Con la mira puesta en mitigar los efectos del cambio climático sobre las naciones de la región, sesionará mañana martes en Haití, la XXI Reunión Extraordinaria del Consejo de Ministros de la Asociación de Estados del Caribe (AEC).

Carlos Zamora, subdirector general de América Latina y el Caribe de la Cancillería cubana, aseguró en conferencia de prensa en esta capital que la sostenibilidad de los países del mar Caribe centrará los debates.

Hay una alta preocupación por los efectos del cambio climático en las costas, y expectativa con el encuentro de Haití, pues esta será la primera reunión de la AEC luego de los acuerdos de la Conferencia sobre el Cambio Climático que se realizó en París a finales de 2015, puntualizo el diplomático.

Zamora señaló que no es fortuito se debata sobre los efectos de la erosión en las costas, pues tiene incidencias sustantivas en la economía de cada país donde el turismo es la principal fuente de ingresos.

Dijo que la AEC se propone reforzar y ampliar su actividad en esta esfera y que Cuba, con toda la experiencia y capacidad científica desarrollada alrededor de la mitigación de riesgos derivados de los efectos del cambio climático, pondrá todo ese caudal de conocimientos a disposición de los países caribeños.

En el intercambio con la prensa trascendió que la AEC ha venido trabajando en algunos proyectos de mitigación de los efectos del cambio climático, pero Zamora reconoció que falta integralidad en el abordaje para enfrentar desastres naturales.

El funcionario adelantó que Cuba espera ser electa en esta reunión como presidenta pro témpore de la organización, como “expresión del alto nivel de las relaciones alcanzadas con la región y el compromiso de la Isla con la AEC, su unidad, integración y desarrollo”, declaró.

Durante la reunión de Haití se hará un pase de revista al proceso de revitalización de la asociación que se viene desarrollando desde la cumbre de 2013 y se elegirá un nueva directiva y secretario general de la organización.

Cuba tiene una alta valoración del desempeño de Haití al frente de la AEC, en el mandato que concluye, aseguró Zamora.

Agregó que ese país, a pesar de las dificultades a las que se ha enfrentado, logró pasos importantes para que la asociación avance y se desarrolle.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla presidirá la delegación cubana a la reunión de la AEC que lleva como propuesta realizar en La Habana, en el primer semestre de este año, la VII Cumbre.

Para Cuba, las relaciones con el Caribe no solamente tienen una alta prioridad, sino que atraviesan un momento excelente , abundó el subdirector general de América Latina y el Caribe de la Cancillería, quien destacó los tradicionales vínculos de cooperación de la Isla con la región en esferas como la salud y la educación.

La Asociación de Estados del Caribe está compuesta por 25 de los países latinoamericanos y caribeños que bañan sus costas en el mar homónimo, tiene como miembros asociados a la mayoría de los territorios dependientes del Reino Unido, Francia y Holanda y a un grupo de 20 naciones observadoras que debe ampliarse a 21 en Haití.

Los miembros plenos son Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dominica, República Dominicana, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, El Salvador, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, San Cristóbal y las Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Suriname, Trinidad y Tobago -donde se encuentra la sede- y Venezuela.

Por su parte, los miembros asociados son Anguila, Antillas Holandesas, Aruba, Bermudas, Guadalupe, Guyana Francesa, Islas Caimán, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas, Martinica y Monserrat.

La AEC trabaja conjuntamente con organizaciones regionales como la Comunidad del Caribe (Caricom), el Sistema Económico Latinoamericano, el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas (Cepal), entre otros.

ACN