Miembros de la Federación Nacional Campesina (FNC) reiniciarán, tras varios años de pasividad, las invasiones de tierras como estrategia de lucha, ante la carencia de políticas del Gobierno tendientes a la reforma agraria. A esta nucleación están asociadas aproximadamente 20.000 familias campesinas, según indicó nuestro entrevistado, Marcial Gómez, quien cumple el papel de secretario general de la organización.

–¿Cómo la FNC llega a la conclusión de que debe reactivar las ocupaciones de tierras?

–Nosotros veníamos debatiendo en los diferentes departamentos y concluimos en un debate nacional, por un lado, de la necesidad de la reforma agraria porque todos los países desarrollados pasaron por la reforma agraria (…) Hay que superar la concentración de tierras para que un país se desarrolle y ligado a eso va la necesidad de acceso a un pedazo de tierra para las familias sintierras.

–¿Existe posibilidad de que se revierta la medida?

–No. Los compañeros sintierras en los diferentes departamentos ya se están organizando y preparando para hacer ocupaciones de latifundios como medida de presión, por un lado, para colocar de nuevo en el debate la necesidad de la reforma agraria y, por otro lado, para conquistar algún pedazo de tierra.

–¿La FNC maneja algún estimativo de la cantidad de familias sintierras?

–Sí. Nosotros entendemos que en el país hay 300.000 familias sintierras y unas 600 personas que ocupan más de 12 millones de hectáreas.

–¿Cómo califica la gestión del Gobierno en lo que respecta a reforma agraria?

–Con el actual Gobierno, incluidos los anteriores, pero sobre todo con el actual Gobierno, ni se habla más de la reforma agraria, mucho menos de una política de distribución de parcelas para los sintierras.

–Pero el Indert se jacta de haber recuperado una importante cantidad de hectáreas.

–Se ve alguna pequeña iniciativa de intento de recuperar algunos asentamientos que están en manos de sojeros actualmente; eso es lo que hacen desde el Indert, pero no existe una política de distribución de tierras. Presupuestariamente, según el propio presidente del Indert, la capacidad de compra de tierras por año, por el presupuesto que maneja la institución, es para apenas 2.300 familias.

–¿Se podría decir entonces que en este año habrán muchas noticias sobre invasiones de latifundios?

–Exactamente, las ocupaciones de latifundios van a ser una constante durante este año. Después de bastante tiempo vamos a volver a presionar de esta manera.

–Además de las invasiones, ¿tienen prevista alguna otra actividad a nivel nacional, como movilizaciones?

–En los distintos departamentos ya se está hablando también de la marcha campesina prevista para el mes de marzo, pero independientemente de eso están los preparativos para las ocupaciones de latifundios. El año pasado se hizo la marcha campesina con la huelga general.

-¿Qué otra meta tiene la FNC para este año, aparte de conquistar pedazos de tierra?

–Nosotros hace mucho tiempo venimos planteando al Gobierno la necesidad de un seguro agrícola para los pequeños productores.

–¿Impulsarán de nuevo ese planteamiento?

–Así mismo es, porque cada vez son más constantes los fenómenos climáticos.

–¿La FNC tiene reportes de asociados que perdieron sus cosechas por las inundaciones?

–Sí, muchas familias perdieron sus cosechas; por ejemplo en el Departamento de San Pedro, zona de Santa Rosa del Aguaray, asentamiento Felipe Osorio, zona de Itacurubí del Rosario. Todo quedó bajo agua.

–¿Cómo beneficiaría este seguro a los pequeños productores?

–Va a estar establecido como una política de Estado la asistencia a los pequeños productores en caso de que sus cosechas sean afectadas por desastres naturales.

–¿Qué cubriría ese seguro agrícola?

–La idea es que el seguro agrícola pueda cubrir pérdidas de producción con semillas e insumos. En el proyecto se tiene que incluir un precio mínimo de venta de los rubros de renta de los pequeños productores. El seguro tiene que cubrir también parte del crédito para que el pequeño productor pueda de nuevo acceder a créditos y que el crédito público no se sienta perjudicado.

–¿Cuentan ya con alguna una propuesta finiquitada al respecto?

–Sí, ya tenemos una propuesta escrita.

–¿Trabajaron con algún sector en particular para la confección del proyecto?

–Nosotros hicimos un proceso de debate a nivel nacional con diferentes profesionales, trajimos algunas experiencias de otros países; por ejemplo de Argentina, Brasil, Bolivia. En la mayoría de los países existe un seguro agrícola para los pequeños productores y en Paraguay, donde hay todavía una buena proporción lastimosamente no tenemos.

–¿Dónde presentarán la propuesta?

–Se puede plantear a través de un proyecto de ley y se puede también mediante el Ejecutivo, por decreto establecer un seguro agrícola.

–¿Cuándo presentarán el proyecto?

–Todavía no hay una fecha. Se están ultimando los detalles para una próxima presentación.

Última Hora