Los homosexuales venezolanos esperan que este año la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela apruebe la ley que autoriza el matrimonio entre personas del mismo sexo, señaló Roberto Medrano, coordinador de la Asociación Civil Sexo Sin Barreras (SSB).

“Es importante que se reconozcan los derechos de los homosexuales en cuanto al matrimonio, ya basta que se les criminalice y se les impida que tengan la oportunidad de vivir en pareja”, dijo en diálogo con Notimex.

Medrano destacó que con la llegada de la abogada y economista Tamara Adrián (61 años) a la unicameral Asamblea Nacional, se le abren nuevas perspectivas a la comunidad de homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales (GLBT), por lo que se encuentran muy optimistas.

“Hay un espacio que finalmente se abre. Venezuela se ha quedado rezagada en temas de reconocimiento de los derechos GLBT, porque esta es una sociedad pacata, llena de machistas y sin embargo cada vez salen más hombres del closet”, aseguró.

Refirió que la primera transgénero en lograr una diputación en toda América, tiene muy buenos proyectos para desarrollar en el seno del parlamento, y uno de ellos es precisamente la ley que autoriza o legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo.

“Todas las iniciativas para nuestro sector han venido de la oposición. La recolección de firmas para impulsar la Ley de Matrimonio Igualitario la hicimos también desde Voluntad Popular (VP), sin ningún tipo de exclusión”, destacó Medrano.

El coreógrafo resaltó que desde el sector oficialista se ha pretendido tomar las banderas de la comunidad GLBT y hacerlas suyas, cuando en realidad ellos tienen años reclamando sus derechos y sufriendo este apartheid, promovido desde el gobierno.

Agregó que ahora son varios los países que lo admiten: Holanda, Bélgica, España, Canadá, México, Noruega, Sudáfrica, Suecia, Islandia, Argentina, Dinamarca, Reino Unido, Uruguay y Nueva Zelanda.

Sentenció que la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) tendrá que derogar su sentencia N° 190 de febrero de 2008 y dictaminar nuevamente sobre este tema, ya que la misma constituye una suerte de apartheid en esta materia.

Dicha sentencia hace una interpretación literal del artículo 77 de la Constitución, que postula proteger el matrimonio “entre un hombre y una mujer”, y así descarta los complejos problemas que los tribunales constitucionales de los países democráticos han resuelto.

“El matrimonio igualitario es hoy reconocido como un derecho humano fundamental y, por tanto, su rango es superior a la Constitución. Argumentar que la Constitución venezolana solo reconoce el matrimonio heterosexual, es desconocer los derechos humanos”, recalcó Medrano.

Noticia al Día