Caracol Radio conoció que ante la Procuraduría, la Fiscalía y la Contraloría General será presentada una denuncia formal contra el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría y los demás participantes de la subasta de la generadora de energía Isagen.

La acción judicial será presentada por la Red de Veedurías en la cual solicita que se le investigue por los supuestos hechos “celebración de contrato sin los requisitos legales, interés ilícito en la celebración de contrato, prevaricato, concierto para delinquir, colusión”.

MÁS INFORMACIÓN

Versión periodística en EE.UU. describe a Brookfield como “caja negra”

En el documento conocido se indica que según Pablo Bustos presidente de la entidad demandante “se determinó y direccionó el proceso contractual para impedir la concurrencia real y efectiva de una pluralidad de oferentes e interesados ciertos en dicho proceso, y de paso se coartó de manera deliberada la posibilidad de contar con una puja real por el precio final”.

Agrega que la realización de tal subasta con la participación de un solo y únicoproponente conocido de antemano Brookfield Asset Management “no podría ser otro que el resultado esperado de una actuación no solo calificada de ilegal sino de inconstitucional, donde el interés, patrimonio y moralidad publicas quedaron al descubierto al punto que la subasta en lugar de promover la disputa por el repunte en el precio base mínimo para maximizar el beneficio de las arcas públicas a través de la exigida puja solo terminó con un precio muy parecido al de base establecido por el Gobierno Nacional”.

Caracol

Avanza moción de censura contra el Ministro de Hacienda por Isagén

La venta de la generadora de energía Isagén al fondo de inversiones canadiense Brookfield Asset Management sigue dando de qué hablar. Dos de las principales críticas de esta decisión, las senadoras liberales Sofía Gaviria y Viviane Morales, están reuniendo el apoyo para tramitar un debate de moción de censura contra el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, con el objetivo de que “pague” el costo político de realizar la millonaria transacción con clara oposición de la mayor parte de los partidos y congresistas.

Por ahora, las cuentas para sacar a Cárdenas cuadran. Además de un documento firmado por más de 80 senadores que rechazaban la venta de Isagén, El Espectador consultó en la mayor parte de los partidos y el malestar por la millonaria transacción es evidente. El Polo Democrático apoya la moción, el Centro Democrático también, al igual que los verdes, y en el Partido Conservador hay mayoría, pero será decisión de bancada. En la U también hay un grupo de congresistas que están de acuerdo con que se pague un costo político, y los liberales rechazan la venta, pero a la hora de actuar no se consiguen los votos para sumarse a la causa.

Así las cosas, es posible conseguir los 52 votos que se necesitan para que la moción de censura salga adelante. Sin embargo, la senadora Viviane Morales, aunque es enfática en que la venta de Isagén fue un gran error, sostiene que “en Colombia esa es una figura que nació muerta. El peso de la mermelada y la burocracia hace que se compren los votos, y aunque los congresistas compartan los argumentos, a la hora de votar priman los intereses personales. Si tuviéramos partidos serios, las 80 firmas rechazando la venta se traducirían en una moción de censura”.

Consciente de que es una pelea difícil, la senadora Gaviria se mantiene firme en promover la sanción y que su partido, el Liberal, se salga de la Unidad Nacional. “Acá uno pertenece a la coalición del Gobierno si es para votar, pero no somos escuchados. Así sucedió con la reforma de equilibrio de poderes y ahora con Isagén. Lo mío no es burocracia y creo que debemos tener una posición política clara”.

Agregó que “es un juicio político porque no tiene explicación económica, administrativa o de competitividad. Hubo recomendaciones de la Procuraduría porque no hubo subasta, estamos en un contexto de crisis energética, de incremento de los precios de la luz, de robo del cargo de confiabilidad, y ahora vendemos el segundo productor de energía del país. Esto debe tener responsables”.

Vale la pena recordar que la venta de Isagén se había frenado en el trámite del Plan de Desarrollo, pero en la conciliación, con los votos del senador Efraín Cepeda y el representante Horacio Gallón, cambió la decisión que se había dado en el último debate.

El ambiente para el Gobierno en el Congreso sólo es favorable en lo que respecta a la paz. La venta de Isagén dejó un escenario complejo, aunque dicen que la “mermelada” tiene su peso. También es claro, como señalaron parlamentarios a El Espectador, que el presidente Santos no puede ser reelegido y ya se está viendo el distanciamiento de algunos partidos que parecían incondicionales.

El Espectador

La ‘caja negra’ del nuevo dueño de Isagén

Este miércoles todo fue consumado. El fondo canadiense Brookfield Asset Management (a través de la firma BRE Colombia Invesments LP) ganó la subasta por el control del 57,61 % de la participación mayoritaria del Estado en Isagén por 6,48 billones de pesos. Un proceso que el Gobierno, en cabeza del ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, adelantó contra viento y marea.

Horas antes de la polémica adjudicación, empezaron a conocerse detalles del que fuera el único proponente, luego de que se retiraran la chilena Colbún y la francesa Engie (GDF Suez). Brookfield tiene y gestiona activos por más de 200.000 millones de dólares en Estados Unidos, Canadá, Europa, Colombia -donde entró en el 2012 con la adquisición de la Empresa de Energía de Boyacá (EBSA)- y Brasil.

Es en este último país donde se le abrieron investigaciones por el supuesto pago de presuntos sobornos en negociaciones del sector inmobiliario en el 2012, informó The Wall Street Journal.

Según Silvio Antonio Marques, fiscal de Justicia del Patrimonio Público y Social de Sao Paulo, el fondo era propietario de centros comerciales en esta ciudad y para conseguir los permisos de construcción pagó sobornos a funcionarios de la Alcaldía.

Este funcionario judicial no descarta que directivos de la rama local de Brookfield deban pagar penas de cárcel mientras podrían estar involucrados en otro caso. Pero eso no es todo. Por cuenta de este caso, el fondo canadiense ha debido enfrentar investigaciones por parte de la Securities and Exchange Commission (SEC) y el Departamento de Estado, de Estados Unidos.

Según documentos de la SEC recopilados por Disclosure Insight para los portales ValueWalk y Probes Reporter indican que esa agencia (encargada de regular y hacer cumplir la reglamentación de los mercados de valores) inició una investigación independiente en agosto del 2012 por presuntas violaciones a la ley contra las prácticas corruptas en el extranjero (FCPA).

Dicha pesquisa fue cerrada en junio del 2015. Sin embargo, ambos portales señalan que la SEC confirmó que, a partir de septiembre pasado, algunos procedimientos de cumplimiento estaban en curso por lo que “al parecer, Brookfield tiene una averiguación separada y sin resolver por parte de la SEC”.

En junio del 2013, la Sensitive and International Investigations Unit de la Real Policía Montada de Canadá pidió a la SEC el proceso en contra de Brookfield en el curso de una investigación que tiene que ver con el mismo asunto de Brasil y que continuaría en curso. Lo que se le critica al fondo es que nunca haya hecho referencia a este asunto en sus comunicaciones a los inversionistas.

En junio del 2014 los archivos de la SEC también fueron solicitados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, luego de que iniciara su investigación el 2013. Brookfield tampoco ha informado del estatus de este proceso, lo que puede ser materia delicada para una firma involucrada en el sensible mercado de valores.

Caja negra

En materia de perspectivas, Probes Reporter es duro con Brookfield. El portal señala que, en su opinión, “las compañías como Brookfield pueden verse como ‘cajas negras’ con una contabilidad hecha de ‘polvo de hadas’ La estructura de su capital es increíblemente compleja y cambia constantemente”.

“Esto hace que la compañía no pueda analizarse, si es que no es propensa a la manipulación” señala antes de cuestionar: “¿Vale realmente la pena mantener en su portafolio una firma con este perfil de riesgo?”.

Señala además el riesgo que las investigaciones de la policía canadiense y el Departamento de Estado sigan vigentes. “Las empresas aprecian señalar que laos procesos en su contra se han cerrado, pero la comunicación de agosto del 2015 (de Brookfield) solo habla de que se cerró la de la SEC. Las investigaciones de la Policía Montada y del Departamento de Estado significarían una exposición penal, por lo que recomendamos altamente a los interesados preguntar a la firma por ello”.

El análisis no niega que el fondo posea realmente los activos que dice tener, pero indica que “hay muchas partes sueltas, demasiadas oportunidades para que los administradores jueguen con las cifras”.

Finalmente hace un paralelo con dos grandes compañías estadounidenses a las que también puso en la categoría de ‘caja negra’. Una es General Electric, que si bien no representó necesariamente un riesgo para los inversionistas, sí atravesó una dura etapa en el 2008, cuando GE Capital hizo temblar todo este imperio. El otro es Enron, el gigante de la energía en Estados Unidos que quebró estrepitosamente en el 2001.

A cargo de Isagén

En un comunicado de prensa, el Ministerio de Hacienda recalcó que Brookfield Asset Management cuenta con 249 centrales de generación eléctrica, las cuales tienen una capacidad total de 7.284 megavatios (MW). De ese total, 5.372 MW son producidos por 207 centrales hidroeléctricas, 1.577 MW por 37 centrales eólicas y 335 MW por cinco centrales de otros recursos renovables.

Así mismo, de las 207 centrales hidroeléctricas, 33 están ubicadas en Canadá, 135 en Estados Unidos y 39 en Brasil. La acción de Brookfield está listada en las bolsas de Nueva York, Toronto y Euronext Ámsterdam, cumpliendo con los estándares corporativos exigidos por estas plazas bursátiles.

“El comprador ha podido apreciar a lo largo de este proceso la importancia que tiene Isagén para Colombia. El gobierno nacional le hace un llamado respetuoso al nuevo accionista mayoritario para que la empresa avance en todos los frentes: energético, ambiental, laboral y de responsabilidad social en beneficio de todos los colombianos”, señaló el texto divulgado por la cartera.

Sin embargo, hay voces que critican que estos cuestionamientos sobre el nuevo dueño de la empresa generadora no hayan sido tenidos en cuenta. El analista Aurelio Suárez, acérrimo opositor a la venta, manifestó que “cualquier ciudadano pudo tener acceso a esta información. ¿Cuál fue el seguimiento que se hizo de los concursantes? ¿Acaso no la vieron en el Ministerio de Hacienda?”

Por su parte, el ministro Cárdenas no dudó en dar un parte de tranquilidad: “Con la venta de la participación de la Nación en Isagén el país no pierde un activo. Lo reemplaza con otro más rentable y más estratégico para nuestro futuro: una nueva infraestructura vial. Será una inversión acertada y conveniente, un buen negocio para las inversiones del Gobierno, pero, sobre todo, para los colombianos”.

Semana