Tras una reunión de una hora, los presidentes de Argentina Mauricio Macri y de Francia François Hollande brindaron una conferencia de prensa conjunta en la que suscribieron decenas de acuerdos e intercambiaron elogios. “Usted abrió un nuevo capitulo en Argentina, para que sea más abierta y más creíble y Francia quiere ayudarlo”, manifestó el jefe de Estado francés a su par argentino.

En el Salón Blanco de la Casa Rosada, representantes de uno y otro país firmaron unos veinte acuerdos en materia de tecnología, cultura, ciencia y agricultura, entre otras materias. Macri proclamó: “Quiero reconfirmar el deseo de profundizar nuestra relación política y fortalecer nuestra relación comercial”. Y agregó: “Quiero reiterar nuestro compromiso en nuestra vuelta a establecer relaciones con el mundo. Queremos trabajar juntos en nuestra lucha contra el terrorismo, que en ambos países nos ha dado disgustos”.

Hollande agradeció el buen recibimiento que recibió su comitiva. “Todos querían venir a la Argentina, no he podido traer a todos los que querían venir”, resaltó. Destacó el momento “particular” de su visita debido a que es el año del bicentenario de la Independencia y recordó que José de San Martín luchó por la emancipación de la Argentina pero murió en Boulogne Sur Mer. “Tenia apego a estos dos países porque eran portadores de estos valores que él defendía”, dijo.

“También llego en un momento en que todo el mundo recuerda el golpe militar. Francia ha recibido a muchos exiliados en ese entonces”, recordó. Anunció que mañana irá al Parque de la Memoria para encontrarse con las Abuelas de Plaza de Mayo.

“Vengo en momentos que usted [Macri] acaba de asumir la presidencia. Usted llegó en el momento idóneo permitame decirle. Porque estábamos en pleno debate en la conferencia de París sobre el clima y la persona que vino representando a la Argentina ayudó en estos debates”, recordó Hollande. Se refirió así a la Cumbre Mundial del Clima que se celebró en la capital francesa entre los últimos días de noviembre y el principio de diciembre: con el cambio de gobierno en la Argentina, a París asistieron comitivas de una y otra gestión.
Créditos y acuerdos de cooperación

Respecto a los acuerdos de cooperación, Hollande destacó: “Queremos que nuestra asociación sea ejemplar desde el punto de vista científico. Estoy dispuesto a ver como en el ámbito espacial podemos ir más lejos y más alto”.

Anunció además que Francia facilitará créditos para las empresas que se radiquen en la Argentina.

La Nación

La Trastienda

El costado más luminoso de la visita de François Hollande sucederá hoy, cuando el presidente francés asista a un acto en el Parque de la Memoria y se reúna con organismos de derechos humanos. Esa parte de la agenda, como se sabe, ya produjo un hecho de política interna: aceleró la entrevista de Mauricio Macri con los organismos humanitarios. Tal como informó este diario la semana pasada, lo mismo ocurrió con los sitios de memoria instalados en la antigua Escuela de Mecánica de la Armada. El Presidente los visitó antes de que lo haga, el mes que viene, su colega norteamericano Barack Obama.

En la dictadura los represores argentinos mataron basados en la doctrina de la seguridad nacional, con el copyright de los Estados Unidos, y en la doctrina de la contrainsurgencia probada por los escuadrones franceses en Argelia. En los años de plomo el acercamiento del gobierno de Francia a la causa de los derechos humanos en la Argentina fue reclamado por exiliados argentinos en lucha común con líderes políticos y sociales franceses. Los actos de hoy hubieran sido imposibles sin ellos y sin su constancia. Esa persistencia tuvo, entre otros hitos, el Coloquio de París de 1981, origen de la Convención contra la Desaparición Forzada de Personas.

Otro costado del viaje de Hollande es la presentación de la visita por parte del Gobierno. El argumento dice que la Argentina estaría volviendo a un mundo del que habría estado afuera, y que la prueba serían los casi 20 años transcurridos desde otra visita presidencial, la de Jacques Chirac. Es una falacia: incluso si el mundo fueran sólo los mercados financieros, en 2014 el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner firmó un acuerdo con el Club de París, integrado por 19 acreedores de la Argentina. El arreglo comprometió la cancelación en cinco años de los 9700 millones adeudados. En rigor muchas de las empresas francesas dejaron la Argentina o redujeron su peso en la economía nacional cuando, después de la Convertibilidad, no aceptaron adaptarse a tarifas que ya no se basaban en la paridad ficticia de un peso igual a un dólar o a condiciones que ya no eran las de la Era Menem.

Los conflictos abarcaron, entre otras empresas, a la firma de aguas Suez Lyonnaise des eaux y la radioeléctrica Thales Spectrum. En este último caso, el conflicto se dio por corrupción. Con Suez los chispazos fueron permanentes hasta que en 2007 el entonces presidente Néstor Kirchner rescindió el contrato en favor de la estatal AYSA.

También hay un costado militar. La ilusión mayor de París con la Argentina es repetir el modelo acordado en su momento con Brasil, y hoy mucho más atenuado, de convertir a las empresas francesas en grandes proveedoras o reequipadoras de la Fuerza Aérea.

Un pequeño problemita para que esa ilusión se haga realidad es que la Argentina tiene a su aeronáutica en estado de parálisis. Los Mirage no están en forma como para completar los cinco aparatos necesarios para integrar una flota. En estas condiciones cualquier reequipamiento sería un parche inútil. Y comprar una flota sólo podría hacerse gastando fortunas que el país no tiene. Cambiar la estructura de suministros sería, entonces, un objetivo de cumplimiento imposible por su enorme magnitud.

Otro problema sería geoestratégico. Francia está en guerra abierta con Isis. Una cosa es la solidaridad con las víctimas y el repudio a toda forma de fundamentalismo violento. Otra cosa es elevar la cooperación militar a un nivel peligroso para la Argentina: podría convertirla en el blanco que no es.

Página 12

El de hoy será un encuentro clave para el futuro de la relación entre ambos bloques regionales.

La visita del presidente de Francia, François Hollande, renueva las expectativas de un pronto acuerdo con la Unión Europea. El mandatario se reunirá hoy con Tabaré Vázquez y este será uno de los temas centrales del encuentro.

La posibilidad de destrabar rápidamente el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, algo que Vázquez pretende concretar mientras dure su presidencia pro témpore del bloque regional, se presenta como algo concreto a partir de la visita de Hollande.

Uno de las trabas que siempre apareció en la negociación fue la referente al sector agrícola en la que Francia tiene intereses muy marcados ya que es uno de los grandes protagonistas europeos en esa actividad.

Uruguay viene trabajando activamente para lograr dar este paso que representará un valioso aporte para reactivar el Mercosur.

La UE no ha resuelto aún toda la lista de productos que formarán parte de la negociación, en especial, por algunos problemas vinculados al proteccionismo agrícola. Por este motivo desde el gobierno uruguayo se considera clave la visita de Hollande.

“Estamos esperando que la Unión Europea decida cuándo estará en condiciones de hacer la reunión con el Mercosur”, indicó recientemente el presidente Tabaré Vázquez, para poder intercambiar la lista de artículos que entrarán en el posible acuerdo comercial.

Vázquez y el presidente argentino Mauricio Macri acordaron trabajar conjuntamente para lograr destrabar esta situación y dar renovado impulso al Mercosur.

Precisamente el mandatario francés viene de visitar Argentina, cuyo presidente aseguró que estaba “entusiasmado” ante la posibilidad de que se destrabe la negociación y se mostró confiado en que “en los próximo 30 días” se podrá comenzar a definir detalles para el acuerdo comercial entre ambos bloques continentales.

“Tengo esperanzas puestas en que (avance el acuerdo con la UE), como depende fundamentalmente de Francia. Espero que Hollande acuerde la firma del inicio de un proceso que va a llevar muchos años, pero todavía el proceso no empezó. El desafío es que empiece”, sostuvo el mandatario en la previa de su encuentro bilateral con el galo.

Con Tabaré Vázquez

Este será el segundo encuentro oficial de Vázquez y Hollande. El 28 de octubre del año pasado se reunieron en París. En dicha oportunidad, ambos dignatarios firmaron una serie de acuerdos de cooperación que afianzaron los vínculos históricos entre ambos estados.

Tras el encuentro, Vázquez agradeció la colaboración de Francia en la preparación de Uruguay para desempeñarse en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En esta oportunidad, el presidente uruguayo recibirá a su par francés en en la residencia presidencial de Suárez, y posteriormente se producirá una declaración conjunta de ambos jefes de Estado a la prensa francesa y uruguaya, y una cena que será ofrecida por el presidente anfitrión.

Al margen del ya citado tema del acuerdo entre los bloques regionales, Hollande y Vázquez conversarán sobre la preocupación que generan las acciones terroristas a raíz de que Uruguay integra el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas.

Pudo saberse además que el gobierno francés tiene interés en concretar la venta de barcos y helicópteros militares.

Previamente, François Hollande, tiene previsto reunirse con la comunidad francesa del Uruguay, visitar el Liceo Francés “Jules Supervielle” y el Instituto Pasteur de Montevideo.

Acuerdo comercial

Los cuatro miembros originales del Mercosur -Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- iniciaron el trato con la UE en los años noventa y se pusieron de acuerdo en la lista, que “implica más de 93% de lo que produce la región”.

Fuerte apoyo a Macri

Tras una reunión de una hora, los presidentes de Argentina Mauricio Macri y de Francia François Hollande brindaron una conferencia de prensa conjunta en la que suscribieron decenas de acuerdos e intercambiaron elogios. “Usted abrió un nuevo capítulo en Argentina, para que sea más abierta y más creíble y Francia quiere ayudarlo”, manifestó el jefe de Estado francés a su par argentino.

República


Volver