El Fondo Monetario Internacional revisó a la baja las previsiones de crecimiento económico en todo el mundo para 2016. La última actualización de Perspectivas de la economía mundial (informe WEO), revelada este martes, proyectan un crecimiento mundial de 3,4% y una recesión del 0,3% para América Latina.

El FMI en su estudio recalca que los principales riesgos se relacionan con la desaceleración económica de China, un dólar más fuerte, las tensiones geopolíticas y un resurgimiento de la aversión mundial al riesgo.

“Este será un año de grandes retos, y las autoridades deberían pensar acerca de la forma en que pueden reforzar la resiliencia de sus economías a corto plazo, pero también acerca de las perspectivas a más largo plazo”, expresó Maurice Obstfeld, Consejero Económico y Director de Estudios del FMI.

En América Latina la revisión a la baja de más de un punto porcentual tiene relación con la incertidumbre global y la economía brasileña, la más grande de la región, que cae 3,5% este año “La crisis brasileña es peor de lo que se imaginaba en Washington (…) La recesión causada por la incertidumbre política en medio de las secuelas ininterrumpidas de la investigación de Petrobras está demostrando ser más profunda y prolongada”, dice el informe.

Aun así, el documento indica que “la mayor parte de países en la región van a continuar creciendo”. Es el caso de Ecuador que, según informó en días pasados el ministro coordinador de la Política Económica del país andino, Patricio Rivera, proyecta un crecimiento del 1%.

En el documento se señala que “una desaceleración económica en China más drástica de lo esperado, podría provocar mayores efectos de contagio a nivel internacional por la vía del comercio, los precios de las materias primas y una disminución de la confianza”.

Así mismo, afirma que una mayor apreciación del dólar y condiciones financieras más restrictivas “podrían generar vulnerabilidades en los mercados emergentes”.

Crecimiento en el mundo

La actividad global en Estados Unidos conserva su vigor, respaldada por las condiciones financieras que aún son favorables y el fortalecimiento de los mercados de la vivienda y de trabajo. Pero también existen retos resultantes de la fortaleza del dólar, que está generando una contracción marginal del sector manufacturero, dice el informe.

En la zona del euro, el fortalecimiento del consumo privado sustentado por la caída de los precios del petróleo y las condiciones financieras favorables supera y compensa el debilitamiento de las exportaciones netas.

Se prevé que el crecimiento en Japón también se afiance en 2016, gracias al respaldo fiscal, el abaratamiento del petróleo, las condiciones financieras acomodaticias y el aumento de los ingresos.

Pero esas cifras globales no reflejan plenamente la diversidad de situaciones existentes entre los distintos países. India y el resto de las economías emergentes de Asia son casos positivos destacables, proyectándose para ellos un crecimiento vigoroso

Las economías emergentes de Europa crecerían a un ritmo sostenido, si bien algunas sufrirían cierta desaceleración en 2016, dado que Rusia podría continuar en recesión en 2016. En la mayoría de los países de África subsahariana se observará un repunte paulatino del crecimiento, pero solo a tasas todavía inferiores a las de la última década, anota.

Andes

Perspectivas de la economía mundial