La realidad sorprende y golpea fuerte: ninguna mujer ha sido candidata presidencial en República Dominicana. Ninguna. Aspiraciones existen, concretizadas sus esperanzas todavía no.

Hasta estos días, que parece que la situación variará con la presentación de Minou Tavárez Mirabal y Soraya Aquino, que encabezan las propuestas presidenciales de los partidos Alianza por la Democracia (APD) y de Unidad Nacional (PUN).

Así APD y PUN se convierten en las dos primeras agrupaciones políticas que presentarán candidaturas presidenciales femeninas, luego de firmar procesos de alianzas electorales con dos partidos políticos que no lograron ser reconocidos por la Junta Central Electoral (JCE): Opción Democrática de Minou, y Socialista Cristiano de Aquino.

Esta realidad obliga a hablar de participación y oportunidades de las mujeres en la política dominicana. Lleva a preguntarse las razones de la ausencia de propuestas electorales presidenciales capaces de pasar el cedazo de los partidos políticos, y también plantearse si ha habido falta de intenciones en escalar dentro de las estructuras partidarias, o bloqueo expreso.

“A pesar del activo vínculo de muchas mujeres con los partidos, esto no se ha traducido en un incremento sustancial en la cantidad de mujeres con representación congresual y municipal, ni tampoco en las altas esferas del Poder Ejecutivo”, cuenta la politóloga Rosario Espinal en una investigación para el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), fechada en 2010.

Seis años después la realidad es la misma.

Se podría plantear la cuestión con otro ejemplo de ausencia femenina en los estamentos políticos de poder del país: de los 22 ministerios del gobierno solo 4 son dirigidos por mujeres, incluyendo aquí, claro está, el ministerio de la Mujer.

Así aparecen Maritza Hernández en el de Trabajo; Altagracia Guzmán Marcelino, Salud; Alejandrina Germán en el de la Mujer, y Ligia Amada Melo completa el cuarteto en el de Educación Superior, Ciencia y Tecnología. Un 18 por ciento de los principales funcionarios, por si se lo preguntaba.

La poca participación también se registra en los gobiernos de Leonel Fernández: solo tres mujeres en posiciones ministeriales, Germán en el de la Mujer; Melo en Educación Superior y Josefina Pimentel en Educación.

Y en el de Hipólito Mejía por igual, cuatro: Milagros Ortiz Bosch, vicepresidenta y ministra de Educación; Yadira Henríquez, de la Mujer; Sonia Guzmán, Industria y Comercio, y Miguelina Ortiz de Suberví, en Turismo.

En el parlamento la situación no es distinta: la representación de las mujeres en las dos cámaras legislativas nunca ha llegado al 25 por ciento de la matrícula legislativa (en el Senado nunca ha llegado a 10%), con picos en la participación en los pasados comicios de 2010, en los que se registró el dato record hasta ahora.

No menos del 25% de las candidaturas a puestos electivos deben ser encarnadas por mujeres, según se estableció en la Ley 275-97, para luego ser ampliado al 33% como cantidad mínima con la legislación 12-2000, aunque aquí se excluyó a las aspiraciones al Senado.

Claro, se trata de candidaturas, no de puestos de elección asegurados. Lilian Soto, experta en presupuesto con equidad de género y excandidata presidencial de Paraguay, presentó hace unos meses un informe que coloca a República Dominicana en el lugar número 12 de los 19 países de América Latina con presencia de mujeres en los sistemas parlamentarios.

La representación en la región es de 25.77 por ciento, según plantea en el estudio, y allí República Dominicana solo llega a 19 por ciento de los escaños en el Congreso Nacional que son ocupados por mujeres.

El país de la región que mayor representación tiene de mujeres en su parlamento es Bolivia, con 49.40 por ciento, y en el otro extremo se encuentra Brasil, como el que menos, al registrar 10.44 por ciento de representación.

El último corte del p a d r ó n electoral en República Dominicana, provisional para los venideros comicios de 2016, señala la presencia de más mujeres que hombres en el registro electoral.

En total 3,439,354 mujeres, que da un porcentaje de 50.84%. El restante 49.16% son hombres. Toma de poder El camino de la mujer dominicana en la política pareció ancharse con la llegada a la Vicepresidencia de país de Milagros Ortiz Bosch, en el año 2000, cuando acompañó a Hipólito Mejía en la boleta del Partido Revolucionario Dominicano (PRD). También cuando en 2008 se presentaron dos opciones en un proceso electoral a la posición vicepresidencial, aunque ninguna de las propuestas fue elegida por los dominicanos.

Se volvieron a armar las expectativas con la llegada de Margarita Cedeño de Fernández a la misma posición en 2012, un proceso al que se inscribieron otras tres damas por la segunda magistratura de la nación.

Y ahora para 2016 es cuando aparecen por primera vez dos candidatas presidenciales, a la cabeza de organizaciones políticas reconocidas en el sistema electoral nacional.

Es la primera vez que mujeres participan en el proceso electoral encabezando boletas, y no de complemento de ofertas políticas.

(+) SIETE MOMENTOS DE PARTICIPACIÓN

nodal ultimas rep dom 21) Fue en 1942 cuando se cristalizó en realidad el reclamo del derecho al voto de las mujeres. Eso sí, en medio de la dictadura de Rafael Trujillo Molina.

2) Elena Campagna y Fremia A. Germosén Canela participaron en la reforma constitucional de 1963, un proceso constituyente que tenía a 71 hombres.

3) Josefina Padilla fue candidata vicepresidencial del Partido Revolucionario Social Cristiano, en 1962, acompañando la oferta presidencial de Alfonso Moreno Martínez, en la instauración de la democracia en el país.

4) Maribel Gassó se convirtió en la candidata vicepresidencial del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) en las elecciones de 1996. Fue completando la candidatura presidencial de Jacinto Peynado Garrigosa. Sacaron justo el 15% de los votos.

5) En el año 2000, Milagros Ortiz Bosch se convirtió en Vicepresidenta de la República. Fue electa en la boleta del PRD, que llevaba como candidato presidencial a Hipólito Mejía.

6) Ana Inés Polanco fue aspirante vicepresidencial del Partido Revolucionario Independiente (PRI). Trajano Santana era el candidato presidencial de ese partido. Obtuvieron 0.04% de los votos. También María Teresa Cabrera a la misma posición por el Movimiento Independencia Unidad y Cambio (MIUCA), en compañía de Guillermo Moreno, que encabezaba la boleta electoral.

7) Para las elecciones de 2012, Margarita Cedeño de Fernández fue seleccionada por Danilo Medina como compañera de fórmula presidencial para esos comicios, donde resultaron ganadores, en representación del PLD.

Para esas elecciones también participaron como candidatas a la vicepresidencia del país la socióloga Luz María Abreu junto a Max Puig y su Alianza por la Democracia (APD).

-Luisa Scherezada (Chiqui) Vicioso fue candidata a la misma posición por Alianza País, que tuvo como cabeza de boleta a Guillermo Moreno.

Listin Diario


Volver