El primer inicio de clases con Mauricio Macri como presidente será tan conflictivo como el último del gobierno de Cristina Kirchner.

Hoy no comenzarán las clases en ocho provincias. Tres de ellas están entre las más pobladas del país. Son Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Según datos del Ministerio de Educación, los chicos que hoy no tendrán clases representan poco más del 22 por ciento de los alumnos del nivel inicial y poco más del 23% de los que asisten a la escuela primaria. Son los dos niveles que deben comenzar el ciclo lectivo hoy para completar los 180 días de clase previstos por ley. En cambio, las escuelas secundarias abrirán sus puertas, en su mayoría, la semana que viene.

El máximo trofeo de Macri en su debut en la negociación con los docentes desde la Casa Rosada es el éxito de la discusión en la provincia de Buenos Aires. El distrito concentra el 40% de la matrícula escolar nacional y desde 2012 que las clases no empezaban allí en tiempo y forma. Aunque los maestros aceptaron el aumento salarial recién el sábado, el gobierno de María Eugenia Vidal logró que las clases empiecen hoy sin problema en las 17.000 escuelas de la provincia.

Además de Buenos Aires, las clases comenzarán normalmente en la Ciudad de Buenos Aires, San Luis, La Pampa, Santiago del Estero, Catamarca, Chaco, Corrientes, Formosa, Salta, San Juan, La Rioja, Jujuy, Misiones y Río Negro.

En Tucumán la vuelta a las aulas está prevista para mañana. El gobierno ofreció una mejora de 40% que todavía no fue aceptada por los gremios, aunque están cerca de un acuerdo. En Entre Ríos la situación continúa siendo incierta. La contracara son los siete distritos donde sí habrá paros. Ese universo creció respecto de 2015, cuando las clases no empezaron en Santa Fe, Santa Cruz, Entre Ríos, Chaco, La Rioja y Santiago del Estero.

La negociación con los docentes estuvo este año marcada por la demora en la definición de la paritaria nacional. En contra del espíritu con el que había asumido en el Ministerio de Educación de la Nación, Esteban Bullrich pasó de recibir a los docentes el 11 de diciembre pasado y de prometer una resolución “con tiempo”, a demorar la oficialización de la oferta a los maestros nacionales hasta el jueves pasado, cuatro días antes del comienzo del ciclo lectivo.

Fue determinante la situación financiera de las provincias, que bramaron no bien la Nación propuso aumentar el salario inicial, piso de las paritarias en todo el país, un 40 por ciento. Fue hace apenas dos semanas. La oferta convirtió a los gobernadores en actores centrales de la negociación y puso en vilo a Macri, que suspendió la discusión con los gremios nacionales.

Otra particularidad de la discusión fue que, por primera vez desde que el jefe de gobierno porteño se elige por voto popular, la negociación en las tres principales administraciones (Nación, provincia de Buenos Aires y Ciudad) estuvo a cargo del mismo signo político. Paradójicamente, eso no sirvió para agilizar ni facilitar el proceso. Por el contrario, tanto Vidal como el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta debieron adaptarse a los tiempos de la Casa Rosada.
En conflicto

En las siete provincias en las que hoy no habrá clases los gremios decidieron parar por la brecha entre los aumentos que pretenden y los que les ofrecieron los gobiernos locales. En la mayoría también pesó la negativa oficial a reabrir la paritaria dentro de unos meses.

En Córdoba, el gobierno propuso una suba de 25% en dos tramos. La Unión de Educadores (Uepc) exige ese porcentaje, pero sólo para el primer semestre.

Los docentes santafecinos decretaron dos días de huelga, disconformes con el alza de 30,5% en dos tramos más una suma fija de $ 1300 que ofertó el gobierno del socialista Miguel Lifschitz. También en Neuquén los días de paro son, en principio, dos. En Mendoza se decretó un paro para hoy, pero podría extenderse. Y en Chubut los docentes no acatarán hoy la conciliación obligatoria.

En Santa Cruz se dio una de las situaciones más llamativas. La semana pasada, Alicia Kirchner suspendió la paritaria y la reactivó recién el sábado, minutos después de que los maetros anunciaran una huelga para hoy y mañana. Se reunirá con los maestros el miércoles. Y en Tierra del Fuego los docentes reclaman 50 por ciento y la gobernadora no los convocó.

La Nación