Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia también serán sometidos a un proceso de certificación a través de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih).

Deberán cumplir estándares internacionales, reveló Francisco Guerrero, secretario de Fortalecimiento de la Democracia de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Guerrero explicó que la Maccih estará formada por jueces, exmagistrados, especialistas en corrupción y policías internacionales que se encargarán de revisar el funcionamiento del sistema judicial hondureño.

El pasado 19 de enero, el presidente Juan Orlando Hernández firmó en Washington, Estados Unidos, la instalación de la Maccih con el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

“Tanto los magistrados, como jueces y policías que se sometan al proceso de certificación de la OEA tendrán que cumplir con estándares internacionales”, anunció el secretario de Fortalecimiento de la Democracia de la OEA.

Detalló que “nosotros vamos a apoyar aquellos procesos de selección que se hagan de estos candidatos bajo criterios muy objetivos que puedan permitir generar confianza, un tema central en el combate a la corrupción”.

Explicó que la Maccih contará con un observatorio especializado a efecto de que sean las personas las que puedan hacer sus planteamientos y reiteró que la instancia acompañará a la justicia hondureña en los casos más relevantes que sean notificados mediante el desarrollo de una labor conjunta.

“Cada seis meses esta misión va a rendir un informe al secretario general Luis Almagro y él podrá presentar este informe al Consejo Permanente de la OEA y este será un mecanismo de transparencia que evidentemente va a servir como un mecanismo de rendición de cuentas muy importante”, aseveró.

Señaló que el período de la Maccih fue definido para cuatro años, pero reconoció que dependiendo de los resultados la vigencia del organismo podría ampliarse.

La Prensa