaborar, las autoridades deben proceder con respeto y en cumplimiento de los derechos fundamentales.

“Guatemala da un seguimiento cercano a esta difícil situación por la que atraviesan varias familias guatemaltecas, y aunque comprende que estos procedimientos administrativos son realizados como parte de una política interna de un país, no los comparte, pues Guatemala considera que la migración en un tema que debe abordarse de manera integral y corresponsable”, expresa la Cancillería.

Temor generalizado

Inmigrantes latinos comenzaron a llamar el sábado pidiendo ayuda luego que el diario Mundo Hispánico reportara que las autoridades habían detenido a cinco familias en el área de Atlanta, Georgia, dijo Kica Matos, representante de la red Movimiento para una reforma Migratoria Justa, que agrupa a 45 organizaciones en 35 estados.

Matos dijo que organizaciones pro inmigrantes habían confirmado el artículo del diario con sede en Atlanta. Entre los detenidos estaban una mujer hondureña y su hijo de nueve años, señaló el diario.

Muchos inmigrantes de varias partes del país llamaron el sábado a los dos número gratuitos instalados por activistas, pidiendo asesoría legal e información sobre cómo protegerse, agregó Matos. Uno de los teléfonos llegó a recibir entre cuatro y cinco llamadas por hora.

“El Departamento de Seguridad Nacional ha comenzado sus redadas en Georgia, entrando a la casa de la gente muy temprano y llevándoselos. Muchos de los detenidos fueron mujeres y niños. Así, estas redadas han creado terror y pánico en las comunidades inmigrantes de todo el país”, dijo Matos. “La gente está aterrorizada”.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) no confirmó ningún operativo pero dijo que seguirá enfocándose en personas que “representan amenazas a la seguridad nacional, seguridad pública y seguridad fronteriza”.

“Tal como ha dicho el secretario de Defensa (Jeh) Johnson de manera consistente, nuestra frontera no está abierta para la inmigración ilegal” dijo la portavoz del ICE Virginia Kice, señalando que las personas que “no son aptas para asilo ni otros tipos de alivio, y tienen órdenes finales de deportación, serán deportadas conforme nuestras leyes y valores”.

Las redadas se produjeron después de que el Washington Post informara en la víspera de la Nochebuena sobre el presunto plan del ICE, que estaría enfocado en familias centroamericanas con órdenes de deportación a partir de enero del 2014.

“En esta temporada en que la mayoría de estadounidenses celebra el comienzo del Año Nuevo, las familias inmigrantes de todo el país se estaban preparando para las redadas del ICE, haciendo planes de contingencia como nombrar a un guardián para sus niños y preparar un testamento”, añadió Matos.

Funcionarios de Seguridad Nacional han dicho que la deportación de familias centroamericanas con órdenes de deportación forma parte de su esfuerzo general para combatir el aumento de familias y personas que llegan a la frontera entre México y Estados Unidos.

El arribo de estos inmigrantes ha aumentado en los últimos meses. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza ha reportado que 10 mil 588 niños no acompañados cruzaron en octubre y noviembre, en comparación a 5 mil 129 durante los mismos dos meses en el 2014.

El año fiscal 2015, que finalizó el 30 de septiembre, cerró con la menor cantidad de inmigrantes deportados desde 2006.

De los 235 mil 413 deportados durante este período, la mayoría eran convictos por delitos graves.

Los activistas han pedido a Obama que cancele las redadas porque dicen que enviar de regreso a su vecindario a inmigrantes que escapan de las violentas pandillas centroamericanas equivale en muchos casos a una sentencia de muerte, dado que pandilleros matarían a los deportados por haber huido.

Las redadas también son contraproducentes porque muchos de estos centroamericanos con órdenes de deportación podrían reabrir sus casos si tuvieran ayuda legal, según abogados de inmigración.

Prensa Libre

Casa Blanca niega ‘móvil’ político en deportación de cientos de migrantes centroamericanos

La Casa Blanca negó ayer que haya consideraciones políticas detrás que la campaña de redadas iniciada este fin de semana para detener y deportar a inmigrantes centroamericanos de reciente ingreso.

“Puedo asegurar que la política no fue un factor en las decisiones para aplicar la ley”, dijo el vocero presidencial Josh Earnest, al indicar que las acciones del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) responden a las prioridades establecidas por el gobierno.

El secretario de Seguridad Interna (DHS), Jeh Johnson, dio a conocer este lunes que los operativos, iniciados por el ICE el sábado pasado en Georgia, Texas y Carolina del Norte, llevaron a la detención de 212 personas, quienes se encuentran ya en proceso de deportación.

Grupos de derechos humanos dieron a conocer el sábado pasado que la mayoría de los detenidos fueron concentrados en uno de los dos centros de detención que el gobierno federal tiene en Texas.

Earnest insistió que esta campaña es consistente con las prioridades establecidas por el propio presidente Barack Obama para deportar a inmigrantes con antecedentes criminales y personas de reciente ingreso.

Las personas detenidas el fin de semana son inmigrantes centroamericanos provenientes en especial de Honduras y Guatemala, quienes ingresaron a Estados Unidos en el verano de 2014.

En su mayoría son mujeres con hijos y menores de edad que viajaron solos, para huir de la violencia en sus países y solicitantes de asilo, cuyo número rebasó las capacidades de las agencias federales y generó una crisis humanitaria que reavivó las tensiones por el tema migratorio.

Economía Hoy