Nicaragua “ha actuado y continuará actuando conforme los principios de libertad, justicia, respeto a la dignidad de la persona humana y el verdadero reconocimiento de nuestros pueblos originarios y afrodescendientes”, señaló el gobierno nicaragüense en una nota de prensa.

La CIDH manifestó el martes en un comunicado su preocupación por “el aumento reportado en los incidentes de violencia contra integrantes del pueblo indígena miskitu” en el Caribe norte de Nicaragua, pese a las medidas cautelares que emitió en octubre y enero pasado a favor de varias de comunidades indígenas de la zona.

En la nota, el organismo indicó que tiene información que en los últimos meses “seis indígenas han sido asesinados, decenas han sido heridos, 10 han sido secuestrados, tres mujeres han sido abusadas sexualmente, viviendas y cultivos han sido quemados, y las comunidades han sido objeto de intimidación” y amenazas debido a un conflicto territorial.

“La información recibida indica que terceras personas, conocidas como colonos, estarían ingresando al territorio ancestral del pueblo Miskitu”, por falta de protección oficial a sus derechos, cuestionó la CIDH.

En la misiva enviada al Estado nicaragüense, “la CIDH recuerda que los pueblos indígenas y tribales tienen derecho a gozar del control efectivo de sus territorios y a verse libres de interferencias de personas que procuran” invadir sus tierras con violencia o cualquier otro medio.

El gobierno nicaragüense respondió que ha respetado los derechos de los indígenas sobre sus tierras y sus formas de organización mediante la entrega de títulos y la implementación de un régimen de autonomía, vigente desde 1987.

El gobierno sandinista informó que en los últimos ocho años ha titulado “el 80% del territorio perteneciente a las comunidades originarias” y aseguró que continuará “profundizando sus derechos integrales”.

Los mikitos son la etnia mayoritaria del Caribe nicaragüense.

La Información