“Ha sido esta una gran victoria del movimiento revolucionario. Nunca había tenido lu­gar una reunión de tal amplitud y de tal magnitud, en que las representaciones revolucionarias de 82 pueblos se reunieran para discutir problemas de interés común”, expresó el Co­mandante en Jefe Fidel Castro Ruz durante el acto de clausura de la Primera Conferencia de Solidaridad de los pueblos de Asia, África y Amé­rica Latina (Tricontinental), celebrada en La Habana del 3 al 15 de enero de 1966.

Hoy se cumplen 50 años de ese discurso, y de la constitución de la Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asia y América Latina (Ospaal), el 15 de enero de 1966, como resultado de uno de los acuerdos de la conferencia.

El contexto en que se desarrolló fue en el de la lucha de los países del Tercer Mundo contra la dominación colonial, y bajo el impulso y ejemplo de la Revolución Cubana, que por esos días acababa de cumplir siete años de existencia.

El Mehdi Ben Barka, dirigente popular y an­timperialista marroquí, quien fuera presidente del Comité Internacional Preparatorio de la Pri­mera Conferencia Tricontinental ya preveía el al­cance de ese evento: “La reunión de organizaciones antimperialistas en La Habana es un ac­on­tecimiento histórico porque reunirá en una ac­ción de concertación y solidaridad a las dos grandes corrientes contemporáneas de la revolución mundial, la del Octubre socialista y la lucha de liberación nacional en los países del Tercer Mundo; porque se celebrará en Cuba, donde tienen lugar ambas revoluciones; porque tendrá como escenario a América Latina, centro de la lucha contra el neocolonialismo, la nueva cara del colonialismo…”.

La conferencia logró reunir a 512 delegados, y a más de 270 invitados y observadores de 82 países, entre los que se encontraban líderes históricos de los movimientos revolucionarios de la etapa.

A lo largo de sus 50 años, la Ospaal ha mantenido vivos sus objetivos y principios fundacionales, entre los que sobresale la lucha de los países tricontinentales contra la dominación colonial e imperialista, y defender el derecho a la independencia de cada pueblo.

Actualmente, la Ospaal, cuya sede se en­cuentra en la capital cubana desde su fundación, cuenta con un Secretariado Ejecutivo In­ternacional conformado por cuatro representantes de cada uno de los tres continentes.

Desde el año 1998 ostenta la condición de Organización No Gubernamental con Status Consultivo especial ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de la Organización de Na­ciones Unidas.

Uno de los mayores logros de la Ospaal es la revista Tricontinental, su órgano oficial, que surgió cuando esa organización editó el texto del mensaje de Ernesto Che Guevara en un folleto que en una de sus páginas anunciaba la próxima salida de la publicación.

El texto, conocido como Mensaje a la Tri­continental, conserva toda su vigencia, pues en América Latina, Asia y África aún se lucha contra el dominio imperialista, culpable de la de­pendencia económica de estos pueblos y de su subdesarrollo.

Su discurso sintetizaba así las aspiraciones para la victoria “(…) destrucción del imperialismo mediante la eliminación de su baluarte más fuerte: el dominio imperialista de los Estados Unidos de Norteamérica. Tomar como función táctica la liberación gradual de los pueblos, uno a uno o por grupos, llevando al enemigo a una lucha difícil fuera de su terreno; liquidándole sus bases de sustentación, que son territorios dependientes”.

Años después el filósofo y ensayista cubano Fernando Martínez Heredia en su artículo El tiempo de la Tricontinental expresaba que esa revista “es un hito en una etapa de luchas y de ideas que hizo grandes aportes a la cultura de los pueblos del Tercer Mundo, al convertir lo que hubiera sido un paso de avance o una coincidencia de intereses diferentes en un proceso político, social y de pensamiento de extraordinario alcance”.

La Ospaal se mantiene en estrecha relación de intercambio y colaboración con un gran número de fuerzas políticas a nivel mundial, y gracias a su trabajo cuenta con el respeto y apoyo internacional.

Granma