El Presidente Juan Orlando Hernández presentó ayer ante el mundo los primeros hallazgos arqueológicos de Kaha Kamasa (Ciudad Blanca, en misquito), ubicada en la selva de La Mosquitia hondureña.

Acompañado de un grupo de arqueólogos nacionales y extranjeros, en la misma zona de Kaha Kamasa, el mandatario mostró las dos primeras piezas en un acto celebrado en la base aérea de El Aguacate, en Catacamas, Olancho, donde también funciona un centro de investigaciones de Ciudad Blanca.

El gobernante presentó un vaso ritual y un objeto en forma de metate (piedra para moler maíz), pero que podría ser una silla para gente de clase alta, que son dos de las más de 60 piezas que serán extraídas.

Hernández se trasladó a tempranas horas de ayer al sitio de Kaha Kamasa, acompañado de arqueólogos del Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), de National Geogaphic y de la Universidad de Colorado, Estados Unidos, así como de funcionarios del gobierno.

“CIUDAD DEL JAGUAR”

Las primeras piezas fueron extraídas del sitio designado inicialmente por los arqueólogos como T1, pero que el Presidente Hernández bautizó como “Ciudad del Jaguar”, porque la cabeza del felino figura en una de las piezas encontradas.

Con la ayuda de la más avanzada tecnología de imágenes láser y el apoyo de National Geographic y de la Universidad de Colorado (Estados Unidos), se detectaron los vestigios de por lo menos tres asentamientos urbanos en Kaha Kamasa.

“Dios nos ha bendecido al vivir este momento tan especial en la historia de Honduras y para muchos amantes de la arqueología”, destacó el dignatario.

Así, aseveró que “estamos con una gran expectativa de lo que esto significará para Honduras y para el mundo”.

El gobernante explicó que Kaha Kamasa, que en misquito significa Ciudad Blanca, era una región metropolitana en la cual se ha encontrado una variedad de pequeñas ciudades.

MÁS DE 60 PIEZAS

“Estas dos piezas que hoy presentamos son parte de más de 60, que en una extensión pequeña hemos encontrado”, apuntó.

“Antes decíamos que eran 52 piezas, pero hoy son más de 60”, subrayó, para indicar que “estas dos piezas son para que el mundo comience a ver lo que es esta civilización y empiece a soñar lo que va a ocurrir en dos, diez, 50 o bien 200 años”.

El Presidente Hernández pidió a los hondureños que “hay que entender que (el hallazgo y la exploración de Ciudad Blanca) es un compromiso y proyecto nacional y es obligación cuidarlo ante el mundo”.

Indicó que la infraestructura que su gobierno construye, que incluye autopistas, puertos y aeropuertos, van a permitir ser el país de Centroamérica y la región del Caribe con mayor diversidad de destinos turísticos.

“Nuestro país ofrecerá a bajos precios y condiciones arqueología maya y la de Ciudad Blanca, cultura viva como la garífuna y lenca, misquita y todos los demás pueblos indígenas; también sol, arena y playa, turismo colonial y religioso”, resaltó.

CULTURA DIFERENTE

El representante de National Geographic, el arqueólogo Chris Fisher, relató que el Presidente Hernández extrajo un vaso ritual de la Ciudad del Jaguar, que data del período 1,000 a 1,500 años después de Cristo.

Fisher agradeció al mandatario por darle a National Geographic la oportunidad de investigar la Ciudad del Jaguar y remarcó que de esta forma se ha atraído la atención mundial hacia el país y La Mosquitia.

“Tenemos una responsabilidad global para proteger esta gema”, aseguró.

Explicó que la segunda pieza extraída consiste en un metate o bien una silla para gente de clase alta, que representa la combinación de una persona y un jaguar.

Por su parte, el ministro de la Presidencia, Reinaldo Sánchez, destacó que la gente que antes consideraba a Ciudad Blanca como una leyenda, hoy la puede ver como una realidad gracias al Presidente Hernández.

ATENCIÓN DEL MUNDO

“Algo nuevo se ha descubierto y ha llamado la atención de Centroamérica y de todo el mundo”, señaló Sánchez e hizo un llamado para no seguir deforestando la zona para cuidar esta nueva riqueza arqueológica descubierta en Honduras.

El director del Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), Virgilio Paredes, dijo que Ciudad Blanca podría ser cuatro veces más grande que el territorio que ocupa Copán Ruinas.

Paredes también informó que “inicialmente, aquí en El Aguacate se ha hecho un laboratorio temporal de las dos piezas del T1, de la Ciudad del Jaguar como la bautizó el Presidente Hernández”.

“Los otros dos sitios, “el T2 y el T3, no sabemos qué nombre van a tener porque no sabemos lo que encontraremos”, apuntó.

Desde el centro de investigación en el aeródromo de El Aguacate se enviarán las siguientes misiones de exploración a la Ciudad Blanca.

Las ruinas de la civilización, hasta ahora desconocida, fueron identificadas por primera vez en el 2012 durante un reconocimiento aéreo en la selva de La Mosquitia.

La Tribuna