La lluvia ácida devastó más de 500 hectáreas de producción agrícola en la ranchería San Miguel, primera sección de Reforma, Chiapas, señalaron productores campesinos que piden la intervención del Gobierno del Estado ante Pemex para que repare los daños que ocasiona a los cultivos con tanta contaminación que ocasionan cada mes.

Los productores encabezados por el agente municipal, Raúl Vasconcelos Torres, señalaron que la producción de frijol, cacao, plátano, naranja, limón, maíz, pimienta y pastizales se han visto afectadas por la lluvia ácida que despiden los campos petroleros, como Cactus y Nuevo Pemex.

La productora campesina Bertha Olán Suárez dijo que su cultivo de cinco hectáreas de frijol se perdieron por la lluvia que cayó el pasado 7 de enero, afectando a más de 300 productores al no poder recuperar sus cosechas.

Sebastián Flores Torres de 93 años de edad, dijo que toda su vida se ha dedicado a la producción agrícola y que es la primera vez que ve que sus cultivos no producen nada, esto dijo, desde que petróleos mexicanos comenzó con su producción afectando con la contaminación al agua, suelo y aire que respiran y, considera que pronto no podrán cosechar sus cultivos puesto que el producto se muere antes de florecer, por lo que el campesino de la actualidad ya no ve resultados de sus siembras.

El agente municipal recalcó que el problema se debe a una neblina de gases tóxicos que baja con residuos de petróleo crudo y azufre que deja un residuo aceitoso en las hojas de los cultivos.

Indicó que de no tener respuesta de los funcionarios de Pémex, se verán obligado a cerrar carreteras e impedir el paso a los pozos de la zona como medida de presión para que respondan por los daños a los cultivos de más de 300 productores.

Tabasco Hoy