El grupo de 180 migrantes cubanos que recibió permiso especial de entrada del gobierno mexicano, continúa ayer, por cuenta propia, viaje rumbo a la frontera de Estados Unidos.

“Están por su cuenta”, afirmó a Prensa Latina una fuente del Instituto Nacional de Migración (INAMI), institución que este miércoles los recibió en el sureño estado de Chiapas y, de forma ordenada y rápida, les entregó el documento de visitante bajo razones humanitarias y por acuerdo con varios países centroamericanos.

Ese documento les permite estancia por 20 días al primer grupo de cubanos de un plan piloto que salió vía aérea de Costa Rica, recorrió por carretera El Salvador y Guatemala y debe transitar por territorio mexicano para alcanzar la frontera de Estados Unidos, según una información de Prensa Latina fechada en la capital mexicana.

Grisel Suárez Clavo, entrevistada vía telefónica por dicha agencia desde Tapachula, Chiapas, dijo que sacaría cuentas para comprar un boleto aéreo que le lleve a una ciudad fronteriza con Estados Unidos, donde los cubanos que arriban por vía terrestre reciben de las autoridaes del país norteño privilegios negados a otros migrantes de la región y de otras latitudes.

“Los fondos no dan para mucho”, apuntó la migrante cubana, quien viaja sola y dijo preferir evitar continuar por carretera.

Reportes de prensa locales afirman que los migrantes que utilizan a México para llegar a Estados Unidos frecuentemente son víctimas de traficantes y del crimen organizado, precisa el despacho noticioso.
Los más afortunados del grupo piloto de cubanos vuelan hacia el norte de México, en particular el estado de Tamaulipas, entre otros fronterizos.

El resto debe moverse por las líneas de autobuses, o autos rentados, en un periplo que depende de los recursos de cada cual.

Agencia Cubana de Noticias