La delegación de la Organización de Estados Americanos (OEA) se reunió este domingo con el presidente Michel Martelly en el palacio de gobierno para discutir sobre la crisis política en Haití.

La propuesta que ofreció Martelly fue la renuncia del Primer Ministro, Evans Paul, y que se elija a uno de tres nombres que podrían suplirlo, así como la conformación de una nueva autoridad electoral provisional.

La oposición haitiana inició este domingo una jornada de protestas para manifestar contra la llegada de la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA), cuyo propósito en el país caribeño será “buscar un entendimiento” e interferir en el diálogo político.

En este contexto, los candidatos presidenciales por la oposición que conforman el denominado Grupo de los 8 (G-8) consideraron que la visita de la OEA podría empeorar la crisis que se vive en el país, en lugar de resolverla.

TeleSur

Haitianos reciben misión de la OEA

La misión especial de la Organización de los Estados Americanos (OEA) encargada de acompañar a Haití en la búsqueda de unas salida a la actual crisis política, llegó ayer al país pese al rechazo de la oposición local.

La misión es encabezada por el presidente del Consejo Permanente de la OEA, el representante de Antigua y Barbuda, Ronald Sanders, y fue solicitada por el presidente haitiano Michel Martelly, y aprobada durante una reunión extraordinaria del organismo realizada el miércoles de la semana pasada.

Miles de opositores al gobierno protestaron el sábado pasado contra la “injerencia extranjera” que amenaza con alterar el traspaso de poder previsto por la Constitución para el próximo 7 de febrero.

La misión se reunirá con funcionarios del gobierno, representantes de fuerzas opositoras y organizaciones políticas y de la sociedad civil, para tratar de promover el diálogo entre todos los sectores.

Sanders llegó acompañado por el hondureño Leonidas Sonia Bautista, la santaluciana Sonia Johnny, el asesor político principal del Secretario General de la OEA, Gabriel Bidegain; y el director del Departamento de Sustentabilidad Democrática y Misiones Especiales de la OEA, y Steven Griner.

Los enviados de la OEA fueron recibidos en Puerto Príncipe por el representante especial del organismo en Haití, Frederic Bolduc, quien prestará asistencia a la misión según informó el organismo.

Una coalición de candidatos de oposición conocida como Grupo de los 8 (G-8) lamentó esta semana la decisión de la OEA de enviar a Haití “una curiosa misión de mediación”, poco después de lo cual Martelly, apoyado en el “respaldo ciego” del organismo, hizo “declaraciones incendiarias que podrían sumir al país en una anarquía sangrienta y en el caos general”.

“El G-8 considera que la OEA sufre, en Haití, de un déficit de neutralidad y que esto constituye un factor irritante en la búsqueda de una solución a la crisis haitiana”, señaló el grupo en una declaración en la que también desafió a las Naciones Unidas a no entrometerse en los asuntos internos del país.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, dijo la semana pasada que la solución “debe ser acordada por los haitianos”, y pidió a Martelly y al presidente del Senado, Jocelerme Privert, que el mecanismo de gobierno que se adopte a la conclusión del mandato el 7 de febrero sea refrendado por la Corte de Casación (Suprema Corte) y sea lo más breve posible.

Privert dijo esta semana en un comunicado que el jefe de Estado debe dejar inevitablemente el poder el 7 de febrero, como lo exige la Constitución, declaración firmada por el presidente del Senado.

PROPUESTA PARA SALIR DE LA CRISIS POLÍTICA

La Organización de Estados Americanos (OEA) anunció el miércoles de la semana pasada el envío de una misión especial a Haití, en respuesta a una solicitud del presidente Martelly para que el organismo continental asista a su país en la búsqueda de una salida a la actual crisis política.

La decisión fue anunciada luego de que el consejo permanente realizó una sesión extraordinaria para analizar la situación en Haití.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, dijo que frente a la imposibilidad de celebrar las elecciones antes del 7 de febrero, y el subsecuente vacío institucional, los haitianos deben acordar un mecanismo por un periodo temporal claramente definido y lo más breve posible, a través del diálogo.

Listín Diario

Presidente de Haití lanza canción para el carnaval criticando a periodista

A siete días del fin de su mandato y en medio de una fuerte crisis política, el presidente de Haití, Michel Martelly, lanzó ayer su canción de carnaval, que comienza el próximo día 7, en el que crítica a la oposición y arremete contra una conocida periodista haitiana.

En octubre pasado, Martelly anunció que retomaría su profesión de cantante una vez que entregara el poder el 7 de febrero

El 8 de febrero “estaré de vuelta en mi carrera, en el desfile de carnaval”, dijo entonces Martelly, cuyo nombre artístico es “Sweet Micky”.

A través de la página de internet especializada en música de carnaval, “plezikanaval.com”, lanzó la canción que tiene previsto interpretar durante el carnaval, que transcurrirá entre el 7 y el 9 de febrero próximos.

En la canción, Martelly ataca personalmente a una periodista por criticar a su Gobierno.

Se trata de Liliane Pierre Paul, una de las figuras más respetadas en la prensa haitiana con más de 30 años de carrera a sus espaldas.

La canción comienza con la frase “me da igual cualquier situación, nada me importa”.

A lo largo de la misma además crítica a la oposición y usa metáforas sexistas para referirse a la periodista, llegando a referirse al plátano y a las partes íntimas de la conocida reportera.

En Haití es común que de cara al carnaval, los artistas que van a cantar esos días difundan una canción propia de esa época de fiesta.

Diario Libre

El G8 rechaza la injerencia de la OEA

Envío de una Misión de la OEA a Haití

El G8 deplora esta iniciativa inoportuna y susceptible de envenenar la crisis actual.

El grupo de candidatos a la presidencia comprometidos en el proceso electoral, comúnmente llamado Grupo de los 8 (G-8) ha recibido con estupor la decisión del Secretario General de la OEA, Señor Luis Almagro, respondiendo a un llamado indignante del Presidente Michel Joseph Martelly cuyo mandato llega a su término, sin ninguna posibilidad de prórroga el 7 de febrero próximo, de enviar a Haití una curiosa misión de mediación.

El G-8 constata que poco después de esta decisión, el presidente Martelly, fortalecido por el apoyo ciego de la OEA, efectuó declaraciones incendiarias susceptibles de sumir al país en la anarquía sangrienta y el caos generalizado.

El G-8 rechaza la injerencia de la OEA en los asuntos internos de Haití.

El G-8 considera que la OEA en Haití, padece de un déficit de neutralidad y constituye un factor irritante en la búsqueda de una solución a la crisis haitiana por las razones siguientes:

1- La OEA es el principal responsable de la crisis actual por haber favorecido en el año 2010, la llegada al poder de un candidato que no había recibido el apoyo popular necesario como para ganar las elecciones: el Señor Michel Joseph Martelly, una penosa criatura de la OEA. Lo que es confirmado por otra parte por numerosas declaraciones y denuncias del anterior representante de la OEA en Haití, el Señor Ricardo Seiteinfus.

2- La OEA apoyó siempre al presidente que ella misma fabricó para Haití, en todas sus desviaciones, a lo largo de su quinquenio.

3- La Misión de observación electoral de la OEA, declarando que las elecciones eran aceptables, ha dado prueba de su falta de seriedad porque lo contrario ha quedado establecido tanto por los observadores nacionales como por algunos observadores internacionales, entre ellos el politólogo belga Joris Willems, como por la comisión presidencial de evaluación electoral independiente. La OEA deja en evidencia entonces, de manera indecente su comportamiento partidario. Por ello le es absolutamente imposible hoy jugar un rol de mediador.

4- La OEA, a través de su comunicado, de fecha 7 de enero 2016, forma parte de quienes, a pesar de las protestas populares, los informes de los observadores nacionales, las recomendaciones de la comisión presidencial de evaluación electoral independiente, continuaron gritando: “¡ADELANTE!” para las elecciones del 24 de enero del 2016. Luego persistió en su obstinación, con un nuevo comunicado de fecha 12 de enero de 2016.

El G-8 renueva su decisión firme e inquebrantable de continuar acompañando al pueblo haitiano en la defensa de sus justas reivindicaciones.

El G-8 invita al pueblo haitiano a no dejarse intimidar ni por las declaraciones incendiarias, irresponsables e irreflexivas del jefe de Estado, cuyo mandato llega a término el 7 de febrero, ni por las provocaciones de sus partidarios del PHTK (partido de M. Martelly).

El G-8 apoya las manifestaciones populares pacíficas organizadas a lo largo y ancho del país para forzar a los responsables del Estado a respetar el veredicto de las urnas.

Más que nunca, unido y solidario, el G-8 renueva su voluntad de emprender todas las acciones necesarias en el marco de la ley, para hacer respetar la voluntad popular.

Hecho en Puerto Príncipe, el 28 de enero de 2016

Por el G-8, firma: Samuel Madistin

Haití No Minustah

La Mission spéciale de l’OEA est est arrivée en Haïti ce dimanche

La Mission spéciale de l’Organisation des États Américains (OEA) en Haïti, dirigée par Ronald Sanders, Président du Conseil permanent de l’OEA et Représentant permanent d’Antigua-et-Barbuda, est arrivee ce dimanche à Port-au-Prince .

la Mission est également composée de Leonidas Rosa Bautista, Représentant permanent près l’OEA, ancien Ministre des Affaires étrangères et ancien Procureur général du Honduras ; Sonia Johnny, ancienne Représentante permanente de Sainte-Lucie près l’OEA ; Gabriel Bidegain, Conseiller politique du Secrétaire général de l’OEA et de Steven Griner, Directeur du Département de la durabilité démocratique et des missions spéciales de l’OEA. La Mission comptera sur le soutien de Frédéric Bolduc, Représentant spécial du Secrétaire général de l’OEA en Haïti.

La Mission, sollicitée par le Président d’Haïti Michel Martelly et mise en place par le Conseil permanent lors de sa session du 27 janvier, a pour objectif de collaborer pour que les Haïtiens parviennent à un accord suite à la suspension du second tour des élections présidentielles. Pour ce faire, elle établira le dialogue avec les principaux acteurs politiques et sociaux d’Haïti.

Le Secrétaire général de l’OEA, Luis Almagro, a précisé que la solution « doit être approuvée par les Haïtiens » et il a demandé au Président Martelly et au Président du Sénat, Jocelerme Privert, que le mécanisme de gouvernement qui sera adopté à la fin du mandat du Président Martelly, le 7 février, soit entériné par la Cour de cassation (cour suprême) et qu’il reste en place le moins longtemps possible.

A l’issue de ses travaux à Port-au-Prince, la Mission présentera un rapport au Conseil permanent de l’OEA.

Metropole Haití