Bolivia se prepara para poner en marcha el referéndum para la reelección del presidente Evo Morales. El proceso que se desarrollará el próximo 21 de febrero, contempla la reforma parcial de la Constitución que busca prolongar por un mandato más el gobierno del actual presidente que culmina en 2020. Esta iniciativa es apoyada por los movimientos sociales nucleados en la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), quienes respaldan al gobierno de Evo Morales desde su creación en 2007. Un referéndum que, sin embargo, no se propone una reelección indefinida, tal como lo expresaran dirigentes del Movimiento al Socialismo (MAS).

La búsqueda del “sí” para el gobierno de Evo Morales lleva consigo un sentido que va más allá de continuar con el proceso político iniciado en 2006, cuyo auge y consolidación lo logra con la sanción de la nueva Constitución en 2009 que refunda el país en todos los órdenes, dando nacimiento al Estado Plurinacional de Bolivia. Este ir “más allá” es el umbral cuya dimensión encarna su rol preponderante en la construcción de la Patria Grande y la continuidad del proceso bolivariano inaugurado por el comandante Hugo Chávez.

Este protagonismo lo alcanza por varios factores. Uno de ellos es por la ausencia de Chávez tras su muerte en 2013 y la posterior crisis política que desató la derrota en los comicios legislativos del 6 de diciembre de 2015. Y el otro, que lo coloca en una coyuntura inmejorable en el escenario regional, es su estabilidad tanto económica (con un crecimiento sustentable de más del 5 % por año) como política -pese a intentos destituyentes por parte de la oposición en los últimos años-, que la ha tornado más sólida para tolerar el deterioro que sufren los gobiernos populares.

Este marco coloca a Evo Morales como el líder del proceso bolivariano, ya que en esta configuración de liderazgos la no presentación de Rafael Correa en las próximas elecciones de 2017 en Ecuador, hace que el presidente boliviano sea quien ocupe este lugar de relevancia para nuestra región de cara a lo que se vendrá en el mediano y largo plazo.

Bolivia, frente al estado crítico que signa a Venezuela y al arribo de un gobierno claramente neoliberal en Argentina, tiene la responsabilidad de ponerse en los hombros el proceso bolivariano. Ser el guía político en este proyecto de liberación continental que atraviesa momentos de pálida incertidumbre por lo que acontece en otras naciones hermanas.

La tarea no es sencilla y requerirá fortaleza y liderazgo regional que Evo Morales tiene de sobra, fruto de su experiencia como trabajador cocalero y líder sindicalista.

El gobierno de Evo Morales antagonizó con los sectores más concentrados del poder en su país, enfrentando varios intentos separatistas por parte de las regiones más ricas del país andino e intentonas golpistas que lo han puesto en jaque. Fue aquí donde Evo Morales sintió el respaldo de la UNASUR y la CELAC, en situaciones donde los patriciados secesionistas desafiaban con romper la unidad del país.

Bolivia antes de la llegada de Evo Morales y Álvaro García Linera era uno de los países con mayor desigualdad de todo el cono sur, y esta situación se revirtió considerablemente en una década, rompiendo con los dispositivos de subalternidad que marginaron durante siglos a las comunidades indígenas, que componen más del 60 % de su población. La sanción de una nueva Constitución permitió cristalizar estas políticas de inclusión cuyos ejes principales son la redistribución de la riqueza que ha reducido la pobreza extrema de manera significativa, el derecho a la propiedad de la tierra y la nacionalización de los recursos energéticos, haciendo -como afirmó el presidente en la IV Cumbre de la CELAC- que los servicios básicos sean un derecho humano. Un proyecto que está enmarcado en el plan quinquenal de desarrollo (2016-2020) que busca profundizar y ampliar las políticas de Estado llevadas a cabo en esta última década.

La región ha quedado naufragando en una orfandad de liderazgo después de la muerte Chávez y esta ausencia concreta debe ser suplida por un mandatario que supo resistir los embates del neoliberalismo nada más y nada menos que profundizando el proyecto emancipatorio en su propio territorio, y ese sin duda es Evo Morales.

Las recientes derrotas electorales en Argentina y Venezuela han cambiado drásticamente el tablero político regional e internacional. El rumbo de nuestra historia reciente está virando de manera brusca hacia una nueva restauración conservadora que vuelve a mirar como en los siglos anteriores al Atlántico, buscando despolvar los viejos pactos neocoloniales y actualizarlos con tratados de libre comercio (TLC).

Lo que queda claro en este camino de recuperación, es que el faro que debe guiar al proceso bolivariano para no seguir perdiendo terreno en la lucha contra las oligarquías locales y el imperialismo, se llama Evo Morales.

Sudamérica como precursor de este proceso iniciado en 1999 por el comandante Chávez, debe continuar con el trabajo de liberar a la región.

Por esta razón, es menester que se consagre democráticamente la posibilidad de que el presidente Evo Morales pueda ser reelecto para continuar con las riendas de un proyecto político que recuperó la dignidad del pueblo boliviano y la de los pueblos latinoamericanos.

Bolivia es un orgullo para nosotros, como también lo son Venezuela y Ecuador en este último tiempo, que han sabido reivindicar el principio de soberanía de nuestras naciones frente a la permanente injerencia del imperialismo norteamericano.

Latinoamérica tiene que sostener a como dé lugar este proceso emancipatorio. Y pese a los tropiezos de este último tiempo, aún guardamos la esperanza de esta época que nos toca vivir, en la que hemos acumulado una experiencia de casi dos décadas y eso constituye un punto de partida donde recomenzar.

La dicotomía en estas latitudes sigue siendo la misma: Patria Grande o pacto colonial, cualquiera sea su nomenclatura.

Como en el referéndum de 2009 en Venezuela donde el primero que felicitó a Chávez fue Fidel Castro, esperemos que esta ocasión tan trascendente vuelva a repetirse con un llamado del líder histórico de la Revolución cubana. Eso iluminaría el sendero del proceso continental.

Un triunfo del “sí” no solo es una victoria para el pueblo boliviano, sino para toda Nuestra América. De afirmarse la positiva, se escribirá una página histórica, tanto para Bolivia como para el proceso bolivariano. Una página que depende únicamente del pueblo boliviano.

Como diría Chávez la noche de su triunfo por el “sí” que le permitió ser reelegido: “¡Ha sido una gran victoria! ¡Aquí está el pueblo de Simón Bolívar levantando las banderas de la dignidad!” Esperemos que estas sean también las palabras de Evo y las del pueblo boliviano.

*Ensayista. Miembro del Centro de Estudios Históricos “Felipe Varela”, de Argentina.