La diligencia la realizaron agentes de la Subdirección General de Análisis e Información Antinarcótica (SGAIA), luego de mantener vigilancia y seguimiento al caso para capturar a Jiménez quien tiene una orden de extradición en su contra.

Jiménez, está involucrado en una red de corrupción en la Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA), y sobre él pesan los delitos de criminalidad organizada y lavado de dinero.

Según el informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos, en marzo de 2010, Jiménez junto al magistrado de la Corte de Constitucionalidad (CC) y también secretario general de la Fedefut, Héctor Trujillo y Rafael Salguero, uno de los tres representantes de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf) en el comité ejecutivo de la FIFA, aceptó un soborno millonario por los contratos de televisión de los partidos de calificación para el Mundial de 2018.

En febrero de 2014, Jiménez y Trujillo negociaron con la misma empresa, Media World, un nuevo acuerdo por los derechos de televisión para la clasificación al mundial de Qatar 2022, por el cual ambos recibirían un pago de $200 mil.

Jiménez percibiría, según la investigación del Departamento de Justicia, otros $200 mil adicionales.

Estos pagos, y otros de los que se desconoce la cantidad exacta, se hacían a través de cuentas en otros países, aunque luego llegaban a Guatemala.

En cuanto a Trujillo, un juez federal de Nueva York lo dejó en libertad el pasado jueves bajo fianza de $4 millones (unos Q30 millones).

Según el abogado del acusado, Florian Miedel, el juzgador Robert Levy impuso la fianza que Trujillo pagó, mientras continúa el juicio.

Trujillo, fue detenido por agentes federales el pasado 4 de diciembre en el interior de un crucero a su llegada a Puerto Cañaveral (Florida) desde donde fue trasladado a Nueva York.

Siglo 21