El agente de Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya en el caso de la demanda marítima boliviana, José Miguel Insulza, criticó ayer que el país altiplánico quiera utilizar la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) para promover su postura en el litigio que se desarrolla en el tribunal internacional.

“El vicepresidente de Bolivia quisiera darle unos usos a la Celac que, a mi juicio, no son compatibles con la presidencia”, comentó Insulza tras participar en un seminario sobre los desafíos del socialismo que se realizó hoy en Santiago.

Ayer, el vicepresidente altiplánico, Álvaro García Linera señaló que “en el caso de que Bolivia asumiera, por supuesto que nuestra voz en América Latina tendría mucho más peso y nuestra influencia en el ámbito continental, vía instituciones democráticas soberanas, tendría aún muchísima más fuerza en esta campaña de hacer conocer nuestro derecho a una salida soberana al Océano Pacífico”.

Insulza además negó que al apoyar a Honduras a la presidencia de dicho organismo, Chile esté bloqueando la opción boliviana. “Chile está promoviendo una cierta rotación en la Celac que es necesario respetar. Apoyar a un cierto país no significa bloquear a otro”, indicó el agente, respondiendo así a otra declaración de García Linera en la que aseguró que al hacer esto, el país solo logra “ahondar su aislamiento y su presencia en el ámbito internacional como un país agresivo, provocador”.

El agente regresó a Chile después de una gira por distintos países donde se reunió con los abogados internacionales que defienden al país ante el tribunal internacional y luego de una reunión con el equipo completo de juristas, con quienes se está elaborando la contramemoria que debe ser entregada a la corte a más tardar el 25 de julio.

La Tercera