El Juzgado Especializado de Sentencia C de San Salvador instaló ayer el juicio contra 68 pandilleros acusados de extorsión y agrupaciones ilícitas, quienes según la Fiscalía cometieron los delitos en el centro de San Salvador. En este caso, así como ocurrió en otro juicio a finales de enero, también han salido a la luz algunos datos sobre la tregua entre pandillas de 2012. A Rubén Antonio Rosa Lovo, uno de los procesados, le fue incautado un teléfono celular el día de su captura. Con ese aparato, según la Fiscalía, había establecido comunicación con el ministro de Justicia y Seguridad Pública del período de la tregua. Durante ese tiempo fungió como titular de dicha cartera de Estado David Munguía Payés y al final, Ricardo Perdomo.

La fiscal del caso explicó que como parte de la investigación los peritos del caso realizaron un vaciado de la información de dicho aparato, y encontraron relación con diferentes funcionarios del Gobierno.

El peritaje al teléfono, según dijo la fiscal del caso, también evidenció un enlace entre el teléfono incautado a Rosa Lovo con algunos diputados de diferentes partidos políticos; asimismo, con los mediadores de la tregua de pandillas, principalmente Raúl Mijango. La representante de la Fiscalía no dio los nombres de esos funcionarios.

Lovo, según la acusación fiscal, era el encargado de ordenar al resto de pandilleros que recogieran la extorsión de diferentes puntos del centro de la capital.

Los datos del proceso detallan que mensualmente recolectaban $50,000 y que esta era utilizada para la compra de armas para la pandilla, entre otras cosas.

Ayer el juicio solo pasó de la etapa de incidentes, pero hoy iniciará el desfile de testigos. El caso tenía reserva total, debido a que estaban, nuevamente, vinculados funcionarios en la tregua entre pandillas; sin embargo, luego de la petición de los defensores, el juez hizo público el juicio.

La fiscal del caso declaró que en un principio eran 94 los pandilleros que fueron detenidos, pero que en el proceso algunos quedaron en libertad, por falta de pruebas en su contra, no así con los 68 que están enfrentando el proceso.

“Hay cuatro personas que son cabecillas, tienen altos rangos en la pandilla y son los que ordenaban los ilícitos”, explicó la fiscal del caso, quien agregó que el número telefónico incautado también tenía comunicación con todos los detenidos.

La fiscal del caso agregó que, paralelo a este caso, existe una investigación en la Unidad de Antipandillas de la Fiscalía General de la República (FGR) en la que se intervino dicho celular, por lo que existe la información de cuáles fueron las conversaciones y temas que sostuvieron los pandilleros con los exfuncionarios. Esas investigaciones están a cargo de los tres fiscales que recientemente entrevistaron al expresidente de la República Mauricio Funes.

Este es el segundo caso en que en un juicio se revelan detalles de la tregua de pandillas. En el primero, testigos criteriados hablaron de los beneficios que obtuvieron las pandillas en el período de la tregua. Es el mismo tribunal el que ha llevado ambos casos. En el primero dio validez a lo declarado por tres de cuatro testigos.

La Prensa Gráfica


Volver