Una empresa de tractores con sede en Alabama será la primera fábrica estadounidense autorizada para instalarse y operar en Cuba en más de 50 años, gracias a las medidas ejecutivas adoptadas por el Gobierno del presidente Barack Obama para relajar el embargo económico que pesa sobre la Isla.

La compañía Cleber recibió la aprobación del Departamento del Tesoro de EE.UU. a comienzos de este mes, según indicó a EFE uno de sus dos fundadores, el cubanoestadounidense Saúl Berenthal.

Berenthal, de 72 años y que emigró desde Cuba a EE.UU. con 16 años, explicó que con esta iniciativa, además de hacer negocio, quiere sentirse “orgulloso” de poder contribuir a que los “pueblos de ambos países se acerquen y se conozcan mejor”.

Su objetivo es comenzar a vender los tractores fabricados en Cuba tanto en la isla como en otros países de América Latina a partir del primer trimestre de 2017.

Para ello, necesita una inversión inicial de 5 millones de dólares, que podría llegar a los 10 millones para 2020, cuando prevén ampliar la actividad de la empresa también con la fabricación de maquinaria para la construcción.

Berenthal explicó que la agricultura y la construcción son dos de los principales pilares para el futuro económico de la isla, pues representan el soporte necesario para alimentar el principal motor de la economía de la isla: el turismo.

Cleber planea construir una planta de ensamblaje para sus tractores en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM), un gran puerto mercante y centro empresarial en construcción que es uno de los proyectos estrella del Gobierno cubano para captar inversiones extranjeras y que permite vender tanto en la isla como en el exterior.

Explicó que están en conversaciones para “distribuir o levantar fábricas similares” en Costa Rica, Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia y Chile, entre otros países.

Esos tractores, que llevarán la marca “Oggún”, en homenaje a uno de los “orishas guerreros” de la santería cubana, tendrán un coste entre 10 000 dólares y “lo más cercano a 8 000 dólares”.

Berenthal indicó que el 70 % del sector agrícola en Cuba está en manos privadas, y estos “cuentapropistas” y cooperativas tienen capacidad económica para afrontar este precio, además de contar con el apoyo de la “gran población cubana en EE.UU.”, por lo que el coste de la maquinaría se podrá abonar en cualquiera de los dos países.

El cubanoestadounidense y su socio, Horace Clemmons, también de 72 años, fundaron la empresa en 2015, poco después del anuncio del proceso de acercamiento bilateral entre EE.UU. y Cuba, con la vista puesta en proveer a los agricultores cubanos de “un tractor de coste asequible y que es simple de operar y mantener”, según figura en la página web de Cleber.

Berenthal confía en que su tractor no solo contribuya a eliminar la necesidad de importar alimentos a la isla, sino alentar la exportación de sus productos, pues la agricultura cubana está basada en métodos “verdes” que tienen una “gran demanda” en muchos países, incluido EE.UU.

En su opinión, ser los primeros supone una “gran ventaja” empresarial y además crea un “precedente”, en el que han “podido definir cómo es que una empresa de EE.UU. puede empezar a producir en Cuba”.

El empresario indicó que ya se han puesto en contacto con ellos varias empresas de EE.UU. interesadas en fabricar en Cuba.

Cuba Net

Los tractores estadounidenses que empujan contra el bloqueo

Sin apenas tocar tierras cubanas, los tractores de la compañía estadounidense Cleber LLC ya aran en la opinión pú­blica internacional y las relaciones entre Washington y La Habana.

Esta pequeña compañía fundada el año pasado por un hombre de negocios de origen cubano, Saul Berenthal, y un norteamericano, Horace Clemmons, busca llevarse la arrancada del deshielo del Estrecho de la Florida y ser la primera em­pre­sa en instalarse en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM), el proyecto de infraestructura e inversiones más im­por­tante de Cuba en estos momentos.

Y hace poco Cleber LLC, con sede en Alabama, dio un paso que la pone un poco más cerca de sus objetivos.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros, una de las entidades que maneja bajo cuatro llaves el comercio norteamericano con Cuba, le otorgó la semana pasada una inédita licencia para montar una planta con la que piensan producir anualmente hasta 1 000 tractores de pequeño porte.

Antes habían conseguido el permiso del Departamento de Comercio, que junto al del Tesoro son los que gestionan las principales medidas ejecutivas de la administración de Barack Obama para cambiar la aplicación de algunos aspectos del bloqueo, que aún se mantiene en pleno vigor.

Cleber presentó el año pasado la ficha preliminar de su proyecto ante la Oficina de la ZEDM y fue bien acogida.

Tras cerca de nueve meses esperando la respuesta de las autoridades norteamericanas, ahora puede iniciar los trámites establecidos para instalarse en esa Zona Especial de Desarrollo, donde ya están ubicadas empresas de México, Brasil y España y que cuenta con cientos de solicitudes de diversas partes del mundo.

Pero si algo no le ha faltado a Horace Clemmons y Saul Beren­thal para estar al frente de gigantes de la industria norteamericana es voluntad.

Según la AP, los fundadores de Cleber se conocieron cuando trabajaron en IBM en la década de 1970. Los dos dejaron la compañía para formar una exitosa empresa de software para máquinas registradoras que llegó a ganar 30 millones de dólares al año y que vendieron en 1995.

Su proyecto actual consiste en ensamblar piezas disponibles de forma comercial para fabricar un tractor de 25 caballos, duradero y de fácil mantenimiento, que se venderá por menos de 10 000 dólares, según los propios fundadores.

“Todo el mundo quiere ir a Cuba a vender algo, pero noso­tros no intentamos hacer eso. Estudiamos el problema y cómo ayudar a Cuba a resolver los problemas que ellos consideran que son los más importantes de resolver”, dijo Clemmons a la agencia AP después de recibir el permiso de la OFAC.

Cleber trajo hasta la pasada Feria Internacional de La Habana un modelo funcional de su Oggún o “tractor caballo de hierro”, un equipo económico pero potente con el que esperan llegar a los pequeños y medianos productores de la Isla.

Clemmons, al pie del Oggún, le explicó entonces a este diario que se trata de una actualización de un modelo del siglo pasado, con el que muchas granjas estadounidenses lograron la transición hacia la producción moderna y que creen sería muy eficiente en las condiciones actuales de la agricultura cubana.

La compañía tiene concepto abierto del sistema de propiedad intelectual y está interesada en la participación de especialistas cubanos en la mejora de su tractor o el diseño de nuevas maquinarias que puedan funcionar con la misma base.

Además piensan publicar todos los planos en Internet para permitir que sus clientes cubanos y de otros lugares puedan reparar los equipos con más facilidad.

Más allá de si un día sea común ver los “caballos de hierro” de Cleber en los campos cubanos, su historia es una prueba del fértil terreno de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y de los obstáculos que aún impone el bloqueo.

Granma