Los indígenas de la región de Kaikan, al occidente de Guyana y cercana a la frontera con Venezuela, pidieron protección a su Gobierno contra posibles incursiones foráneas, solicitud que se da tras el aterrizaje de un helicóptero militar venezolano en la zona, en diciembre pasado.

Un portavoz del gobierno de Guyana confirmó hoy a Efe la solicitud de los indígenas, molestos por la incursión del helicóptero, que aterrizó en Kaikan con soldados abordo.

Según detalló, el ministro de Asuntos Exteriores de Guyana, Carl Greenidge, y el ministro de Asuntos Indígenas, Sydney Allicock, realizaron una visita al área para escuchar los reclamos de los indígenas y asegurarles protección, en compañía del jefe de las Fuerzas de Defensa, Mark Phillips.

Los residentes de Kaikan denunciaron sentirse abandonados por la pasada administración y pidieron protección al actual gobierno, liderado por el presidente David Granger.

El canciller del país sudamericano dijo que hay necesidad de mantener presencia militar en el área, tras recalcar que está comprometido con encontrar una solución a las disputas entre Guyana y Venezuela, países enfrentados desde hace más de un siglo por la soberanía de la región del Esequibo.

Greenidge pidió a Phillips que el control de la frontera no afecte el modo de vida de la comunidad indígena.

La histórica disputa entre Guyana y Venezuela por el Esequibo se agudizó a raíz de que el pasado mayo la petrolera estadounidense Exxon Mobil descubriera yacimientos de petróleo en aguas costeras de la zona del litigio.

El gobierno venezolano respondió al hallazgo con un decreto unilateral que redistribuye el territorio venezolano e incluye como propia esa zona marítima en discusión.

La zona de Esequibo, de 160.000 kilómetros cuadrados y rica en recursos naturales, representa dos terceras partes del territorio de la excolonia británica.

El Nacional