La Misión de Apoyo y Combate a la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH) fue presentada en medio de una gran expectativa generada por el combate de estos dos flagelos que atacan al país.

La Misión tendrá 58 puestos durante el primer año, de ellos, 32 serán internacionales y 26 nacionales, entre jueces, fiscales, forenses. Dicho personal será escogido a través de concurso en el que estarán presentes las “cabezas” del grupo designado por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Durante toda la semana, los miembros de la Misión: Juan Pablo Corlazzoli García (encargado de sistema de observatorios), Jacobo Alejandro Domínguez Gudini (trabajará el tema de reformas al sistema electoral), Jan-Michael Simon (asesor principal) y Juan Federico Jiménez Mayor (vocero y coordinador), se reunirán con los diversos sectores y luego se mantendrán en espera hasta que estén finiquitados los detalles financieros para instalarse completamente durante cuatro años, periodo de acción. Se espera que la instalación se realice al finalizar marzo o en los primeros días de abril próximo.

El grupo también lo integra la ex “zarina” antidrogas, Paulina do Carmo Arruda Vieira Duarte (PhD), una profesional brasileña con más de 30 años de experiencia en desarrollo e implementación de políticas públicas en el campo de la justicia, salud, seguridad pública y drogas y que durante los últimos 10 años asumió varios altos cargos gubernamentales en el Gobierno Federal de Brasil y ascendió hasta convertirse en la Secretaria Nacional para la Política de Drogas, posición que ejerció entre 2011 y 2013.

En exclusiva, LA TRIBUNA dialogó con Juan Federico Jiménez Mayor, quien indicó que la Organización de Estados Americanos (OEA) ha trabajado con Honduras desde hace varios años en la continuación la entrevista.

LA TRIBUNA (LT) ¿Quiénes conforman el equipo que les acompañan a ustedes?
Juan Federico Jiménez Mayor (JFJM): La secretaria multidimensional de la OEA y que ha sido la zarina antidroga de Brasil, en materia de Corrupción, Paulina Duarte. Va a trabajar con nosotros  Jorge García que trabaja el mecanismo de seguimiento de la Comisión Anticorrupción que es un espacio donde la OEA analiza y fiscaliza a los estados en cómo están avanzando en sus esquemas internos en lucha y prevención de la corrupción y va a trabajar con nosotros el Centro de Justicia de las Américas que funciona en Chile que van a trabajar también el esquema de reformas al sistema penal. Se trata de un equipo muy importante, con gente muy capaz y cuyo único patrimonio es su prestigio profesional y ese capital venimos a instalarlo para cooperar con las instituciones de Honduras.

LT ¿Cuál es el principal reto que tiene la MACCIH en Honduras, tomando en cuenta la situación del país?
JFJM: Nosotros trabajamos sobre una hipótesis y es que la corrupción ha existido siempre y está en todos los países, si Honduras ha pedido a la OEA una presencia de una misión internacional es porque estima que hay un problema en el país, nosotros consideramos en cifras conservadoras, en una hipótesis de trabajo que el dos por ciento del PBI de Honduras está comprometido en casos de corrupción, esto en cifras globales, generales, representa algo así como 450 millones de dólares o 10,000 millones de lempiras, ese es el dinero que la corrupción está robando al Estado de Honduras. En Honduras, un país con altísimos niveles de pobreza, 60 por ciento de la población está todavía en esa condición, más del 40 por ciento en pobreza extrema, se trata de un crimen tremendo, quizá por la labor de un corrupto las personas no pueden cubrir sus necesidades básicas, no pueden tener salud, alimentación, entonces lo que hay que entender es que la corrupción afecta los derechos de la gente y es un crimen que tenemos que afrontar de manera decidida. La idea de una misión que venga a colaborar con los hondureños para desmantelar redes de corrupción y hacer investigaciones y generar que las cosas cambien es un hecho positivo.

LT ¿Qué tan fácil va a ser desmantelar esas redes de corrupción?
JFJM: Lo que tenemos que hacer es aprender de lecciones que ya se han dado en el mundo, el proceso en Italia, por ejemplo “manos limpias”, con el juez Fanconi; el caso de Guatemala con la CICIG; el caso de Perú con la experiencia de Fujimori; son experiencias que sirven, quizá de inspiración, pero lo más importante considerar es lo que nosotros vamos a llamar el “modelo hondureño” y es un modelo en el cual una misión internacional va a trabajar en conjunto con Fiscalía, jueces para enfrentar este problema y lo vamos hacer buscando la excelencia, la creación de unidades de élite en el sistema de justicia a efecto de tener gente comprometida y enfocada en cómo enfrentar la corrupción.

LT ¿Van a solicitar que se hagan reformas a las leyes para que puedan actuar de manera más directa en los casos?
JFJM: Sin duda, y esa es una de las primeras propuestas que haremos al gobierno de Honduras. Nosotros estamos acostumbrados a juzgar un corrupto, procesarlo, condenarlo, pero pocas veces hacemos que se recuperen los dineros del país.

LT ¿Cuál ha sido su experiencia en la materia que desarrollará la MACCIH?
JFJM: Yo estoy muy involucrado en los temas de construir escenarios de honradez y probidad. Cuando cae Fujimori, en el 2001, yo era viceministro de justicia y conmigo trabajamos en la construcción de la plataforma de lucha contra la corrupción, teníamos claro que teníamos que construir unidades de élite, se hicieron las investigaciones y juzgamientos que permitieron el procesamiento de ministros, congresistas, militares, empresarios, periodistas que estuvieron involucrados en red de corrupción que esquilmó al país. Vamos a tener reuniones con los fiscales para ver cómo se están construyendo los casos y que comencemos a interactuar.

LT Con la llegada de la MACCIH, ¿Veremos en Honduras la captura de un alto funcionario, expresidentes y otros?
JFJM: Yo lo que estoy viendo es que las cosas están muy bien en Honduras, no están atravesando un proceso de impunidad, sino que hay un trabajo que la Fiscalía ha realizado y el Poder Judicial también de casos importantes y creo que eso es estimulante, no estamos en un escenario de parálisis total.  Yo he hablado con el fiscal Chinchilla (fiscal general, Oscar Fernando), creo que es una persona muy activa en el trabajo que está realizando y es un funcionario con el cual la misión va a trabajar de manera muy profesional y vamos apoyarlo en su trabajo y darle mejores herramientas. La OEA va a mantener ese esquema de seguir verificando las capacidades de Honduras y vamos a trabajar los temas de reformas de la justicia penal y esperamos que en siete años tenga una plataforma para poder emprender procesamiento de casos y juzgamiento de personas y que la impunidad sea revertida. Si Honduras no aprecia esta oportunidad, si las autoridades no consideran que este es un momento importante para cambiar para que los corruptos no le sigan robando al Estado y que se cumpla con la ley, si esto no se puede cumplir ahora va a ser un problema que vamos a lamentar más adelante, esto es un momento histórico para el país, por eso estamos acá.

LT ¿Trae la MACCIH “amarrados” los casos a investigar? ¿Habrá cacería de brujas?
JFJM: Nosotros no venimos con ninguna agenda política y no vamos a permitir que usen políticamente la Misión, la Misión responde con absoluta independencia al gobierno y a cualquier instituto político, reportamos solo al mandato que tenemos en el Convenio suscrito y por supuesto al secretario general de la Organización, Luis Almagro. Pierdan cuidado, solamente vamos a trabajar en una línea que busque desterrar la impunidad y sí, si tienen que temblar alguien que tiemblen los corruptos, en ese trabajos vamos estar de manera consistente.

LT Sobre las reformas electorales ¿Qué exactamente van hacer?
JFJM: El punto de partida de la corrupción, no solamente en Honduras sino en cualquier país, está vinculado al financiamiento de los partidos políticos  y campañas electorales, sino tenemos un buen sistema del financiamiento de los partidos y no tenemos un buen sistema de fiscalización electoral de cómo se financian las campañas electorales, difícilmente vamos a poder luego encaminar mecanismos de mayor control de país, en relación a cómo funcionan los contratos del Estado o sistemas de adquisiciones públicas. Qué cosas se pactan en un financiamiento electoral, nos gustaría saberlo.

LT ¿Han escuchado que haya fondos oscuros en las campañas en Honduras?
JFJM: Eso no solamente ocurre en Honduras, ocurre en todos lados, la cuestión está en cómo el sistema electoral puede detectar esos movimientos extraños y por supuesto tener claro que tenemos que tener un sistema de financiamiento absolutamente transparente.

La Tribuna