Autoridades de los Ministerios de Ambiente y Recursos Naturales (MARN), del de Agricultura, del Consejo Nacional de Áreas Protegidas y del Instituto Nacional de Bosques iniciaron hoy las mesas técnicas para la implementación de la Estrategia Nacional para la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques en este país centroamericano.

Guatemala posee una considerable cobertura forestal de 3,7 millones de hectáreas, correspondientes al 34,2 por ciento del territorio nacional, y la capacidad de absorber grandes cantidades de gases de efecto invernadero, según registros de la cartera de Ambiente.

Preliminarmente, dicha estrategia ha calculado una reducción de 21 millones de toneladas de emisiones de CO2 durante el período 2016 –2020, lo cual podría ser compensado por el Fondo de Carbono del Banco Mundial y lograr para el país ingresos adicionales entre 84 y 100 millones de dólares.

Estos fondos tienen como objetivo fortalecer los instrumentos de política forestal en el país, como el Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas y los Programas de Incentivos Forestales Pinfor, Pinpep y Probosque.

Para optar al recurso financiero se lleva a cabo un proceso competitivo a nivel mundial, el cual asegura la venta de bonos de carbono por deforestación y degradación de bosques evitadas y enriquecimiento de recurso en el país.

En octubre de 2014, Guatemala a través del MARN, MAGA, Conap e Inab presentó el borrador del proyecto (ER-PIN) al Fondo de Carbono.

La propuesta de país divide a Guatemala en cinco regiones considerando la altitud, las precipitaciones, entre otros aspectos, y busca establecer el fortalecimiento de la gobernabilidad forestal en comunidades vulnerables.

Sobre los Elementos de Reducción de Emisiones Acuerdo de Pago (ER-PA), Guatemala planteó que se desarrollara entre 2010 y 2050; en tanto que el Programa de Reducción de Emisiones (ER), se propuso que se llevará a cabo entre 2016-2020.

El siguiente paso será firmar una carta de intención en abril de 2016, en donde el país muestre el propósito a reducir dichas cantidades de gases de efecto invernadero.

Seguidamente el país deberá elaborar y diseñar el Programa de Reducción de Emisiones, que dentro de sus objetivos a corto plazo será de reducir los 21 millones de toneladas ofrecidas al Fondo del Carbono.

El pago por cada tonelada deberá ser negociado en el momento en que el país tenga elaborada su Estrategia y Programa Nacional de Reducción de Emisiones a un precio base (según el Fondo de Carbono) de 5 dólares por tonelada, según explicó Carlos Bonilla, Coordinador del Proyecto REDD+ MARN-BID-FCPF.

El ministro de Ambiente y Recursos Naturales, Sydney Alexander Samuels Milson, acompañado de su equipo de trabajo, continuará con las reuniones estratégicas con los representantes de las entidades implicadas para afinar dicha propuesta (Conap, Inab y MAGA).

Inicialmente serán 8 países a nivel mundial los beneficiados con los recursos del Fondo del Carbono, dentro de los cuales Guatemala podría ser el segundo a nivel centroamericano.

Agencia Guatemalteca de Noticias