Correa: “Mi deber es velar por el bien común y así lo hemos hecho”

“En la lucha del pueblo nadie se cansa”, señaló el presidente Rafael Correa este miércoles ante miles de ciudadanos que se congregaron en la Plaza Grande, en Quito, para expresar su respaldo al gobierno de la Revolución Ciudadana.

Desde el balcón del Palacio de Carondelet, el Mandatario reiteró que “este es el año más difícil que hemos tenido” y rechazó a aquellos grupos que pretenden “politizar todo” e intentan desestabilizar al gobierno.

Correa agradeció a los ecuatorianos que también se han concentrado en otras partes del país. “Sé el sacrificio que esto nos cuesta a todos, pero nadie dijo que la lucha iba a ser fácil, nadie dijo que el camino iba a estar lleno de rosas para tener la patria nueva. En la lucha del pueblo nadie se cansa. Tenemos que estar cada día aquí en la Plaza Grande, en cada rincón de la patria, defendiendo la revolución, defendiendo la democracia”, sostuvo.

En su intervención, Correa se refirió al caso de la compraventa de los terrenos al Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa) y reiteró que se ha actuado en lo “legal, legítimo y por el bien común”.

“Es realmente el colmo del descaro lo que algunos quieren hacer. Negar lo innegable, sancionar al que cumple en un país en que todos los grupos de poder hacían lo que les daba la gana. Ahora que todos debemos estar bajo el imperio de la ley, en función del bien común, ahí es que es malo el gobernante, ahí en que se critica al Presidente”, manifestó.

El Jefe de Estado señaló que el caso del Issfa es un caso más, “pero no es el primero ni será el último en el que se trate de distorsionar las cosas”. Indicó que si el fallo del Procurador hubiera sido contrario al Gobierno y al Ministerio del Ambiente, ¿quién puede dudar que los canales de televisión, la prensa de siempre, estarían repletos de gente diciendo que tenemos que cumplir el dictamen del Procurador? Hoy, que así lo hemos hecho, dicen: no, hay que esperar un juicio”, apuntó.

Explicó que la ley es clara y se tenía que pagar el avalúo municipal, pero “cobraron cerca de 7 veces más ese valor”.

“Aquí no necesitamos un juicio, si nosotros somos los que mantenemos al Issfa. Estamos atrasados en algunos pagos, debemos $ 260 millones así que es facilito descontar de lo que le debemos y recuperar lo que se pagó demás”, recalcó Correa.

El Presidente llamó a rechazar los vestigios del pasado, “sobre todo en el servicio pasivo, gente que cree que la República empieza y termina en nuestras Fuerzas Armadas, que creen que solo ellos existen y la seguridad social es solo para ellos. ¿Y el resto, la centena de miles de adultos mayores que no tienen absolutamente nada? Mi deber es velar por el bien común. Tengan la plena seguridad que así lo hemos hecho”, subrayó.

Correa también recordó que el sobrepago al Issfa se determinó en 2013. “LLevamos más de 2 años pidiéndole que nos devuelva los valores pagados demás y no lo han querido hacer”, dijo al indicar que el dictamen del Procurador fue tan solo el paso final tras todo ese tiempo.

Añadió que ya se ha solicitado un informe de la Contraloría que estará listo en pocas semanas. Al respecto, dijo, “estamos completamente seguros de que la razón nos acompaña”.

El Mandatario recalcó que no se trata de un retiro de $ 41 millones sino de un descuento de las deudas que el Gobierno tiene con el Issfa. De allí que llamó a los militares a no dejarse llevar por las mentiras de ciertos grupos. “Ahora quieren asustar a los soldados de que eso va a quebrar al Issfa. No va quebrar nada, no se me dejen impresionar, más aún, como en todas partes del mundo, los sistemas de seguridad social de la fuerza pública, dependen absolutamente del gobierno”, enfatizó.

Además, recordó que precisamente para evitar estas manipulaciones, para que los policías y soldados tengan certeza sobre sus pensiones, se hizo una reforma al artículo 370 de la Constitución y se puso que el Estado garantizará las pensiones de este grupo.

“Pero incluso si esto no fuera cierto, nuestras Fuerzas Armadas son muy importantes para la patria, pero no son toda la patria. A superar esa mentalidad de ciertos oficiales en retiro, engreídos (…) Somos 16 millones de ecuatorianos, son 30 mil soldados en servicio pasivo. Todavía tenemos centenas de miles de adultos mayores sin ninguna clase de jubilación. Y este presidente siempre pensará en el bien común”, recalcó Correa.

Pero incluso, dijo, “suponiendo que esos 41 millones retirados, que se cuentan de la deuda que se tiene con el Issfa, perjudicaría las finanzas del Issfa. ¿Eso es argumento para incumplir la ley, para perjudicar a los demás, para no pensar en el bien común?, preguntó.

“Soldados de mi patria, cada vez que me vengan con estos cuentos, siempre piensen ¿ y el resto y en los demás? Ustedes como soldados su visión es proteger a los demás y no solo en la trinchera de la guerra, también en la trinchera de la vida, pensando en cuántas centenas de miles de ciudadanos no tienen ninguna clase de jubilación”.

El Mandatario señaló que habría que plantearse también el porqué hay que comprarles terrenos al Issfa, cuando estos eran destinados a la defensa nacional. Explicó que esos terrenos fueron comprados por el Ministerio de Defensa a finales de los años ’60, para ampliar el actual fuerte Huancavilca (en aquel entonces Quinto Guayas) y fueron a parar al Issfa por $ 55 millones, aproximadamente, que al tipo de cambio del año 1998 equivalían a $ 9.000.

“Así está en la escritura. Luego hicieron un arreglo ilegal para pagar $ 16 millones que nunca se pagaron, solo se pagaron $ 8 millones y nos venden la mitad de esos terrenos a $ 48 millones. ¿Quién puede entender algo así, qué creen que están produciendo plata? Le están quitando plata al resto, le están quitando plata a su propio pueblo”, sostuvo.

Correa afirmó que el Issfa está en esa misión de acumular terrenos, industrias, empresas para supuestamente ser autónomos y con su mismo rendimiento pagar sus pensiones. “En ninguna parte del mundo ha sucedido eso. Si lo quieren seguir intentando, que continúen, pero sin perjudicar a los demás”, apuntó.

Reiteró que no se está atentando con el patrimonio de los soldados. “De cada 10 dólares que recibe el Issfa, 8 son pagados por el pueblo ecuatoriano, a través del Estado. No se me dejen sorprender”, enfatizó el Presidente.

Concentración en la Plaza Grande

Desde las 16:00 se concentraron los colectivos sociales como el 30S, la Fenocin, los Comités de Revolución Ciudadana (CRS), miembros del Partido Socialista Ecuatoriano (PSE). También se sumó un grupo de excombatientes del Alto Cenepa (1995-Twintza) para respaldar al proceso.

Asambleístas como Soledad Buendía, Mariangel Muñoz, Carlos Viteri y Gabriela Rivadeneira también asistieron.

Buendía señaló que es una manifestación para defender la democracia, y también una clara respuesta frente a las últimas acciones de los grupos opositores. Con ella coincidió el legislador Carlos Viteri, debido a las políticas públicas que han beneficiado a la población en todos estos años.

Desde el balcón de Carondelet, un grupo musical animó a los presentes con cantos revolucionarios, mientras esperaban la intervención del Primer Mandatario.

El Telégrafo

La Shyris vuelve a ser escenario de protestas

Decenas de manifestantes, entre militares en servicio pasivo y sectores de la sociedad civil, se concentraron ayer en la Tribuna de los Shyris, en el norte de Quito, para protestar contra el Gobierno de Rafael Correa.

Aunque el motivo principal fue la defensa de los recursos del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa), tambien hubo consignas en contra de las políticas económica y social del Régimen.

Los manifestantes portaron carteles con leyendas como: “Fuerzas Armadas y Policía, no sirvan al tirano. Ecuador libre” o “No queremos más dictadura”.
“Nosotros no vamos a permitir que el Gobierno divida a las FF.AA. Hoy más que nunca necesitamos oficiales y tropa para defender nuestro patrimonio”, dijo José Jumbo, presidente de la Asociación de Excombatiientes del Cenepa en Pichincha.

Para el militar en servicio pasivo, no hay que permitir que se le retiren al Issfa los 41 millones que reclama el Gobierno como devolución, ya que considera que es dinero de sus aportes. Los manifestantes bajaron de la tribuna y se tomaron parte de la vía, en el sentido norte-sur, en medio de una masiva presencia policial.

Criterios

Los militares retirados expresaron que acciones como las de ayer se mantendrán y exigieron al nuevo Alto Mando que profundice la defensa institucional como lo hizo la anterior Cúpula.

Mario Pazmiño, coronel en servicio pasivo, aseguró que no hay intereses políticos atrás de estas protestas, ya que lo único que se hizo fue asistir a una autoconvocatoria “de la familia militar” para definir esta problemática.

Ratificó que hoy realizarán una “gran asamblea” donde se definirán nuevas acciones encaminadas a mantener el respaldo institucional del Issfa y del Mando Militar.

Mientras, desde la sociedad civil, que se autoconvocó a la tribuna, se pidió la renuncia del presidente, Rafael Correa, y se remitió una carta tanto a la presidenta de la Asamblea, Gabriela Rivadeneira, como al Jefe del comando conjunto de las FF.AA.

En la primera se señala que el Legislativo tiene la potestad constitucional de destituir al Presidente de la República y se le exige que inicie el trámite por supuesta arrogación de funciones y por la crisis que vive el país. Al jefe militar, en cambio, se le dice que tiene una alta responsabilidad con el país.

Carlos Coloma, miembro del colectivo Acción Ciudadana, dijo que están “en pie para reclamar los derechos ciudadanos”. Opinó que se le debe destituir al mandatario por supuesto peculado, traición a la patria, entre otras causales, en su criterio.

La manifestación se mantenía hasta el cierre de esta edición en el carril norte sur de la avenida De los Shyris. Decenas de policías acudieron para cercar a los manifestantes y permitir en algo la circulación vehicular.

La Hora