El presidente de la República, Ollanta Humala Tasso, invocó ayer a los rectores declarados en abierta rebeldía frente a la Ley Universitaria, a deponer su actitud y acatar esta norma, cuyo objetivo es mejorar la calidad de la educación superior.

“Invocamos a los rectores que aún se ponen en rebeldía a que se les ilumine el cerebro y entren al estado de derecho”, manifestó durante su discurso pronunciado en una actividad oficial en Ocobamba, distrito de la provincia de Chincheros, ubicado en la región Apurímac.

El jefe del Estado enfatizó que el gobierno no quiere universidades “de medio pelo”, por lo cual impulsa una reforma cuyo objetivo es garantizar educación superior de calidad.

Humala advirtió que, de mantener su posición de desacato frente a la Ley Universitaria, estas autoridades “no podrán firmar nada”, perjudicando así a los estudiantes y a los procesos de obtención de títulos profesionales.

“Queremos fortalecer la educación universitaria. Este objetivo se tradujo en la reforma educativa desarrollada en el ámbito universitario, a través de la creación de la Sunedu, mediante un nuevo marco legal”, comentó.

Estas palabras las dijo al dirigirse a los pobladores de Ocobamba, jurisdicción distrital a la que el mandatario llegó para inaugurar diversas obras viales.

Tras resaltar la predisposición del Poder Ejecutivo de colaborar en la realización de proyectos que contribuyan al desarrollo de los pueblos menos favorecidos, Humala destacó los logros que su gobierno está alcanzando en el tema educativo.

“Jamás se invirtió tanto en educación como con este gobierno”, indicó al señalar que el monto destinado a dicho rubro sobrepasa los S/. 1 000 000 000.

Asimismo, resaltó que, a través del Programa Beca 18, se han entregado más de 83 000 becas a jóvenes cuya condición social no les permitiría seguir estudios superiores “y solo se dedicarían a sobrevivir”.

La inclusión social pasa también por la educación y el proporcionar acceso a servicios básicos a la población más necesitada, indicó.

En el caso concreto de la región Apurímac, hasta donde se desplazó, Humala señaló haber encontrado que solo el catorce por ciento de la población accedía al agua potable; situación que en 2016 ha mejorado, ampliándose a 70 por ciento.

En ese punto, pidió que las autoridades municipales y regionales “trabajen de manera transparente” junto al gobierno central.

“Mientras no se robe, los apoyo, y si se equivocan, corregimos”, indicó el dignatario.

Expreso