Cuba sigue siendo el país de destino preferido por los estudiantes de otros países de América Latina, según el informe de la Unesco sobre ‘la Ciencia: hacia 2030′.

Según el informe, consultado por Europa Press, desde 2008 ha disminuido el atractivo ejercido por Europa y América del Norte sobre los estudiantes originarios de las demás regiones del mundo.

Y es que los puntos de destino de los estudiantes deseosos de ir al extranjero para perfeccionarse se han diversificado. Así, Sudáfrica acogió a unos 60.000 estudiantes extranjeros en 2009.

Por lo que respecta a América Latina, Cuba sigue siendo el país de destino preferido por los estudiantes de otros países de este subcontinente y dio acogida en sus centros de enseñanza superior a unos 17.000, mientras que Brasil y Chile recibieron a 5.000 y 2.000 estudiantes respectivamente.

A nivel mundial, el informe destaca el caso de Malasia, donde el número de estudiantes extranjeros se multiplicó prácticamente por dos entre 2007 y 2012, llegando a alcanzar la cifra de 56.000. Este país se ha fijado el objetivo de llegar a ser en 2020 el sexto punto de destino más importante de los estudiantes que se desplazan a países extranjeros.

El estudio también resalta que incluso algunos países víctimas de la llamada “fuga de cerebros están atrayendo a estudiantes de otras naciones. Sudán, por ejemplo, perdió en el período 2002-2014 unos 3.000 investigadores, que emigraron a países vecinos –Etiopía, en particular– donde existen condiciones más favorables.

A pesar de esa pérdida, Sudán se ha convertido al mismo tiempo en un punto de destino para estudiantes procedentes de países árabes y africanos, señala el informe.

Gasto en I+D

La primera enseñanza del informe es que, a pesar de la crisis económica que azotó en 2008 a los países industrializados, el gasto interior bruto en Investigación y Desarrollo (I+D) a nivel mundial creció, pasando de 1,132 billones de dólares en 2007 a 1,478 billones en 2013, lo cual supuso un incremento del 31%, porcentaje muy superior al 20% de aumento experimentado en ese mismo período por el Producto Interior Bruto (PIB) de todos los países del mundo.

El país que más invierte en I+D es Estados Unidos, ya que su gasto interior bruto por este concepto representa el 28,1% del efectuado en todo el mundo. A continuación está China con un 20%, por delante de la Unión Europea (19%) y de Japón (10%).

Los restantes países del mundo, aunque concentran el 67% de la población del planeta, sólo representan el 23% del gasto mundial en I+D. Cabe destacar, sin embargo, que en algunos países como Brasil, la India y Turquía, las inversiones en I+D están aumentando a un ritmo acelerado.

Por lo que respercta a América Latina, se ha producido un fuerte crecimiento en la participación en la educación superior, la disponibilidad de los recursos humanos en I+D y en la producción científica en el período examinado por el presente Informe. Pero fuera de Brasil pocos países tienen una concentración de I+D comparable a las economías de mercados emergentes dinámicos y por lo general no buscan la competitividad internacional en actividades de alta tecnología.

La actividad científica y la investigación de Brasil eclipsa así el resto de América Latina, tanto en tamaño como en nivel de intensidad. Y es que, aparte de Brasil, ningún país de América Latina gasta más del 1% del PIB en I+D.

Pero en su conjunto, la participación del gasto en I+D de América Latina aumentó del 3,1% en 2007 al 3,4% en 2013, indica el informe, que señala además que la región alberga un interés cada vez mayor en la política de los conocimientos indígenas y está incrementando la inversión en ciencias relacionadas con la sostenibilidad.

El estudio explica que la proporción de artículos científicos centrados en el conocimiento indígena ha crecido en todos los países de América Latina y alcanza el 0,5% o más en Bolivia, Colombia, Guatemala y Nicaragua.

A su vez, Costa Rica destaca en América Latina por su elevada participación de la alta tecnología en sus exportaciones de manufacturas. El país también ha hecho incursiones en el exclusivo club mundial de los países que pueden atraer la inversión en la producción de microchips.

Cuba Debate

 

Informe de la UNESCO

http://en.unesco.org/node/252168