El presidente Juan Manuel Santos agradeció la invitación que le hizo su homólogo de Estados Unidos, Barack Obama, a la Casa Blanca para celebrar los 15 años del acuerdo bilateral para la paz y el fortalecimiento del Estado conocido como “Plan Colombia”.

A través de un mensaje en Twitter, el mandatario se declaró a la espera de que los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe también acudan a la cita, programada para el próximo 4 de febrero en Washington.

Según indicó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en un comunicado, la visita de Santos a la Casa Blanca será una oportunidad para “celebrar la cooperación exitosa entre los Estados Unidos y Colombia” y apoyar los esfuerzos del presidente colombiano para lograr un “acuerdo de paz justo y duradero” con las Farc, indicó el portavoz.

Además, Obama pretende hablar con Santos sobre “una visión compartida para la colaboración futura en caso de un acuerdo de paz histórico”, agregó el vocero de la Casa Blanca.

La agenda de Santos en Estados Unidos incluirá una reunión con el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, así como con congresistas, empresarios y representantes de diferentes centros de pensamiento de Washington, indicó en un comunicado la embajada de Colombia en EE.UU.

La delegación diplomática detalló que los dos líderes prevén hablar sobre alianzas de seguridad y que Santos informará a Obama de los avances en las negociaciones que el Gobierno colombiano mantiene desde hace tres años en La Habana con las Farc para acabar con el conflicto armado más antiguo del continente.

No obstante, el decimoquinto aniversario del Plan Colombia está llamado a ocupar un lugar central en el encuentro bilateral.

Este programa fue aprobado en el año 2000 por los Gobiernos de los presidentes de EE.UU., Bill Clinton, y Colombia, Andrés Pastrana.

Los sucesores de ambos continuaron el plan, por el que EE.UU. entregó a Colombia entre 600 y 700 millones de dólares al año, entre 2003 y 2007, según la Oficina de Washington para Latinoamérica (WOLA), un centro de estudios radicado en EE.UU.

“En el año 2000, Colombia era un país al borde del abismo”, consideró Juan Carlos Pinzón, embajador colombiano en Estados Unidos y exministro de Defensa de Colombia.

Fue en ese momento cuando EE.UU. proporcionó a Colombia “un apoyo sostenido y decisivo”, que se sumó a los esfuerzos del pueblo colombiano y sus Fuerzas Armadas para “transformar el país y abrir una puerta para la paz”, destacó Pinzón en una nota.

El pasado 23 de septiembre en La Habana, el presidente colombiano y el máximo jefe de las Farc, Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko’, protagonizaron un histórico apretón de manos y fijaron el 23 de marzo de 2016 como fecha última para la firma de la paz.

Estados Unidos reforzó este año su respaldo a las conversaciones entre el Gobierno colombiano y las Farc con el nombramiento en marzo de Bernie Aronson como enviado especial para el proceso de paz.

Aronson no se sienta en la mesa de conversaciones en la capital cubana, ya que EE.UU. sigue sin formar parte del proceso, pero sí mantiene reuniones con ambas partes en apoyo de la agenda del Gobierno colombiano.

El Espectador