La bancada de la patria votó en contra y calificó el documento como una “amnesia criminal”.
La mayoría opositora de la Asamblea Nacional aprobó en primera discusión el proyecto de Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional.

El bloque de la patria votó en contra y calificó el documento como una “aberración” y como una “amnesia criminal”.

El debate comenzó con la intervención de la diputada Delsa Solórzano, integrante de la bancada de la unidad (MUD). La parlamentaria indicó que mientras no haya amnistía, “no habrá reconciliación en Venezuela”.

“Tenemos miedo a pensar y tenemos también miedo de expresarnos y ser perseguidos por ello”, expresó.
Dijo que el proyecto incluye la amnistía laboral para empleados y funcionarios públicos que se sienten amenazados.

La bancada opositora llevó sus barras con grandes pancartas en las cuales piden la liberación de Manuel Rosales, Leopoldo López, entre otros.

Amnesia.

El diputado de la bancada de la patria Elías Jaua aseguró que la Ley de Amnistía que hoy se debate en el Parlamento es una ley de “amnesia criminal”, porque no toma en cuenta a las víctimas de 2014 y años anteriores.
Durante su intervención en la Asamblea Nacional, Jaua señaló que para una amnistía es necesario dar privilegio a las víctimas.

“El bloque de la patria votará en contra y desde ya nos declaramos en contra de esta legislación”, sentenció el diputado.

Jaua señaló que los que pretenden ser amnistiados deben pedir perdón a las familias, a las víctimas, renunciar al tutelaje de gobiernos extranjeros y respetar la soberanía del pueblo.

Por su parte, el jefe de la bancada de la patria, Héctor Rodríguez, dijo que la oposición presentó una ley que no reconcilia al país.

A su juicio, se trata de una aberración de texto jurídico. “Demos un debate de altura, comencemos un debate nacional sobre esta aberración de documento, que le quita la careta a la oposición”.

Rodríguez explicó que el proyecto pretende amnistiar delitos de corrupción; así como a la usura y la corrupción en la construcción de viviendas.

“Este documento no busca la paz, no busca la reconciliación, sino que es una agrupación de intereses de varios grupos. Es un intento de llevarnos a una guerra civil”, afirmó.

Sentenció que los diputados de la oposición están llamando al desconocimiento del estado de derecho y a una insurrección.

Este proyecto de ley será llevado a todos los estados para darlo a conocer a los venezolanos.

Gaby Arellano, diputada de oposición, expresó que son 17 años los que esta ley va a amnistiar. A su juicio, esta ley va a empezar a reconciliar al país. Anunció que se realizará un debate público para abordar los 43 casos de las guarimbas de 2014.

El proyecto consta de 45 artículos, que serán debatidos plenamente en segunda discusión.

Últimas Noticias

 AN aprobó en primera discusión ley de amnistía y reconciliación nacional

El debate lo inició la diputada, Delsa Solórzano (Unidad- Miranda), quien solicitó el apoyo de todos los venezolanos para aprobar esta ley, “que  busca devolverle la plena libertad a aquellas personas que están privadas de libertad y otras que están exiliadas por razones políticas”.

“Tenemos derecho de vivir sin miedo, cuando hoy existen familias separadas, simplemente porque en el núcleo familiar, se atrevió alguien a pensar diferente”, indicó la legisladora.

La diputada Solórzano dijo que tenemos que olvidar el odio y la división,  borrar de nuestra historia, un pasado que no nos pertenece, en que “estamos viviendo momentos de larguísimas colas, de escasez  de alimentos y medicinas, para ver que se consigue”, refirió.

Durante el largo debate, intervinieron también, los parlamentarios, Elías Jaua (GPP), José Luis Pirela (Unidad); Yajaira  Forero (Unidad), Mariana Lerín (GPP); Gaby Arellano (Unidad); Biagio Pilieri (Unidad); Ilenia Medina (GPP); Nora Bracho (MUD); Earle Herrera (GPP); Freddy Guevara (Unidad), Erwin Rojas (GPP); Pedro Carreño (GPP); Richard Blanco (Unidad); Diosdado Cabello (GPP) y Henry Ramos Allup (Unidad), presidente de la AN, quien cerró el debate.

En su discurso, el jefe del Poder Legislativo, fue enfático al señalar, que “este gobierno en su agonía, sostenido por el Alto Mando Militar y por el mal llamado Tribunal Supremo de Justicia, no podrá seguir sosteniéndose de espalda a la realidad nacional”.

“No nos van a dominar y saldrán del poder de manera democrática, constitucional, pacífica y electoral, por que ustedes han causado un mayor desengaño en Venezuela”, aseguró el diputado Ramos Allup.

“Ustedes saben la procesión que tienen por dentro: tres grupos de militares conspirando adentro y cuatro grupos del PSUV cayéndose a cuchillo y forzando la renuncia del presidente Nicolás Maduro. Eso lo saben ustedes. ¡Diosdado, tu estás muerto!, te rasparon y te dejaron nada más que cuatro puestos en la Dirección Nacional, te pasaron la planadora”, concluyó.

Luego hizo uso de la palabra, el diputado Héctor Rodríguez (GPP-Bolívar), para anunciar el voto negativo de su bancada, cuyo proyecto de ley calificó de “amnesia criminal”, por lo que planteó  la necesidad de abrir un debate de altura.

El proyecto de Ley

La exposición de Motivos del citado instrumento, resalta que la facultad de decretar la amnistía es propia de la AN, por tratarse de un cuerpo plural y representativo en el que debe evaluar si existen las circunstancias que justifican adoptarla, siendo esta una expresión fundamentalmente política.

El proyecto de Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional presentado a la plenaria de la  Asamblea Nacional, por la bancada de la Mesa de  Unidad Democrática (MUD), establece que solo quedan exceptuados de la amnistía otorgada por este instrumento jurídico, los crímenes de guerra, y los delitos de lesa humanidad o delitos relativos a violaciones graves a los derechos humanos por autoridades o funcionarios públicos.

Resalta igualmente, que en relación con las sentencias condenatorias ya dictadas, relativas a casos en los que altas autoridades del Estado, incluyendo a las que cumplen funciones políticas, hayan sostenido que se han perpetrado crímenes de esa naturaleza, tales excepciones resultan aplicables cuando el dispositivo del fallo judicial correspondiente haya aludido expresamente a la comisión de los delitos mencionados en el párrafo anterior.

La ley le otorga la más amplia amnistía de los hechos considerados delitos, faltas o infracciones contemplados en esta norma legal, cometidos o que puedan haya ocurrido desde el 1° de enero de 1999 hasta la entrada en vigencia de este instrumento legal.

A los efectos de la citada ley, se entiende que se persigue una finalidad política cuando las protestas, manifestaciones o reuniones en lugares públicos o privados, las informaciones divulgadas, o los acuerdos y pronunciamientos hayan estado dirigidos a reclamar contra alguna medida del Gobierno Nacional u otras autoridades, contra las omisiones en que hayan incurrido en el desempeño de sus funciones.

También establece la propuesta en discusión, los delitos o faltas señalados en todas las modalidades de autoria y participación, que se considere que han sido cometidos con ocasión de los hechos, sin perjuicio de otros que no están expresamente anunciados en esta disposición.

Entre ellas, las protestas y manifestaciones que tuvieron lugar durante los años 2003 y 2004, con motivo de la promoción  y realización del referendo revocatorio presidencial de ese último año, así como las protestas y manifestaciones  efectuadas en las sedes  de las embajadas de Colombia y España, en Caracas, durante el mes de febrero de 2003.

Igualmente, destaca las protestas y manifestaciones ocurridas el año 2006, con ocasión a las elecciones presidenciales de ese año y los hechos ocurridos en la ciudad de Mérida, en mayo de 2006, así como entre otras, las  manifestaciones suscitadas en el 2007, con motivo  de la revocatoria  de la concesión  del uso del espectro radioeléctrico al canal de televisión  Radio Caracas TV y la propuesta  de reforma constitucional  durante ese mismo año al referendo aprobatorio.

La Ley contempla en otro de sus artículos, los hechos punibles cuando se considere que han sido cometidos mediante la difusión  de imágenes, mensajes o expresiones a través del uso de las redes sociales o cualquier otro  medio de divulgación de información.

Se concede asimismo, amnistía de los delitos  o faltas, incluso distintos a los contemplados en la presente norma, vinculados con los hechos contrarios a la paz  y al orden general establecido, ocurridos el 11 y el 14 de abril de 2002, si los respectivos hechos no quedaron abarcados por el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Especial de Amnistía, del 31 de diciembre de 2007.

Destaca también la ley, la manifestación realizada el 12 de febrero hacia la sede de la Fiscalía General de la República, en Caracas, así como la manifestación y concentración de personas en ese lugar y  sus alrededores, tanto respecto a los estudiantes, manifestantes y dirigentes políticos a quienes se les atribuye su convocatoria, como las personas  que participaron y concentración.

Asamblea Nacional

Ramos Allup tuvo la última palabra en debate sobre la Ley de Amnistía

El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, informó que se han visto en la obligación de incluir en la Ley, supuestos de delitos no cometidos, ya que a su juicio los beneficiarios de este proyecto fueron “sentenciados bajo irregularidades”. “Con pruebas indirectas, colaterales o carambolas, qué juicio puede sostenerse así”.

El presidente de la Asamblea Nacional (AN), Henry Ramos Allup, tuvo la última palabra en el debate sobre la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, en su primera discusión en el Parlamento, ocasión que aprovecho para comentarle que, a su juicio, la bancada oficialista no tuvo una buena tarde, “no por falta de potencial, sino por ausencia de razón”.

Ramos Allup señaló que era predecible la negativa por parte de los parlamentarios del Gobierno, ya que estaban predispuestos y no respondían propiamente al contenido de la Ley. “Desde antes de que existiera el proyecto en físico, ya el Presidente de la República había dicho que no iba a aprobarla y había amenazado con el fusil del Tribunal Supremo de Justicia”, explicó.

Dedicó además varios minutos para explicar algunas definiciones jurídicas que, en su opinión, habían sido tergiversadas y deliberadamente confundidas.

Puntualizó: “Lo primero es que hay que aclarar la diferencia entre amnistía e indulto. Indulto consiste en perdonar la culpa del que ha sido condenado, la amnistía es el perdón de un delito. Hay que tener una pizca de cerebro para entender esto”.

El diputado por el Distrito Capital informó que se han visto en la obligación de incluir en la Ley, supuestos de delitos no cometidos, ya que a su juicio los beneficiarios de este proyecto fueron sentenciados “bajo irregularidades. Con pruebas indirectas, colaterales o carambolas, qué juicio puede sostenerse así”.

“Los juicios viciados que se han desarrollado en el país no habían tenido precedente, esto no existía ni en el derecho soviético, ni siquiera en el derecho cubano donde se desconoce la máxima condición humana”, sentenció, y argumentó que debido a ello es necesaria la ley propuesta por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Aseguró que el trasfondo de la Ley de Amnistía es la reconciliación nacional. “Este Gobierno en su agonía sólo es sostenido por el Alto Mando Militar, por el mal llamado Tribunal Supremo de Justicia. No podrá seguirse sosteniendo de espalda a la realidad nacional, ni que metan preso, ni que amenacen y ni que atropellen. Ellos van a salir democráticamente porque han causado una gran desgracia a Venezuela”.

Seguidamente los diputados votaron y aprobaron en primera discusión la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, luego de lo que fue un intenso y muy acalorado debate, que seguramente es apena el preludio de todas las reacciones que generará este proyecto.

 

 

El Universal