La Justicia ordenó el desalojo del acampe instalado en la Plaza de Mayo para exigir la liberación de la dirigente social jujeña de la organización Tupac Amaru, Milagro Sala, según adelantó la agencia oficial de noticias Télam.

Pasadas las 17 las agrupaciones presentes en la movilización dijeron a LA NACION que no se les informó una medida en ese sentido.

Más temprano, el Gobierno sostuvo que si la Justicia ordenaba el desalojo se iba a “respetar” la decisión. “Vamos a ser muy respetuosos de la ley y de las decisiones de la Justicia. Nos hemos acostumbrado mucho a la injerencia del Poder Ejecutivo sobre el Poder Judicial, al manejo, y tenemos que acostumbrarnos todos a lo que es prácticamente un cambio cultural”, expresó el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio.

Consultado por radio La Red sobre si pensaban desalojar a los manifestantes, respondió: “Nosotros no definimos las decisiones a la Justicia, y el Poder Ejecutivo tiene que respetar sus decisiones, en todos los casos y en todos los sentidos”.

Para Frigerio, hay que “hacer un cambio cultural en la Argentina” y remarcó que en el Gobierno “respetamos la libertad y el derecho de manifestarse de todos los argentinos, pero también entendemos que hay que cuidar los espacios públicos, que los espacios públicos son de todos, que no se tiene que cancelar la libre circulación por las rutas y los caminos en la Argentina”.

“Y de a poco tenemos que empezar a aprender que los derechos de uno terminan cuando empiezan los derechos del otro”, completó.

Asimismo, el funcionario expresó que “obviamente que esto no lo vamos a corregir de un día para el otro, acá hay muchos años de una cultura en sentido contrario”. “Poco a poco vamos a tratar de instalar un estado de derecho donde se respeten los derechos de todos los argentinos”, cerró.

Miembros de la Tupac Amaru y otras organizaciones afines al kirchnerismo instalaron anoche un campamento en Plaza de Mayo, para exigir que la Justicia jujeña ordene la liberación de la dirigente Milagro Sala, a quien consideran una “presa política”.

La jefa de la Tupac Amaru, Milagro Sala, los exhortó a que “no” bajen “los brazos”. La dirigente, detenida en un penal de mujeres de Jujuy, escribió una carta que fue publicada esta mañana en la cuenta que la Tupac Amaru tiene en la red social de internet Twitter.

“No bajemos los brazos en esta lucha de todos”, dice el manuscrito firmado por Sala, detenida desde el 16 de enero último bajo la acusación de “instigación a cometer delitos” y “tumultos” por la ocupación de la plaza Belgrano en San Salvador de Jujuy.

La Nación

Segundo día de acampe en la Plaza de Mayo

Más de un centenar de integrantes de organizaciones sociales y políticas cumplieron ayer el segundo de día acampe en la Plaza de Mayo para pedir la liberación de la dirigente de la agrupación Tupac Amaru y diputada del Parlasur, Milagro Sala. La militante permanece detenida en Jujuy desde hace dos semanas por protestar frente a la Casa de Gobierno junto con una docena de cooperativas. Piden por la continuidad de los puestos laborales.

Los manifestantes llegaron a la histórica plaza de la Ciudad de Buenos Aires anteayer por la tarde y montaron una carpa central blanca y otras pequeñas en los alrededores para emular la protesta pacífica que se desarrolla en la Plaza Belgrano de Jujuy, por la que se encuentra detenida la líder de la organización Tupac Amaru. Si bien hubo rumores de desalojo desde el inicio de la manifestación, al cierre de esta edición no se había ejecutado ninguna medida semejante.

Entre los manifestantes que piden por la liberación de la militante jujeña, en la Plaza de Mayo se encuentran militantes de La Cámpora, del Movimiento Evita, de Quebracho, de MILES, de la propia Tupac Amaru y de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). Sala está detenida desde el 16 de enero en un penal provincial por “instigación a la violencia y tumulto”. El miércoles, la diputada regional escribió una carta de puño y letra dedicada a los manifestantes que piden su excarcelación y prometen quedarse frente a la Casa Rosada hasta que se concrete.

“Donde hay una necesidad, ahí estamos compañeros y amigos”, comienza el texto. “Un fuerte abrazo solidario y agradecido, compañeros. Su presencia en la Plaza de Mayo me fortalece y emociona. No bajemos los brazos en esta lucha de todos. ¡Hasta la victoria siempre! Desde el campo nacional y popular”, saludó la dirigente.

Tiempo Argentino