La nominación se conoce a menos de dos meses de que se cumpla la fecha límite pactada por el Gobierno y la guerrilla para firmar el acuerdo.

El parlamentario noruego Heikki Holmas nominó para este año y como un solo grupo, al presidente Juan Manuel Santos, a Rodrigo Londoño Echeverry, alias Timochenko, y a las víctimas Leyner Palacios, Luz Marina Bernal, Constanza Turbay, Jineth Bedoya y José Antequera, como candidatos al Premio Nobel de Paz 2016.

Heikki Holmas fue el mismo que nominó al Cuarteto para el Diálogo Nacional en Túnez, ganador del Premio Nobel de Paz en 2015, año en el que Santos y ‘Timochenko’ también fueron nominados.

El ganador será anunciado en octubre y la ceremonia de entrega será en Oslo. La razón de la nominación no es otra que el proceso de paz adelantado desde hace tres años por el Gobierno colombiano y las Farc, que permitirá poner fin a más de 50 años de conflicto armado en Colombia.

La nominación se conoce a menos de dos meses de que se cumpla la fecha límite pactada por el gobierno y la guerrilla para firmar el acuerdo: el 23 de marzo.

Según Benedicte Bull, directora de la Red Noruega de Investigación sobre América Latina, de firmarse el acuerdo de paz los postulados tendrían buenas posibilidades de obtener el galardón.

“Creo que en este caso un acuerdo de paz estaría en el espíritu de Alfred Nobel y tendría buena chance de ganarlo”, indicó la analista en diálogo con Blu Radio.

A través de Twitter, cientos de personas han expresado sus palabras de inconformismo por la nominación del líder guerrillero ‘Timochenko’.

Al respecto Bull expresó que “el asunto es que él ha hecho parte del grupo que ha negociado en La Habana y no es posible dar un Premio Nobel solo a una de las partes de un proceso largo”, indicó.

Por su parte José Antequera, en una carta que publicó en su blog, manifestó que “es claro que esta nominación es, en primer lugar, un reconocimiento a la razón y entrega de quienes han defendido la causa de la paz en Colombia”.

¿Quiénes son las víctimas nominadas?

Luz Marina Bernal
Madre de Fair Leonardo, joven asesinado por la Fuerza Pública y que fue presentado como guerrillero. Luz se convirtió en líder de las madres cuyos hijos han sido víctimas de falsos positivos.

Leyner Palacios
Es sobreviviente del atentado ejecutado por el frente 58 de las Farc con un cilindro bomba a la iglesia de Bojayá (Chocó), en 2002. Leyner es líder de la comunidad del municipio.
Jineth Bedoya. Periodista que en el 2000 fue secuestrada y violada por tres paramilitares sobre los que hacía una investigación. Fue la primera periodista víctima que estuvo en los diálogos con las Farc.

José Antequera
Hijo del líder político de la Unión Patriótica, José Antequera, asesinado en marzo de 1989 en el aeropuerto El Dorado, en un atentado en el que también salió herido Ernesto Samper.

Constanza Turbay
Toda su familia fue asesinada por las Farc. Su hermano Rodrigo murió estando secuestrado en 1997, y su otro hermano, Diego, fue asesinado junto a su madre y otras cinco personas en el 2000.

Heraldo

Las víctimas y el Nobel de Paz

Desde que el pasado 23 de septiembre el presidente Juan Manuel Santos y el máximo jefe de las Farc, alias Timochenko, decidieron marcar el calendario con el 23 de marzo como fecha límite para la firma de un acuerdo de fin del conflicto, en Colombia se comenzó a hablar del 2016 como el año de la paz. Una noción que poco a poco ha ido cogiendo fuerza en la comunidad internacional y que se reforzó con un hecho particular: la nominación que ante el Comité Nobel hizo el parlamentario noruego Heikki Holmas para considerar a cinco víctimas del conflicto armado, al presidente Juan Manuel Santos y a Timochenko como candidatos al premio de paz.

Aunque tanto el nombre del mandatario colombiano como el del jefe guerrillero habían sido planteados para el mismo galardón el año pasado, la particularidad en esta oportunidad es que la postulación incluye a cinco representantes de las víctimas de la guerra en Colombia: Léiner Palacios, líder de las víctimas de la masacre de Bojayá, perpetrada por las Farc; Luz Marina Bernal, madre de uno de los jóvenes desaparecidos en Soacha en el marco de los denominados falsos positivos; Constanza Turbay, sobreviviente de toda una familia de líderes políticos de Caquetá masacrada por las Farc; Jineth Bedoya, periodista víctima de secuestro, tortura y violencia sexual por parte de los paramilitares, y José Antequera, hijo del asesinado líder de la Unión Patriótica José Antequera.

“Es un reconocimiento a las víctimas que han convertido su experiencia en el fundamento de los cambios que fueron negados y traicionados, una y otra vez, antes de que el conflicto se convirtiera en un infierno”, manifestó este último, en un escrito publicado en su blog personal en internet.

Con los diálogos de paz en la recta final y ad portas de darse la firma del acuerdo, las posibilidades de que el galardón sea otorgado al proceso colombiano son altas. De acuerdo con Benedicte Bull, directora de la Red Noruega de Investigación sobre América Latina, aunque se vienen muchas discusiones de fondo en el Comité Nobel, “en los últimos años no ha habido muchas cosas positivas en términos de paz y están eligiendo otros candidatos que han hechos cosas buenas, pero que no son directamente del espíritu de Alfred Nobel. Creo que, en este caso, un acuerdo de paz estaría en el espíritu de Alfred Nobel y tendría buena chance de ganarlo”, aseguró en entrevista con Blu Radio.

El Espectador