Haití corre el riesgo de volver a caer en un vacío de poder la noche del sábado si sus dirigentes políticos no alcanzan un acuerdo tras el aplazamiento indefinido de la segunda vuelta de la elección presidencial.

La Constitución prevé la salida de Michel Martelly de su cargo de jefe de Estado el 7 de febrero, pero en vista de que su sucesor no ha sido elegido aún, la Presidencia quedará vacante de hecho a partir del domingo.

La segunda vuelta de la presidencial, prevista para el 24 de enero, no pudo llevarse a cabo debido a la violencia generada por las protestas de la oposición.

En la primera vuelta, el 25 de octubre, el candidato oficialista, Jovenel Moise, obtuvo 32,76% de los votos, contra 25,29% para Jude Celestin, quien calificó estos números de “farsa ridícula” y rechazó participar en la segunda vuelta.

Durante los dos últimos meses, la oposición intensificó las protestas desconociendo los resultados, a los que calificó como “golpe de Estado electoral”.

Tras haber evitado el fiasco de una elección con un solo candidato, Haití sigue sumido en una grave crisis política porque su carta magna no prevé el escenario al que se enfrenta ahora.

“La Constitución no prevé nada para una interinidad en la que no habría ningún presidente ni sucesor después de la fecha del 7 de febrero. Es un vacío constitucional”, explicó el historiador y constitucionalista Georges Michel.

Sin brújula legal, no queda otra alternativa que la solución política surja de las actuales negociaciones entre el Ejecutivo, el Parlamento, los partidos políticos y la sociedad civil, pero cada parte propone un escenario distinto para salir de la crisis sin que, por ahora, hayan llegado a un acuerdo.

“La Constitución prevé que en caso de vacante de la Presidencia durante el cuarto año de mandato, sea la Asamblea Nacional la que elige un presidente”, dijo Jocelerme Privert, presidente del Senado. “En este caso en particular, el vacío se produce al final de su mandato, pero es la Asamblea Nacional la que debe encontrar una forma de llenar el vacío, de acuerdo con el espíritu de la Constitución”.

“Constitución de papel”

Interpretar la “ley madre” en función de sus intereses en lugar de ajustarse a la letra de la carta magna es habitual entre los líderes políticos del país. El refrán haitiano “La Constitución es de papel, los fusiles son de acero” aún es invocado, treinta años después del final de la dictadura de los Duvalier.

Prorrogar el mandato de Michel Martelly más allá del 7 de febrero es también un escenario válido para algunos partidarios del actual presidente, quien sigue siendo ambiguo sobre su salida efectiva del poder el domingo.

“La Constitución exige al presidente que garantice la continuidad del Estado y el buen funcionamiento de las instituciones. No es una opción, sino un deber que tengo. No podré irme el 7 de febrero, dejando al país en el limbo”, dijo Martelly la semana pasada durante la inauguración de edificios públicos en Cite Soleil (oeste).

Esta eventual permanencia en el poder es apoyada por los simpatizantes del partido PHTK (Partido Haitiano Tet Kalé) que se manifestaron a favor de ello el lunes y el martes en Puerto Príncipe.

“El presidente no debe irse y dejar el caos”, sostuvo Cheney Robéus. “Tiene que quedarse hasta el 14 de mayo”.

Sus seguidores argumentan que Martelly comenzó su mandato el 14 de mayo de 2011 y, por tanto, completaría cinco años en el poder dentro de tres meses.

Sea que se nombre un gobierno interino o que el actual presidente permanezca en el cargo, el desafío para Haití es la organización rápida de elecciones. Pero los obstáculos son enormes.

El Consejo Electoral Provisional, a cargo de organizar la votación, debe reconstituirse luego de que se produjeran las renuncias sucesivas de seis de sus nueve miembros, incluido su presidente. No se vislumbra nada fácil considerando que a la clase dirigente le llevó más de dos años ponerse de acuerdo sobre la conformación de este ente.

El dinero es otro impedimento: el proceso electoral aún inconcluso ha tenido un costo hasta ahora de 100 millones de dólares, financiados en su mayoría por la comunidad internacional.

La perspectiva de un vacío de poder en el largo plazo es un nuevo escollo para la débil economía del país más pobre de América. La inestabilidad política desalienta a posibles inversores y agrava aún más la inflación, que golpea en primer lugar al 60% de los haitianos, que viven por debajo del umbral de pobreza.

Diario Libre

Presidente de Haití: “No quiero seguir un día más, nada me da ganas, no tengo miedo a nada”

El presidente de Haití, Michel Martelly, sin sucesor tras el aplazamiento de las elecciones, dijo en un discurso este jueves que no se lamenta “de ningún día” de sus cinco años como jefe de Estado, cuando quedan 48 horas para el final de su mandato.

“Doy las gracias a todos los que me han permitido servir a mi país. Ha sido un honor para mí. No me arrepiento ni de un día, no creo haya fallado ni un día”, dijo el presidente en la inauguración del edificio del Ministerio del Interior, destruido en el terremoto de 2010.

Ante las protestas de la oposición que denuncia un “golpe de Estado electoral” fomentado por el ejecutivo, el proceso electoral se detuvo y la segunda vuelta de las elecciones presidenciales se pospuso indefinidamente.

Aunque hay dudas sobre su posible continuidad en el poder más allá del 7 de febrero, la fecha fijada por la Constitución para poner fin a su mandato, Martelly ha confirmado que dejará su puesto el domingo.

“No quiero seguir un día más, nada me da ganas, no tengo miedo a nada”, dijo con voz débil, añadiendo que se iba “sin lamentos, sin ganas, sin apego. Al contrario, me sentiré más libre, porque los problemas que gestionaba ya no serán más mi responsabilidad”.

En flamante edificio ministerial construido con ayuda internacional, Martelly criticó las acusaciones de injerencia de países extranjeros.

“Hablamos de injerencia de países amigos con términos que no son siempre agradables. Yo doy muchas gracias a la cooperación ya que podría mencionar numerosas cosas que hemos logrado a través de la cooperación”, dijo el presidente frente a algunos embajadores extranjeros.

Mientras continúa en el cargo, el presidente, quien fuera una estrella del pop antes de entrar en la política, partició el pasado domingo en un acto carnavalesco, donde atacó a sus críticos con palabras con fuertes connotaciones sexuales, dirigido especialmente contra un famoso periodista.

Entre lágrimas y besos, Martelly salió de la zona a pie, y se negó a contestar preguntas de los periodistas, aunque sí saludó a la multitud de curiosos que se mantenía alejada por hileras de policías fuertemente armados.

Oposición marcha nuevamente

Miles de opositores haitianos marcharon hoy por las calles de Puerto Príncipe en contra del Gobierno de Michel Martelly a tres días del fin de su mandato.

La oposición continúa la presión sobre el mandatario para demostrar que no quiere que se mantenga en el poder más allá de la fecha oficial en la que debe dejar la cabeza del Ejecutivo, el próximo domingo.

En medio de las negociaciones para formar un Gobierno de transición, los partidarios de la Familia Lavalás, que lidera el expresidente haitiano Jean Bertrand Aristide, proponen a este como sucesor provisional de Martelly.

Hay muchos otros nombres sobre la mesa para presidir ese Gobierno de transición hasta que se convoquen elecciones, entre los que se encuentran el recién dimitido primer ministro, Evans Paul; el presidente de la Asamblea Nacional, Jocelerme Privert, o el senador Andris Riché.

En cualquier caso, los opositores rechazan toda posibilidad de continuidad de Martelly, que finaliza su periodo constitucional de cinco años, y consideran que cualquier acuerdo en ese sentido sería sinónimo de inestabilidad.

El presidente de la Asamblea Nacional anunció que entre hoy y mañana el Parlamento encontrará una solución a la crisis política, que permitirá dotar al país de un Gobierno de transición una vez que el actual presidente abandone el poder este domingo.

Ayer, el presidente haitiano y los principales partidos de oposición se reunieron durante varias horas como parte de los esfuerzos de la clase política local por encontrar salida a la crisis institucional que atraviesa el país ante la eventual salida del poder del mandatario, sin la elección en las urnas de su sucesor.

Aunque no trascendieron detalles de lo tratado en el encuentro, uno de los temas de mayor discusión giró en torno a la formación de un Gobierno de transición que dirija el país ante la salida de Martelly.

Diario Libre

Oposición haitiana marcha nuevamente a tres días de fin mandato presidencial

Miles de opositores haitianos marcharon ayer por las calles de Puerto Príncipe en contra del Gobierno de Michel Martelly a tres días del fin de su mandato.

La oposición continúa la presión sobre el mandatario para demostrar que no quiere que se mantenga en el poder más allá de la fecha oficial en la que debe dejar la cabeza del Ejecutivo, el próximo domingo.

En medio de las negociaciones para formar un Gobierno de transición, los partidarios de la Familia Lavalás, que lidera el expresidente haitiano Jean Bertrand Aristide, proponen a este como sucesor provisional de Martelly.

Hay muchos otros nombres sobre la mesa para presidir ese Gobierno de transición hasta que se convoquen elecciones, entre los que se encuentran el recién dimitido primer ministro, Evans Paul; el presidente de la Asamblea Nacional, Jocelerme Privert, o el senador Andris Riché.

En cualquier caso, los opositores rechazan toda posibilidad de continuidad de Martelly, que finaliza su periodo constitucional de cinco años, y consideran que cualquier acuerdo en ese sentido sería sinónimo de inestabilidad.

El presidente de la Asamblea Nacional anunció que entre hoy y mañana el Parlamento encontrará una solución a la crisis política, que permitirá dotar al país de un Gobierno de transición una vez que el actual presidente abandone el poder este domingo.

Ayer, el presidente haitiano y los principales partidos de oposición se reunieron durante varias horas como parte de los esfuerzos de la clase política local por encontrar salida a la crisis institucional que atraviesa el país ante la eventual salida del poder del mandatario, sin la elección en las urnas de su sucesor.

Aunque no trascendieron detalles de lo tratado en el encuentro, uno de los temas de mayor discusión giró en torno a la formación de un Gobierno de transición que dirija el país ante la salida de Martelly.

Listín diario

EEUU pide un acuerdo de gobernabilidad en Haití antes del domingo

Estados Unidos urgió ayer a las autoridades ejecutivas y legislativas de Haití a alcanzar un acuerdo sobre cómo gobernar el país antes de que el actual presidente, Michel Martelly, abandone el poder este domingo, además de avanzar hacia la elección democrática de un nuevo mandatario.

“Estados Unidos urge al Ejecutivo y el Parlamento, las autoridades constitucionales de Haití, a llegar a un acuerdo sobre una hoja de ruta para gobernar el país hasta que se elija a un nuevo presidente”, dijo a Efe un portavoz del Departamento de Estado estadounidense.

El portavoz instó a “concluir ese acuerdo antes del 7 de febrero, cuando termina el mandato constitucional del presidente Martelly”.

El Gobierno de Barack Obama apoya “todos los esfuerzos dirigidos a encontrar soluciones de consenso y constructivas que concluyan el proceso electoral de forma expedita”, agregó.

Martelly y los principales partidos de oposición se reunieron el pasado miércoles durante varias horas en Puerto Príncipe para encontrar salida a la crisis institucional que atraviesa el país ante la salida del poder del presidente este domingo, sin la elección en las urnas de su sucesor.

“Estados Unidos, junto a los socios internacionales de Haití, urge al Gobierno de Haití, sus instituciones y todos los actores políticos a rechazar la violencia y dar todos los pasos necesarios para trazar el camino hacia la elección pacífica de un nuevo presidente y los asientos parlamentarios restantes, tal y como está mandado en la Constitución”, sostuvo el portavoz.

Eso “estaría completamente en el espíritu y los términos de la Carta Democrática Interamericana”, agregó la fuente, que insistió en la necesidad de elecciones “creíbles, transparentes y seguras”.

Después de un primer aplazamiento, la segunda vuelta de las presidenciales tendría que haberse celebrado el 24 de enero pasado, pero su suspensión indefinida ha agravado la crisis política.

El opositor Jude Celestin, después de sus denuncias de fraude en la primera ronda, se negó a participar en la segunda, además de exigir la renuncia de Martelly y la instauración de un Gobierno de transición que, en un plazo de 90 días, organice nuevos comicios.

Listín Diario

Martelly annonce qu’il partira ce 7 février

Le président Michel Martelly annonce ce jeudi qu’il laissera le pourvoir ce 7 février, selon le vœu de la constitution.

Le Chef de l’état qui participait à l’inauguration des nouveaux locaux du ministère de l’intérieur a fait remarquer, qu’il va s’en aller, sans regret, mais avec le sentiment du devoir accompli.

Monsieur Martelly dit espérer que la nouvelle équipe va continuer avec certains programmes qu’il avait initiés, notamment le Programme de scolarisation universelle, gratuite et obligatoire (PSUGO).
Il a indiqué qu’il va se consacrer désormais à sa famille et sa carrière musicale.

Rappelons que le chef de l’état haïtien, Michel Martelly, avait la semaine dernière conditionné son départ le 7 février, date qui marquera la fin de son quinquennat.

Il avait fait savoir qu’il ne remettra pas le pouvoir à des gens qui refusent de participer aux élections.

M. Martelly faisait référence aux leaders de l’opposition qui ont préconisé le boycott du scrutin et appellent à la formation d’un gouvernement de consensus.

Metropole Haití