Venezuela acusó este jueves al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, de intervenir en sus asuntos internos, luego que el diplomático criticara el estado de la democracia en el país suramericano.

“Ni la Carta Democrática Interamericana ni la Carta de la OEA facultan al Secretario General para intervenir en los asuntos internos de los Estados Miembros”, escribió el embajador venezolano ante la OEA, Bernardo Álvarez, en una carta abierta dirigida a Almagro.

La misiva, de seis páginas y fechada en Washington, es la primera respuesta oficial de Caracas a la crítica evaluación del titular del ente regional a la situación institucional en Venezuela.

Alegando su obligación de actuar “cuando en un Estado Miembro se producen situaciones que puedan afectar el normal desarrollo del proceso político institucional democrático”, Almagro detalló sus preocupaciones el martes en una carta abierta al presidente venezolano Nicolás Maduro.

Pero Álvarez arremetió contra el diplomático uruguayo, señalando que “la obligación de defender y preservar la democracia pertenece a cada Estado”.

“Usted actúa sin diplomacia y con imprudencia. Magnifica de manera tendenciosa y prejuzgada situaciones propias del devenir político y de esta forma alimenta sectores extremistas interesados en desestabilizar” a Venezuela”, añadió.

Para Venezuela, Almagro actúa por su cuenta y como un actor político parcializado con los “sectores de derecha de la oposición venezolana y la alianza internacional que se ha constituido para deslegitimar al gobierno venezolano”.

El país suramericano atraviesa una crisis institucional marcada por el enfrentamiento de poderes públicos, luego de la asunción la semana pasada de un Parlamento de mayoría opositor, un hecho inédito en casi 17 años de chavismo.

Almagro denunció hostigamientos contra opositores y violaciones a la soberanía popular, especialmente por la decisión del máximo tribunal de suspender la elección de tres diputados opositores, lo que calificó como un “golpe directo” a los electores.

“Todo eso constituye lo que la doctrina conoce como erosión de la democracia”, afirmó en la misiva, que ya había sido desechada el miércoles por el diputado y número dos del chavismo, Diosdado Cabello.

Actuaciones como éstas “cada vez más lo inhabilitan política y éticamente”, señaló el embajador venezolano.

A Almagro “más le interesa su perfil mediático internacional que su papel como Secretario General”, agregó.

El representante permanente de Venezuela también criticó al titular de la OEA por incumplir los procedimientos internos del organismo y no haber llevado el asunto ante el Consejo Permanente de los países miembros ni haber discutido la carta con la representación venezolana.

Panorama