Hoy arranca un nuevo ciclo de diálogos entre el Gobierno y las Farc en La Habana (Cuba). Restan 52 días para que se cumpla el plazo para firmar el acuerdo del fin del conflicto, pactado por el presidente Juan Manuel Santos y Timoleón Jiménez, máximo comandante de la guerrilla, y aún están por definirse asuntos sustanciales. No está claro cómo serán los términos del cese bilateral y definitivo del fuego y de hostilidades, la concentración y dejación de las armas por parte de la subversión y el mecanismo de refrendación del acuerdo final. Temas sobre los que trabajan los equipos a contrarreloj.

Y aunque los temas se mantienen en estricta reserva, la semana que pasó fue de intensos movimientos en la capital cubana. Primero se conoció de la visita del expresidente de Uruguay José Mujica a la delegación de las Farc. Un encuentro que, según conoció El Espectador, versó sobre el paso de las Farc de ejército a movimiento político, asunto en el que Mujica tiene mucho por aportar, ya que también fue guerrillero y finalmente le apostó a la política sin armas.

Luego trascendió que un grupo de políticos de izquierda también se reunió con los plenipotenciarios de la guerrilla. A ese encuentro asistieron el senador Iván Cepeda, los representantes a la Cámara Ángela María Robledo y Alirio Uribe, el dirigente de Marcha Patriótica Andrés Gil, el concejal de Bogotá Hollman Morris, entre otros. De este encuentro se supo que se conversó sobre la necesidad de impulsar una constituyente, como mecanismo para refrendar los acuerdos. “Instamos al Gobierno Nacional y a las Farc a conformar a la mayor brevedad la comisión para la creación del estatuto de oposición y a que integren la misión encargada de la reforma electoral prevista”, señalaron los políticos en un comunicado.

Igualmente, se supo que el exalcalde de Bogotá Gustavo Petro se reunió en La Habana con los comandantes insurgentes. Tras el encuentro, se conoció que la conversación giró en torno a la constituyente. Incluso, Petro expresó que aunque el gobierno del presidente Santos se niega a aceptar esa opción, es el único mecanismo que brinda garantías al acuerdo final. En su cuenta de Twitter, el exalcalde escribió: “Todos los actores de la violencia en Colombia podrían desactivarse a través de un pacto de la sociedad en una asamblea nacional constituyente”.

Finalmente, El País de España dio a conocer que a mediados de este mes llegará la primera misión de Naciones Unidas a Colombia para adelantar los preparativos de verificación y monitoreo del cese del fuego bilateral y de hostilidades, y la dejación de armas. Según el diario español, esta comisión estará conformada por personal político, administrativo y militar de alto nivel. De igual manera, se conoció que la primera tarea será iniciar el proceso de selección del personal que servirá como observador, el cual, según lo encargó la mesa de diálogos, estará conformado por personal proveniente de países que integran la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeño (Celac). Eso sí, no podrán ser de países limítrofes con Colombia.

El Espectador

Farc recaban apoyo para Constituyente pese a oposición de Santos

La guerrilla de las Farc recabó apoyo de sectores de la izquierda colombiana para la convocatoria de una Asamblea Constituyente que blinde los acuerdos de paz que está cerca de firmar en Cuba, una fórmula a la que se opone el gobierno de Juan Manuel Santos.

La organización armada, que se comprometió con el gobierno a sellar un acuerdo el 23 de marzo para terminar con medio siglo de lucha contra el Estado, se reunió durante los últimos días con varios líderes y políticos de izquierda en La Habana, sede de los diálogos, según reveló este lunes a través de su canal en Youtube.

“Así el gobierno de Santos no quiera, como contraparte en la negociación de paz, creo que la sociedad colombiana, toda, debe convocarse a una Asamblea Nacional Constituyente”, dijo el exguerrillero y exalcade de Bogotá, Gustavo Petro, al “Informativo insurgente”.

Petro, exdirigente de la guerrilla M-19, que se desmovilizó en los años 90 tras un acuerdo de paz, se entrevistó el fin de semana con el máximo jefe de las Farc, Timoleón Jiménez, y los demás líderes del grupo rebelde.

“Diálogo de Petro con Farc giró en torno a proceso de paz, y especialmente sobre la unidad social y política para la paz y la Constituyente”, escribió en Twitter Iván Márquez, jefe del equipo negociador de las Farc.

El gobierno de Santos y la mayor guerrilla de Colombia negocian desde hace tres años el fin del conflicto armado más antiguo del continente, y pretenden suscribir un acuerdo para que los rebeldes se desarmen bajo supervisión de la ONU, y se conviertan en partido político.

Las partes, que reanudan esta semana los diálogos tras una pausa de varios días, negocian una agenda de seis puntos, cuatro de los cuales ya están prácticamente acordados. Quedan por definir el fin del conflicto, que incluye el desarme de las Farc, y el mecanismo de refrendación de los pactos.

Pero mientras Santos impulsa un plebiscito, las Farc plantean una Asamblea Constituyente.

Además de Petro, la organización comunista obtuvo el respaldo a su propuesta de un grupo de congresistas de izquierda, incluido Iván Cepeda, con el que se reunió en los últimos días en la capital cubana.

“Durante la conversación se discutió la posibilidad de convocar a un acuerdo social y político por la paz y la Constituyente, entre otros mecanismos de refrendación y sostenibilidad de la paz que se avecina”, señaló un comunicado suscrito por Cepeda y demás integrantes de la delegación política que visitó La Habana.

El Espectador