El Departamento de Justicia de Estados Unidos inició conversaciones con autoridades mexicanas para lograr la extradición del capo del narcotráfico Joaquín El Chapo Guzmán, dijo el jueves un portavoz.

El envío del capo a Estados Unidos para enfrentar a la justicia fue discutido el martes durante una reunión en Miami entre la procuradora general de México, Arely Gómez, y representantes de la justicia estadunidense, dijo el portavoz bajo condición de anonimato.

La reunión en Miami fue la primera discusión cara a cara entre funcionarios estadunidenses y mexicanos acerca del tema, dijo el portavoz. Funcionarios de ambos países han dicho que el proceso para extraditar a Guzmán podría tardar un año o más.

Estados Unidos ha emitido más de una petición para extraditar a El Chapo, según funcionarios de ese país. Medios mexicanos han dicho que tras su recaptura funcionarios le presentaron a Guzmán copias de dos solicitudes de extradición pendientes.

Una fuente policial estadunidense dijo que al menos las fiscalías federales de San Diego, en California, y El Paso, en Texas, han presentado ante México en el pasado solicitudes de extradición de Guzmán.

El portavoz no quiso especificar cuántas solicitudes de extradición han sido presentadas ni cuáles fiscales acusadores lo han hecho.

La fuente policial dijo que aunque los fiscales de San Diego y El Paso han reclamado formalmente someter a juicio a Guzmán en caso de que sea extraditado, era posible y probable que otras fiscalías con casos en su contra también pidan ser las primeras en llevarlo ante el juez una vez en Estados Unidos.

Las fiscalías de Chicago, Miami, Brooklyn y Manhattan tienen casos abiertos contra Guzmán.

La Jornada