Horas después de haberse conocido los resultados oficiales del referéndum de reforma constitucional en el que se rechazó una nueva repostulación de los actuales mandatarios, el presidente Evo Morales salió hoy sonriente a una conferencia de prensa, donde ratificó que se respetará la voluntad popular y consideró que esta fue una derrota de una batalla, pero no la pérdida de la guerra. Dijo además que el oficialismo está más fortalecido con un voto duro que subió del 35% al 50%.

Desde Palacio de Gobierno, pasadas las 10.00, los medios de comunicación del Estado y otros privados transmitieron en directo la conferencia en la que Morales estuvo solo. Se mostró por minutos sonriente y mayormente serio al momento de explicar los resultados, que rechazaron la intención de que vuelva a postularse en 2019, junto al vicepresidente Álvaro García.

“Excepto este referéndum, todos los (demás procesos electorales) hemos derrotado, todas las batallas. Ahora será que hemos perdido una batalla pero no la guerra, pero además de eso, con semejante apoyo de un 50%, que es el voto duro de este proceso, el voto duro de la revolución democrática y cultural”, destacó.

Por el contrario, dijo que el proceso que conduce será fortalecido de aqui en adelante hasta cumplir la denominada agenda patriótica que fijó ambiciosas metas de desarrolo para 2025. “Este proceso es imparable, estamos apenas hablando de la modificación de la Constituciòn Política del Estado, no está en debate el programa”, apuntó.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) publicó anoche los resultados de la consulta ciudadana del domingo al 99,72% de las actas computadas: La opción No alcanzó el 51,3% de los votos y el Sí obtuvo el 48,7%. Los resultados ratificaron con diferencias porcentuales los datos de conteo rápido hechos públicos a las 20.00 del domingo.

Los movimientos afines al oficialismo promovieron la reforma constitucional para habilitar a Morales y a García para postularse una vez más a la presidencia y vicepresidencia, respectivamente. El Movimiento Al Socialismo (MAS) viabilizó la propuesta en el Legislativo, que finalmente fue aprobada y viabilizada tras el aval constitucional.

“Puede ser un error aceptarlo, pero soy disciplinado socialmente, sindicalmente, porque vengo de ese sector, perdimos una batalla”, reconoció, aunque insistió en que están más fortalecidos. “No estamos derrotados, repito nuevamente, será una pequeña batalla…pero con los movimientos sociales, el pueblo boliviano, vamos a continuar con la batalla, con la lucha”, afirmó.

Aseguró que el pueblo es antiimperialista y puso en duda que en el futuro acepte a un gobierno neoliberal o proimperialista. “Vamos a continuar con la Agenda Patriótica, la Agenda Patriótica será cumplida con este proceso, especialmente con el pueblo unido y organizado. La lucha no termina acá”, afirmó.

La también denominada agenda 2025 fue la bandera central de la campaña para habilitar a los actuales mandatarios a terciar una vez más. La agenda planteada tiene como objetivos erradicar la extrema pobreza, universalizar el acceso a los servicios básicos y consolidar la industrialización de los recursos naturales.

Las redes sociales y los medios de comunicación fueron identificados por el Presidente como uno de los factores para los resultados alcanzados. “Siento que es hora de regular estas informaciones, que no son verdad”, anunció mostrando un medio que publicó una encuesta mostrando que el Sí estaba con menos del 30% de la preferencia electoral a poco de la consulta.

“No porque ganó el No ha acabado con la vida del Evo, no porque el no ganó, con 2%, se va acabar la lucha…ahora la lucha vuelve como antes, con más fuerza”, insistió y denunció que la oposición operó con apoyo externo en la campaña. Anunció que en la reunión de gabinete ampliado de mañana trabajarán en acelerar la inversión.

Evitó hablar de los nuevos liderazgos en vista a 2019 e insistió que el proceso electoral reciente lo “ha fortalecido”.

La Razón