Cruzarán sus caminos en La Habana el Papa Francisco y el Patriarca Kirill

En busca de soluciones a los problemas que hoy preocupan a los cristianos católicos y ortodoxos rusos, el Papa Fran­cisco y el Patriarca Kirill escribirán hoy viernes, en la ca­pital, una página inédita en la historia eclesial.

Tras siglos de desencuentros y un largo proceso de conversaciones, coincidirán en La Habana antes de seguir sus respectivas giras por Latinoamérica, región declarada como Zo­na de Paz por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), hace dos años.

La reunión de este viernes es vista como una oportunidad para que dos instituciones religiosas que agrupan a millones de feligreses en el mundo, trabajen en pos de la convivencia civilizada y la paz; una histórica cita, que llena de orgullo a Cuba al ser escogida como sede.

Además, el encuentro será el primero entre los máximos representantes de dos de las principales iglesias desde el año 1054, cuando se produjo el Cisma dentro del cristianismo.

“Mi querido hermano”, así ha llamado el Papa Francisco al Patriarca de Moscú y de toda Rusia, durante la tradicional oración do­minical, en la plaza de San Pedro en el Va­ticano, en el contexto de los preparativos de la reunión, augurio de una posible gira del Sumo Pontífice por Rusia.

Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, señaló esta se­mana que la Santa Sede y el Patriarcado de Moscú desean que la cita del viernes próximo sea una señal de esperanza para todos los hombres de buena voluntad.

Por su parte, el cardenal Pietro Parolin, Se­cretario de Estado vaticano, destacó la selección de Cuba como país sede para el cónclave, por ser un territorio neutro, donde no existen dificultades de tipo confesional.

El Patriarca hizo la propuesta porque estará realizando un viaje por América Latina, y el Papa, quien desde el principio afirmó que se reuniría con él en cualquier lugar, aceptó esta propuesta, dijo Parolin.

Subrayó que el documento que firmarán los prelados dará un gran aporte a la causa ecuménica y a la paz en el mundo.
En tanto, el metropolita Hilarión, durante la conferencia de prensa en el Departamento para las Relaciones Eclesiásticas Exteriores del Patriarcado de Moscú, recordó que la reunión entre el Patriarca de Moscú y el Papa se prepara desde hace casi 20 años.

Explicó que el genocidio de cristianos co­mo consecuencia del terrorismo, apresuró la realización de ese inédito evento.

El abrazo entre los dignatarios en La Ha­bana es un nuevo e importante paso hacia mejores vínculos religiosos, e incidirá positivamente, no solo en las relaciones entre el catolicismo y la ortodoxia, sino también para la paz en el mundo, agregó Hilarión.

Intereses comunes contribuyeron a la realización del esperado cónclave que según el comunicado conjunto de la Santa Sede y del Patriarcado moscovita, busca consensuar as­pectos de colaboración.

Según declaró a la Radio Vaticana el padre Hyacinthe Des­tivelle, del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cris­tianos que se ocupa de las relaciones con las Iglesias ortodoxas del mundo eslavo, entre los temas de la declaración común que suscribirán el Papa Fran­cisco y el Patriarca Kirill, sobresalen la defensa de la vida, del matrimonio y de la familia y el problema de los cristianos perseguidos en el Medio Oriente.

El experto dominico, quien estará también en La Habana, explicó que la declaración común no tendrá una naturaleza teológica, porque este tipo de diálogo se da desde hace tiempo en el ámbito de la comisión internacional para el diálogo entre la Iglesia católica y las Iglesias ortodoxas, que comenzó en Jerusalén el 4 de enero de 1964.

Ambas iglesias —Católica y Ortodoxa— comparten la doctrina de los siete sacramentos: la eucaristía —comunión—, el bautismo —que los ortodoxos realizan por inmersión y no por aspersión como en el catolicismo—, la confirmación, la penitencia o confesión, la ordenación sacerdotal, el matrimonio y la extremaunción.

Sin embargo, a diferencia de los católicos, la legislación canónica ortodoxa permite que hombres casados sean sacerdotes, pero no así los obispos, quienes son elegidos entre los sacerdotes célibes o viudos.

Su Santidad Kirill visitó Cuba por primera vez en 1995 para revitalizar la comunidad ortodoxa rusa y regresó en el 2004 para participar en la colocación de la primera piedra de la catedral ortodoxa rusa en La Habana, en su condición de Metropolita Smolensk y Kaliningrado y presidente del De­par­tamento de Relaciones Eclesiásticas Exteriores del Pa­triar­cado de Moscú.

Del 17 al 20 de octubre de 2008 realizó una tercera visita a la Isla para participar en las jornadas de los Días de Rusia en la Isla y ofició en la capital la Divina Liturgia de consagración de la Catedral Ortodoxa Rusa Nuestra Señora de Kazán en la Avenida del Puerto.

En esa ocasión se reunió con el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz, quien destacó, en reflexión publicada en los medios de comunicación nacionales, los principios éticos del Patriarca kirill, emanados de las prédicas de Cristo, según los Evangelios y su concepción ecuménica de las religiones.

Kirill fue elegido como Patriarca de Moscú y toda Rusia el 27 de enero del 2009 y entronizado pocos días después, luego del fallecimiento del Patriarca Alexis II.

Por su parte, el Papa Francisco realizó en septiembre del año pasado una visita a la Isla en la que se sintió, según declaró públicamente como “en familia y cuando uno está en familia se siente en casa”.

Agradeció en su primera estancia en tierras antillanas “el calor que brota de gente que sabe recibir, que sabe acoger, que sabe hacer sentir en casa como los cubanos”, opinión que comparte el Primado de la Iglesia Or­todoxa Rusa, que ha señalado que “los años pasan, pero los cubanos siguen siendo hermanos”.

El esperado encuentro entre el Papa Fran­cisco y el Patriarca Kirill ratificará a Cuba como tierra fértil de diálogos, donde también otras delegaciones han negociado y conversan sobre la paz.

UN MENSAJE DE ESPERANZA

El periplo que comenzó este jueves en La Habana Su Santidad Kirill, Patriarca de Mos­cú y de toda Rusia, es valorado ya como una señal de esperanza para todos los hombres de buena voluntad.

El Primado de la Iglesia Ortodoxa Rusa llegó en la tarde de ayer en visita oficial a la Isla, en el cuarto viaje que realiza a la mayor de las Antillas, que estará matizado en esta ocasión por la cita histórica que tendrá con el Papa Francisco.

La reunión entre los dignatarios es un nuevo e importante paso hacia mejores vínculos religiosos, e incidirá positivamente, no so­lo en las relaciones entre el catolicismo y la ortodoxia, sino también para la paz en el mundo.

Intereses comunes contribuyeron a la realización del esperado encuentro que según el comunicado conjunto de la San­ta Sede y del Patriarcado moscovita, busca consensuar as­pectos de colaboración.

Como una histórica cita y una oportunidad ha sido calificada la reunión de la que se espera que las dos instituciones religiosas que agrupan a millones de feligreses en el mundo, acuerden trabajar en pos de la convivencia civilizada y la paz.

Granma

Hoy llega el papa Francisco a México

Hoy llega a México el papa Francisco, quien en su agenda tiene programadas visitas a seis ciudades del país donde hablará de temas como pobreza, exclusión a indígenas, migración, violencia y la familia.

Para esta visita se espera que más de dos millones de personas acudan a las misas que ofrecerá o lo vean pasar en algún punto de los 400 kilómetros por los que transitará su papamóvil; por eso, las autoridades dispusieron de un operativo donde participarán más de 44 mil de los tres niveles de gobierno.

La visita de Francisco a México se da en un contexto de violencia y denuncias de violaciones de derechos humanos, por lo cual hay expectación sobre si habrá un pronunciamiento específico del obispo de Roma al respecto.

Para Eugenio Lira, quien es coordinador general de la visita papal, el viaje del Sumo Pontífice no es para resolver los problemas de México, sino para traer el mensaje de misericordia de Jesucristo y para encomendar a la Virgen de Guadalupe el Año Jubilar de la Misericordia.

“El significado profundo (de la visita) para quienes tenemos fe, es que Dios nos manifiesta a los mexicanos su amor a través de su visita del Papa, quien viene como vicario de Cristo en la Tierra”, dijo Lira Rugarcía.

En su primer recorrido por el país, previsto para hoy en la noche, el papa Francisco saldrá del hangar presidencial por la calle Santos Dumont para luego tomar Fuerza Aérea Mexicana y Circuito Interior, para después arribar a Insurgentes Sur; ahí el papamóvil lo conducirá a la calle Juan Pablo II donde está la Nunciatura, donde pernoctará durante toda su visita.

Para el sábado, Francisco tiene en la agenda una reunión con el presidente Enrique Peñas Nieto en Palacio Nacional; luego el jefe de Gobierno, Miguel Mancera, le entregará las llaves de la Ciudad de México. Al medio día visitará la Catedral Metropolitana donde tendrá una reunión con los 93 obispos mexicanos y por la tarde dará una misa en la Basílica de Guadalupe.

Para el domingo se desplazará al Centro de Estudios Superiores de Ecatepec para ofrecer una misa ante más de 300 mil personas (la más grande de la gira) y luego regresará a la Ciudad de México para un recorrido por el hospital infantil “Federico Gómez”.

Al zócalo podrán asistir 60 mil personas

El Zócalo de la Ciudad de México recibirá un máximo de 60 mil personas para el evento del papa Francisco el sábado, por lo que una vez que se alcance esa cantidad ya no se permitirá el ingreso de más visitantes, señaló Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno capitalino.

Aunque el funcionario había señalado que el ingreso a la plancha sería sin boleto, aclaró que entre las parroquias y el gobierno federal se entregaron distintivos para ingresar al Zócalo, por lo que calculó que de las 60 mil personas que puedan ingresar a la Plaza de la Constitución, 40 mil podrán hacerlo sin ningún tipo de requisito y, una vez adentro, también se les darán boletos.

“Hay algunos lugares que se han distribuido en las parroquias; entonces, las personas que van a llegar con esos boletos, pues que tengan los accesos muy claros. Pero también debemos tener de esa misma manera –claros- los accesos que son libres”, dijo.

Tras recibir el Reconocimiento al Hombre del Año WBC 2015, el mandatario capitalino mencionó que desde las 2:00 horas del viernes comenzará a operar el dispositivo de seguridad.

El Estado Mayor Presidencial ya tiene el control de la plancha del Zócalo. El sábado, una vez que la capacidad de 60 mil personas sea cubierta se cerrarán los accesos y no volverán a ser reabiertos.

24 Horas

El México que encontrará el Papa Francisco – Por Víctor M. Quintana S.

Fue contundente el Papa Francisco en su entrevista colectiva con la prensa mexicana, antes de su visita a este país, del 12 al 17 de febrero: “El México de la violencia, el México de la corrupción, el México del tráfico de drogas, el México de los carteles, no es el México que quiere nuestra Madre, (la Virgen de Guadalupe) y, por supuesto que yo no quiero tapar nada de eso, al contrario, exhortarlos a la lucha de todos los días contra la corrupción, contra el tráfico, contra la guerra, contra la desunión, contra el crimen organizado, contra la trata de personas.”

Porque el binomio corrupción y violencia es lo que mejor –o peor- caracteriza a este país. Corrupción generalizada en las cúpulas sociales y políticas; violencia en muy variadas formas: criminal, de Estado, económica, doméstica, política, ambiental, simbólica.

México vive su “pedazo de guerra”, comó señalo Francisco en la entrevista, mejor dicho, sus pedazos de guerras, donde siempre resultan damnificados las y los más vulnerables: indígenas, mujeres, pobres, niñas, niños, ancianas y ancianos…

Desde que Felipe Calderón Hinojosa declaró en diciembre de 2006 su “Guerra al Narcotráfico”, proseguida con singular denuedo por el actual presidente Enrique Peña Nieto ha habido en el país 155 mil 492 homicidios dolosos; de los cuales 55 mil noventa y ocho en los tres años que Peña lleva al frente del gobierno. (Datos de Sistema Nacional de Seguridad Pública). Y, sin embargo, ahí siguen los cárteles, fortalecidos incluso en algunas entidades federativas, sin disminuir sus actividades de tráfico de enervantes y muchas otras vertientes delictivas.

Por su parte, Amnistía Internacional revela la existencia de una grave crisis de los derechos humanos en este país: las desapariciones forzadas superan ya las 27 mil, con casos tan emblemáticos como los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, o del millar y medio de personas desaparecidas en Ciudad Cuauhtémoc, en el norteño estado de Chihuahua.

Además de los homicidios y de las desapariciones forzadas, esta guerra, la más letal de las que se vive en el Hemisferio Occidental, ha hecho que seis de cada 100 mexicanos haya tenido que dejar su lugar de origen desde que Calderón la declaró hace más de nueve años…

Según las activistas de los derechos de las mujeres en México se cometen siete feminicidios al día, lo que ha elevado el total de mujeres asesinadas de 1985 a 2013 a más de 44 mil. Y la cuenta se sigue engrosando en entidades como el Estado de México donde fue gobernador el actual presidente Peña Nieto.

México es el país más peligroso para ejercer el periodismo en América, pues uno de cada tres asesinatos documentados de 2010 a la fecha se cometieron en este país, asegura un informe de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). La Comisión Nacional de los Derechos Humanos documentó entre enero de 2000 mayo de 2015, 100 homicidios de periodistas, 21 desaparecidos desde 2005 y 45 atentados contra medios de comunicación desde 2006.

Estos delitos, además de los feminicidios, las ejecuciones de migrantes en Tránsito, las agresiones a periodistas y defensoras y defensores de los derechos humanos han hecho que el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, declarara el octubre pasado la “grave crisis de derechos humanos” que vive el país.

Pero el grave problema de la violencia criminal y de Estado en México va de la mano y en buena parte es propiciado por otra de las fallas que señaló el Papa Francisco en la entrevista de principios de semana: la corrupción. De acuerdo con el Índice de Percepción de 2015 de Transparencia Internacional, el país se ubica en el lugar 95 de 165 de los más corruptos. El Banco de México y el Banco Mundial coinciden en que la corrupción equivale al 9 por ciento del Producto Interno Bruto; el Inegi calcula que alcanza un monto de 347 mil millones de pesos al año. Prácticamente 20 mil millones de dólares anuales.

Por más que los gobernantes quieran señalar que en México “la corrupción somos todos” y señalen que tan corrupto es el político que dispone del erario para sus fines personales como el que paga un soborno a un policía, el hecho es que la no vigencia del Estado de Derecho, el servirse de lo público para fines privados es la práctica más común en las cúpulas políticas, económicas, mediáticas y de las empresas trasnacionales presentes en este país. Los casos abundan: las mansiones de Peña Nieto, de su esposa, del Secretario de Hacienda, edificadas por empresas constructoras del gobierno; el tráfico de influencias a favor de empresas como las españolas OHL o Iberdrola. Los escándalos de enriquecimiento inexplicable de dirigentes de sindicatos, como los de los trabajadores de la educación, ferrocarrileros, electricistas, burócratas. Hay también graves acusaciones por corrupción contra varios gobernadores o ex gobernadores de los estados: Tabasco, Aguascalientes, Sonora, Tamaulipas, Veracruz, Chihuahua. Acaba de regresar de España donde estuve preso por una semana por investigación de lavado de dinero el ex gobernador de Coahuila y ex presidente nacional del PRI, Humberto Moreira. También las denuncias por corrupción han afectado a los dirigentes y a partidos políticos enteros como el Partido Verde Ecologista de México. (PVEM).

La corrupción de la clase política mexicana, favorecedora de un puñado de empresas y generadora de políticos empresarios o viceversa no sólo ha derrumbado por los suelos la credibilidad y la legitimidad de todo el sistema político. Ha también borrado la tenue línea entre lo legal y lo ilegal y ha generado enormes vacíos de poder que permiten la penetración de las organizaciones criminales en las diversas esferas de la vida pública mexicana. Las policías están controladas por los cárteles no sólo a nivel municipal, sino en algunos casos a nivel estatal.

Para sintetizar el balance de lo que sucede en México algunos medios han acuñado la muy certera frase: “Ni combate a la corrupción, ni derechos humanos”.

Por si esto fuera poco, la administración de Peña Nieto no ha logrado el repunte económico tan esperado y tan prometido a la población. En los tres años y dos meses que lleva de gobierno, la deuda como proporción del PIB creció 10.5 puntos porcentuales para llegar a 44.9 por ciento. El peso se ha devaluado frente al dólar más de un 42 por ciento. La pronunciada caída de los precios internacionales del crudo y la Reforma Energética de Peña le han pegado en la línea de flotación a Petróleos Mexicanos (PEMEX), llevándola a la descapitalización y próximamente al recorte de 13 mil trabajadores.

La política económica neoliberal sin ambages y el entorno internacional han impactado con violencia el poder adquisitivo y las condiciones de vida de las mayorías en México: entre 1987 y 2014 el salario perdió casi un 78 por ciento de su poder de compra. Esto dispara las cifras de pobreza: en los tres años del gobierno de Peña se han generado dos millones de nuevos pobres. Y México sigue siendo uno de los países más desiguales de América Latina, y no se diga de la OCDE: el 10 por ciento más rico de la población tiene un ingreso 30 veces superior al 10 por ciento más pobre.

Este es el México que ya comenzó a ver el papa Francisco, incluso antes de llegar a él. El México roto, vulnerado, que quiere presentar el México de las resistencias, muchas veces invisible. El país de quienes luchan en un sinnúmero de espacios y organizaciones: en defensa de los migrantes; por los derechos de las mujeres; por la tierra, el territorio, los recursos naturales. Organizaciones feministas, campesinas, derecho humanistas, comunidades indígenas.

Francisco señala en su entrevista que no sólo viene a “traer” a México, sino también a recibir, a escuchar a su pueblo. Ojalá que de este diálogo de Francisco con el México destrozado, pero también con el México que resiste y construye surja el empujón definitivo para la esperanza de todas y de todos.

*Asesor del Frente Democrático Campesino de Chihuahua e investigador/profesor de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

Question

Esta es la agenda oficial del Papa Francisco en su visita a México; llegará el 12 de febrero

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) confirmó que el Papa Francisco realizará su primera visita pastoral a territorio mexicano del 12 al 17 de febrero del próximo año, con actividades oficiales y religiosas en la Ciudad de México y en los estados de México, Chiapas, Michoacán y Chihuahua.

Por otro lado, la aerolínea mexicana Aeroméxico informó que será la encargada de transportar a su Santidad en sus recorridos por México. En un comunicado, la empresa afirmó que esta es la cuarta ocasión que transporte a un papa; también lo hizo con Juan Pablo II en tres de sus visitas a este país.

La SRE destacó que la visita es de carácter pastoral, con un componente oficial, dado que México y la Santa Sede mantienen relaciones diplomáticas desde el 21 de septiembre de 1992. Así, el Papa Francisco recibirá el tratamiento protocolario correspondiente a su investidura como Jefe de Estado.

Las actividades oficiales, incluirán un encuentro privado entre Su Santidad y el presidente Enrique Peña Nieto, una reunión paralela entre la comitiva mexicana y el séquito papal.

La cancillería destacó que los encuentros oficiales serán una ocasión propicia para dialogar sobre los mecanismos que generen soluciones concretas a temas como el cuidado del medio ambiente, la paz y la seguridad y la protección de los migrantes.

El papa llegará a México el 12 de febrero de 2016. El día 13, se llevarán a cabo las actividades oficiales de la visita, así como un encuentro con los obispos de México y una misa en la Basílica de Guadalupe, en la Ciudad de México.

El domingo 14, Su Santidad oficiará una misa en el Municipio de Ecatepec de Morelos, Estado de México, visitará una obra social y sostendrá un encuentro con representantes del sector cultural en la Ciudad de México.

El lunes 15, el Papa Francisco desarrollará un programa de actividades en el estado de Chiapas, que incluirá una misa con comunidades indígenas en San Cristóbal de las Casas, y dialogará con familias en Tuxtla Gutiérrez.

Al día siguiente, Su Santidad visitará la ciudad de Morelia, Michoacán, donde celebrará una misa en compañía de sacerdotes, religiosos, consagrados y seminaristas, así como una reunión con jóvenes.

Finalmente, el miércoles 17 de febrero, estará en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde visitará a reclusos, sostendrá un encuentro con representantes del sector laboral y celebrará una misa con fieles.

La agenda completa difundida por la Conferencia del Episcopado Mexicano se puede consultar a continuación. También se puede obtener más información en el sitio www.papafranciscoenmexico.org.

Papa Francisco

Animal Político