El 26 de enero de 2008, durante la VI Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) vio la luz el Banco del Alba, instancia que constituyó una nueva arquitectura financiera para el desarrollo con equidad en la región latinoamericana y caribeña.

En el encuentro, realizado en Caracas, se aprobó el acta fundacional del banco de este mecanismo integrador, con el fin de crear fondos de financiamiento orientados al desarrollo económico, social y ambiental; la asistencia técnica, investigación, desarrollo, transferencia y absorción de tecnología; y la práctica del comercio justo de bienes y servicios.

Mediante un convenio, se estableció un mecanismo democrático de toma de decisiones del banco, con dos niveles de dirección: un Consejo Ministerial y un Directorio Ejecutivo con presidencia rotatoria entre los países miembros.

El Banco del Alba quedó constituido con un capital inicial acordado de unos mil millones de dólares, para financiar proyectos de desarrollo de Nicaragua, Cuba, Dominica, Venezuela y Bolivia.

El Alba fue creado por los comandantes revolucionarios Hugo Chávez y Fidel Castro el 14 de diciembre de 2004, en La Habana, como contraparte del Área Libre de Comercio para las Américas (Alca), propuesta de Estados Unidos que promovía la desigualdad entre las economías hiperdesarrolladas del norte y las de Latinoamérica y El Caribe.

En los siguientes años se sumaron Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Dominica, Santa Lucía, Granada, San Vicente y las Granadinas, Antigua y Barbuda, San Cristóbal y Nieves, conformando el grupo de 11 países que actualmente integran este bloque.

Correo del Orinoco