El vicepresidente Joe Biden exhortó el miércoles a los mandatarios de Guatemala, El Salvador y Honduras a seguir adoptando medidas para reducir la inmigración no autorizada y a combatir la corrupción en sus respectivos países.

“Juntos vamos a tener que seguir tomando medidas para garantizar varias cosas, que menos migrantes se embarquen en el peligroso viaje a Estados Unidos”, dijo Biden a los presidentes Salvador Sánchez, de El Salvador, Juan Orlando Hernández de Honduras, y Jimmy Morales de Guatemala al recibirlos en Blair House, un edificio aledaño a la Casa Blanca.

“Queremos apoyar la capacidad de erradicar la corrupción”, agregó el vicepresidente, quien argumentó que esfuerzos en ambas áreas serán cruciales a fin de convencer para que el Congreso asigne en el ejercicio fiscal 2017 los 750 millones de dólares que la Casa Blanca solicitó este mes para ayudar a los tres países.

La corrupción es un tema de gran vigencia en América Latina, y particularmente en el Triángulo Norte.

Biden hizo estas declaraciones un día después de que el hermano de la ex vicepresidenta guatemalteca Roxana Baldetti, detenida por corrupción, fuera apresado junto con 13 personas por un presunto fraude.

Baldetti y el entonces presidente Otto Pérez Molina renunciaron el año pasado al ser acusados de corrupción. Actualmente permanecen en prisión a la espera de que se defina si serán enviados a juicio.

En El Salvador, un tribunal civil dio el martes 20 días de plazo a la Fiscalía General para presentar acusación formal contra el expresidente Mauricio Funes y su hijo por el presunto delito de enriquecimiento ilícito.

Y en Honduras, la Organización de los Estados Americanos instaló el lunes una misión de expertos internacionales que por al menos cuatro años buscará combatir una denunciada corrupción e impunidad.

Biden describió los 750 millones de dólares que ya el Congreso destinó para el año fiscal en curso, como una “señal de amplio apoyo bipartidista. Muy pocos temas tienen apoyo bipartidista, pero aún existe”.

Estados Unidos y el Banco Interamericano de Desarrollo participaron en la concepción de un plan multianual después de que durante el verano de 2014 decenas de miles de menores guatemaltecos, hondureños y salvadoreños llegaran a la frontera estadounidense sin documentos ni acompañantes adultos.

Ninguno de los tres jefes de Estado centroamericanos se pronunció durante los escasos minutos que los periodistas tuvieron acceso a la sala.

El guatemalteco Morales en su primer visita a Washington tras asumir el mes pasado, planeaba reunirse en las próximas horas con la congresista demócrata Norma Torres, quien encabezará un grupo de 32 legisladores de ambos partidos que acordaron esta semana trabajar juntos para analizar la política estadounidense hacia América Central.

Los tres presidentes sostuvieron un encuentro la mañana del miércoles para preparar su mensaje al vicepresidente Biden.

El Periódico