Hoy, Jimmy Morales, a sus 46 años, asumirá la Presidencia de la República en medio de la que quizás sea la crisis estatal más difícil que ha enfrentado gobernante alguno en la llamada era democrática: un deficiente sistema de salud, insuficiente número de docentes, baja recaudación tributaria y una corrupción campante dentro de las instituciones de Gobierno.

El nuevo mandatario también deberá asumir las altas expectativas de la ciudadanía, que espera un cambio real con su llegada al poder, porque ya ha demostrado que no está dispuesta a tolerar que el país continúe por la ruta que ha hecho a los pobres más pobres, como lo confirmó el Informe Final de los Objetivos del Milenio.

Con una amplia carrera en el mundo del entretenimiento televisivo, que le valió la simpatía y el reconocimiento de muchos guatemaltecos, conjugada con una muy breve dentro del mundo político, Morales utilizó durante su campaña política el lema: “Ni Corrupto, Ni Ladrón”, mensaje que, debido a la coyuntura política del país, caló en la población para que alcanzara la mayoría de votos en los comicios de 2015 (vea: El quincuagésimo presidente).

Sin embargo, el humo de los cohetillos de ese inesperado triunfo electoral se disipó rápidamente: José Ramón Lam, jefe del equipo de transición, debió dar un paso al costado cuando fue acusado de plagiar un estudio. Además, la semana pasada, el coronel (r) Édgar Ovalle, diputado electo y hoy secretario general del Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), el partido oficial, vio como el MP solicitó un antejuicio en su contra por delitos de lesa humanidad.

Y por si fuera poco, en el Organismo Legislativo FCN-Nación tiene una bancada de tan solo 11 diputados, la que ya perdió su primera batalla al no figurar en la nueva junta directiva y tiene poca fuerza para alcanzar consensos políticos.

POSICIÓN DEL CACIF

El Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF) demanda a las nuevas autoridades transparencia y combate a la corrupción, seguridad y justicia, salud y educación, la aplicación de una reforma política y “hacer sostenible la lucha contra la pobreza”.

La cúpula empresarial propone crear una agenda que genere empleo y “un clima favorable” a inversiones que promuevan el desarrollo nacional, abrir un mercado laboral a “nuevos modelos de contratación”, impulsar “un modelo de inversiones estratégicas en todo el país” y crear un esquema “moderno de desarrollo rural”, para sacar potencial a la industria y al sector turístico del país.

En un tercer eje, sugiere crear un “Acuerdo de Estado” para transformar el sistema de gestión de las finanzas públicas, con un modelo fiscal moderno que permita ampliar la base tributaria y facilite los mecanismos para el pago de impuestos, junto al desarrollo de controles para asegurar que los recursos son “adecuadamente invertidos”.

INVITADOS

Los primeros invitados a la toma de posesión empezaron a llegar al país ayer; entre ellos, el rey emérito de España, su majestad Juan Carlos de Borbón; Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL); Néstor Mendez, secretario adjunto de la Organización de Estados Americanos (OEA), y Edmond Mulet, secretario adjunto de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

El vicepresidente de Cuba Salvador Valdés; el primer ministro de Belice, Dean Barrow; el vicepresidente de Nicaragua, Moises Omar Halleslevens Acevedo; el canciller de Taiwán, Lin, Yung-Lo, entre otros, también arribaron al país un día antes del acto.

Hoy arriban visitantes distinguidos

Entre las 8:30 y las 14:00 horas llegarán a Guatemala varios mandatarios y representantes, entre ellos: Rafael Correa, presidente del Ecuador; Enrique Peña Nieto, presidente de México; Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras; Danilo Medina Sánchez, presidente de República Dominicana, María Ángela Holguín, ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, y Joseph Biden, vicepresidente de Estados Unidos.

Biden anunció que viene a promover la lucha contra la corrupción. El mandatario Jimmy Morales se reunirá con él a puerta cerrada, ocasión que aprovechará para solicitar el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para los guatemaltecos migrantes, al igual que lo han hecho otros mandatarios. Según el canciller Carlos Raúl Morales, también se discutirá el Plan Alianza para la Prosperidad y el tema energético.

Morales opinó que si bien “el TPS no es la solución total para la crisis migratoria, pero podrá servir para dar un alivio a los connacionales” que viven en Estados Unidos.

Agenda de hoy

9:00 horas
Inició de la sesión Solemne del Congreso de la República.

Nuevos diputados toman posesión de sus cargos y se elige a la nueva Junta Directiva del Congreso para el período 2016-2017.

Informe General del presidente Alejandro Maldonado, sobre la situación de la república y los negocios de su administración.

12:00 horas
Receso en la Sesión Solemne y traslado al Teatro Nacional.

14:00 horas
Reinició la Sesión Solemne del Congreso de la República.

Ingreso de las autoridades electas y autoridades salientes.

Transmisión de Mando Presidencial y entrega de insignias presidenciales al Presidente del Congreso.

Juramento de Fidelidad a la Constitución Política de Guatemala de autoridades electas.

Firma del Libro de Oro.

Discurso del presidente Jimmy Morales.

Cierre de Sesión.

Siglo 21

Jimmy Morales hará llamado a la participación

En su discurso de toma de posesión, el nuevo presidente, Jimmy Morales, invitará a la participación ciudadana, para que se mantenga el involucramiento de la población en temas nacionales, como en el año recién pasado.

“El 2015 fue un año de participación; esa debe ser la tónica que debe continuar en el país”, explicó el próximo mandatario en una entrevista con Prensa Libre, aunque evitó entrar en detalles de lo que dirá en la gran sala Efraín Recinos del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

También resaltará puntos de la Constitución Política de la República y pedirá reflexionar acerca de las responsabilidades de los guatemaltecos.

“Los temas son la Constitución, la responsabilidad individual y nacional. Es lo que hemos dicho y lo que hemos hecho; esos serán puntos torales”, explicó Morales.

Previamente había adelantado que hablará de “la nueva cara de Guatemala”, del aprovechamiento de los recursos, de la participación de todos y de solucionar problemas.

“Que cada guatemalteco solucione un problema”, propuso.

Cambio, otra vez

Asimismo, Jimmy Morales hará referencia a que él representa el cambio, y que fue buscado por los guatemaltecos ante la falta de resultados de la política tradicional, comentó un integrante de su equipo que pidió no ser citado.

Se haría hincapié en que el país tomará un nuevo rumbo con gente proba y que, una vez más, es un gobierno de cambio.

El llamado a diferentes acciones, especialmente a la unidad nacional, así como el ofrecimiento de cambio se ha vuelto común en los últimos relevos presidenciales.

De hecho, la palabra “cambio” o “cambios” fue utilizada 27 veces por el expresidente Otto Pérez Molina en su discurso del 14 de enero del 2012, y también mencionó la “participación ciudadana”.

“Con la bendición de Dios y la voluntad del pueblo de Guatemala, el cambio ha comenzado, el cambio ha llegado”, expresó el exmandatario, quien ahora se encuentra en prisión preventiva por el caso La Línea.

El exgobernante Álvaro Colom también utilizó esa palabra al menos ocho veces en su primera declaración como presidente de la República.

“Quisiera terminar pidiéndole al pueblo de Guatemala unidad nacional”, dijo Colom cuando estaba por concluir su inicial intervención.

Entretanto, cuando Óscar Berger tomó posesión, en enero del 2004, expresó: “El momento del cambio ha llegado. Y juntos lo vamos a hacer posible. Y vamos a encarar los cambios con decisión y con coraje, avanzando sin pausas. Vamos a lograr el cambio de la visión que tenemos de este país”.

Prensa Libre

¿Quién es Jimmy Morales, el nuevo presidente de Guatemala?

Para llegar a la presidencia, el actor cómico Jimmy Morales echó mano a los chistes y a los pasajes bíblicos a fin de explotar al máximo el descrédito de la elite política de Guatemala, hundida en una ola de escándalos de corrupción.

Pero ahora tiene el reto de gobernar un país que no está para bromas.

Sin experiencia política, ni plan de Gobierno, Morales prometió sacar a la mayor economía de Centroamérica de su peor crisis institucional en décadas a la cabeza del Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) una heterogénea alianza de militares e izquierdistas.

Protagonistas de guerra civil

“No hay ninguna estructura detrás de nosotros”, ha asegurado Morales, insistiendo en que en el 2013 refundó con docentes, profesionales, empresarios y viejos amigos el FCN, que había sido creado por veteranos de las Fuerzas Armadas, una polémica institución acusada de masacres durante la guerra civil.

Sin embargo, algunos militares retirados serán clave para su gestión, como el teniente coronel retirado Edgar Ovalle, quien liderará a los 11 diputados de su débil bancada en el Congreso.

Ovalle, uno de los fundadores del FCN, tuvo puestos estratégicos en el Ejército entre 1981 y 1983, período en el que se realizaron matanzas en pueblos enteros en medio de la lucha contrainsurgente, pero no tiene récord en política.

“Su futuro dependerá mucho de sus operadores políticos. La gran incógnita es cómo será su relación con el Congreso, porque es un ente muy poderoso, que maneja presupuesto y puede bloquear iniciativas y leyes que necesita para aplicar sus programas”, dijo el sociólogo y analista político Gustavo Berganza.

Pero Morales, admirador del expresidente uruguayo José Mujica, también fichó a un grupo de intelectuales progresistas para su apuesta “antipolítica” y su vicepresidente será Jafeth Cabrera, médico y exrector de la Universidad de San Carlos, al que define como “un hombre de izquierda”.

Declarado “nacionalista cristiano”, a favor de la pena de muerte y en contra del aborto, el matrimonio homosexual y la legalización de las drogas en un país profundamente religioso, Morales no ha dado más nombres de quién lo acompañará en su gabinete cuando asuma oficialmente en enero.

“Estoy consciente que el reto es enorme, pero no podrá ser mayor a la voluntad de un pueblo que está dispuesto al cambio”, dijo el candidato en su página de Facebook poco antes de conocerse los resultados que le otorgaron una aplastante victoria frente a la ex primera dama Sandra Torres.

“El camino apenas empieza”, agregó.

Furor anticorrupción

El candidato revelación arrancó la primera vuelta en el vagón de cola de los sondeos y acabó liderando el pelotón de 14 candidatos impulsado por el mismo voto castigo que lo llevó a derrotar a Torres en el balotaje.

La caída en desgracia de los políticos tradicionales hizo de la falta de experiencia su punto fuerte, tras las pesquisas que llevaron al ex mandatario Otto Pérez Molina a la prisión, acusado de liderar un masivo fraude aduanero con ayuda de su vicepresidenta y varios altos funcionarios.

Muchos dudan sobre si un hombre que hasta hace un año se ganaba la vida haciendo bromas sobre comer condones como fallido método anticonceptivo tendrá la capacidad de dar estabilidad al Gobierno, con un programa de apenas seis páginas que no detalla cómo cumplirá sus promesas en salud, educación y justicia.

“Puertas abiertas y auditoría de todo. En las instituciones, en justicia, en la policía, en las aduanas”, prometió Morales, evangélico bautista y con estudios de teología, en una entrevista con Reuters el mes pasado.

Hombre del pueblo

Casado y con cuatro hijos, el artista buscó conectar con la mayoría pobre del país, con su historia niño humilde y madre viuda, a la que prometió poner fin a la corrupción reforzando la Fiscalía y renovando a la CICIG, el ente internacional que lideró las investigaciones contra Pérez Molina.

En la lid electoral, Morales desplegó todo el “savoir faire” acumulado en dos décadas en televisión, donde logró un modesto éxito con un programa de parodias de bajo presupuesto y chistes soeces disfrazado de vaquero, gánster y agente secreto.

Y, al mismo tiempo, quiso mostrar su ejemplo de éxito profesional, que lo llevó de vender plátanos y ropa usada en mercados populares a tener su productora, como prueba de que puede dirigir la mayor economía de Centroamérica.

“Un hombre solo no puede resolver los problemas del país. Yo no tengo una varita mágica ¿Quieren ustedes un presidente comprometido? Yo quiero un pueblo comprometido, porque sino no vamos a salir del agujero en el que estamos”, dijo durante la campaña.

El Universo