El país ha salido de la lista negra de las 15 ciudades más contaminadas del mundo según la última Cumbre Climática de COP21 realizada en París, sin embargo continúa firme entre las ciudades con mayor índice de este problema en Latinoamérica. Hay mucho que corregir como la tecnología de los vehículos que emanan gases y los desechos que provocan el boom inmobiliario, indicaron especialistas.

Arturo Alfaro, presidente de la ONG Vida, nos dice que el parque automotor asciende a más de un millón de vehículos y que aún nos falta mejorar mucho en cuanto a la tecnología de los vehículos.

“Al Perú llegan vehículos nuevos con motores viejos. Eso no se ve en Estados Unidos, Europa o Japón. Hay carros con motores Euro3. Estamos atrasados en tecnología”, recalcó.

El especialista agregó que la calidad de los combustibles también daña estos motores. Esto se mide por la cantidad de azufre en el combustible que genera que la combustión sea mala, precisó.

Elmer Quichiz, director Ejecutivo de la Digesa, dijo a este diario que en el último estudio de saturación la avenida Abancay fue considerada la avenida más contaminada de Lima, aunque reconoció que en los últimos años ha habido una disminución porque se prohibió, por ejemplo, el plomo en la gasolina

“En el 2013 había una flota de un millón de carros con petróleo y en los últimos años esos vehículos ya no están circulando. Actualmente hay medio millón de carros a gas, allí hay un impacto ambiental significativo”, acotó. Además, agregó que han ingresado 500 buses azules a gas y se eliminaron considerablemente las cúster y los microbuses a petróleo. “De hecho hay un impacto, pero eso amerita un estudio”, subrayó el biólogo.

Sin embargo, Alfaro resaltó el hecho que actualmente circulan buses que tienen GNV con motor Euro 5 y Euro 4. “El GNV es más limpio que el diésel y la gasolina. Habría que saber qué motor es el que tienen y qué combustible usan. De hecho que ha bajado la contaminación en Lima y Callao a diferencia de Trujillo y Huancayo donde circulan vehículos con diésel de 500 partes por millón (ppm). En Lima hay diésel de 50 partes por millón (ppm)”, manifestó.

EL TRÁFICO
Otros factores que favorecen la contaminación por los gases emitidos por los vehículos son el terrible tráfico de la capital y el retraso en la mejora del transporte, dijo el ambientalista.

“Es importante la circulación vial, que las vías sean rápidas y el tránsito fluido. Hay que mejorar el transporte público. El Metro debería haberse hecho hace tiempo. Acá hicimos el zanjón y en Chile ya existía el Metro. Hay saturación de autos y este crecimiento del parque automotor ya se veía venir y no hubo planificación de nuestras autoridades”, refirió.

EL BOOM INMOBILIARIO
No hay espacio para el área pública y se ha hecho sin planificación, nos señala Arturo Alfaro cuando le consultamos sobre el alabado boom inmobiliarios en el país.

“Acá se construyen departamentos y edificios donde sea, en vías muy angostas. El reglamento nacional de Construcciones no se cumple”, indicó.

El especialista subrayó estos incumplimientos de los constructores como no cubrir las partículas de tierra de la construcción y el arrojo de desmonte en zonas no autorizadas.

“Los asbestos de estas partículas de plomo el viento se los lleva a las viviendas porque no están cubiertas y contaminan a la población; y los desmontes los botan en cualquier lado”, indicó.

Alfaro señaló los principales botaderos de residuos de la capital de las construcciones: en Carabaylllo, en el río Chillón; en el Callao, a la espalda del aeropuerto; y en Villa El Salvador, a la espalda del Touring Automóvil Club.

ADEMÁS
La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó una alerta por la pobre calidad del aire en las zonas urbanas de todo el planeta que “está matando a millones y colapsando los sistemas sanitarios”. La calidad del aire en la mayoría de las zonas urbanas del planeta desde el 2014 es contaminada, principalmente por las emisiones del tráfico y por el polvo de las construcciones y la madera quemada en las casas como factores también decisivos en los países emergentes. Según datos de la ONU.

Diario Uno