Un millonario ofrecimiento de Estados Unidos para la paz de Colombia

Durante la celebración de los 15 años del Plan Colombia, y al término de la reunión bilateral que sostuvo con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, el presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, anunció el nuevo giro que tendrá la cooperación de su país con el que ha sido su principal socio político en Suramérica.

El Plan Colombia, diseñado en 2001 para combatir el narcotráfico y el terrorismo, sufrirá una transformación. La ayuda económica, ahora, se destinará para fortalecer la etapa de postconflicto. Por eso Obama se atrevió a decir que el Plan Colombia, ahora, se llamará “Paz Colombia”.

En un emotivo discurso, Obama declaró que Estados Unidos es un “gran hincha” de Colombia. “Nos gusta su cultura, su gente. Nos encanta Shakira”, y resaltó que los vínculos de amistad entre las dos naciones, son de siempre, y continuarán en el futuro. “Si Estados Unidos ha sido socio de Colombia en tiempos de guerra, será socio en tiempos de paz”.

Por eso anunció que mientras se produce la transición de la guerra a la paz, Estados Unidos invertirá 450 millones de dólares anuales para reforzar los logros en materia de seguridad, pero también para dirigir esfuerzos en la reintegración de los combatientes a la vida civil.

Como parte de esta nueva estrategia, dijo Obama, Estados Unidos se comprometerá con el proceso de desminado del territorio colombiano, para que en cinco años, no haya una solo mina antipersonal. Esta iniciativa será liderada, directamente, por el secretario de Estado John Kerry. Así las cosas, 33 millones de dólares estarían destinados a la desactivación de minas antipersonal, según datos aportados por la Casa Blanca. Esta cifra se sumaría a los 20 millones de dólares aportados por Noruega.

“Cuando Colombia estaba devastada por la violencia, la insurgencia, muchos de ustedes perdieron a seres queridos. Por eso se forjó el Plan Colombia. Nos sentimos orgullosos de respaldar a Colombia y su pueblo y fortalecer las instituciones. El Plan colombia ha sido un homenaje al pueblo colombiano. Colombia era un país al borde del colapso, ahora está al borde de la paz. En colombia hoy hay esperanza”, indicó Obama.

El presidente de Estados Unidos le trasladó su admiración por la valentía que ha tenido su homólogo colombiano en buscar una salida negociada al conflicto. “Hacer la guerra es más fácil que hacer la paz”. También agradeció al gobierno de Cuba por ser el anfitrión del proceso de paz. Y mientras este concluye con la firma, se comprometió a buscar consenso internacional en apoyo a la paz de Colombia.

Al acto no solo comparecieron las autoridades de ambos países, además de artistas colombianos como el actor Jhon Leguizamo, o deportistas como el piloto Juan Pablo Montoya y el pelotero Orlando Cabrera. “Colombia ha tenido una transformación notable, y ahora es un país de artistas y emprendedores”.

A su turno, el presidente colombiano Juan Manuel Santos agradeció la cooperación de Estados Unidos, y afirmó de forma tajante que el Plan Colombia ha sido un rotundo éxito.

“Los objetivos planteados se han cumplido y la Colombia de hoy es muy diferente a la col de hace 15 años”, aseguró Santos.

Por eso, Santos quiso recordar que en 15 años Colombia pasó de estar a punto de ser declarado un “Estado fallido”, controlado por guerrillas y paramilitares, y con un “futuro incierto”.

Tres lustros después, según Santos, el futuro del país es “esperanzador”, pues no solo se fortalecieron las instituciones, sino que pasó a ser el país líder en crecimiento económico de América Latina.

Santos también valoró el hecho de que Colombia haya dejador de ser “el campeón mundial de homicidios”, y defendió su política de buscar una salida negociada al conflicto, al indicar que muchos le advirtieron que estaba ante un “suicidio político”. Reconoció que la primera mano amiga que encontró Colombia en los momentos de mayor crisis fue la de Estados Unidos.

De esa forma, Colombia y Estados Unidos ratificaron sus lazos de amistad, y emprendieron una nueva etapa en materia de cooperación. Si los países se aliaron para combatir el narcotráfico y el terrorismo, también lo serán ahora, cuando Colombia está a las puertas de alcanzar la paz.

Semana

Discurso completo del presidente de EEUU, Barack Obama, sobre el Plan Colombia

Quisiera reconocer al expresidente Pastrana. Tenemos el gran honor de tenerlo presente aquí también. Y quisiera agradecerles a todos los miembros del Congreso, que han sido absolutamente críticos para esta alianza durante tantos años.

Ha sido un esfuerzo bipartidista, tanto de republicanos como demócratas, líderes de empresas, líderes civiles, la sociedad civil, el Ejército, que han hecho un trabajo maravilloso. Y quisiera hacerle un reconocimiento especial a alguien que ha jugado un papel crucial en el proceso de paz: Bernie Aronson, enviado especial para el proceso de paz.

En los Estados Unidos somos grandes admiradores de Colombia. Nos encanta su cultura, nos encantan sus contribuciones, nos encanta Shakira, Carlos Vives, Sofía Vergara. Bueno, tenemos muchos amigos de Colombia, tenemos muchísimos colombo-americanos muy maravillosos. Eso incluye algunos de los talentos que tenemos hoy aquí. Tenemos actores como John Leguízamo, Juan Pablo Montoya, el antiguo shortstop de mi equipo querido Chicago White Sox, Orlando Cabrera.

Entonces los lazos entre los países no son solamente a nivel gubernamental. Realmente están a nivel de las personas, a nivel de las culturas, a nivel de las amistades, de las familias. Y eso es lo que refleja la reunión tan productiva que tuvimos el Presidente Santos y yo hace un momento, porque esta es una de las alianzas más fuertes en el hemisferio y cada vez somos más socios globales. La nuestra una alianza basada en intereses mutuos y en respeto mutuo.

Juan Manuel y yo discutimos maneras en las cuales podemos continuar fortaleciendo nuestros lazos con más comercio, más inversión, energía limpia. Cada vez una mayor cooperación en la región entre los dos. Desde luego, mucho más trabajo enfocándose en cómo aprovechar este gran momento de promesa y futuro para Colombia.

Estamos en un momento memorable. Hace poco tiempo, cuando Colombia estaba dividida por una violencia terrible jugada por la insurgencia y guerra civil, muchos de ustedes que están reunidos aquí hoy vivieron esos momentos, algunos de ustedes aquí perdieron seres amados, amigos, colegas.
Y este es el motivo por el cual los Estados Unidos y Colombia forjaron lo que se convirtió en Plan Colombia, comenzando con el Presidente Pastrana, en diferentes administraciones de ambos países.

Y estamos muy orgullosos de Colombia, su gente. A medida que ustedes fortalecieron sus fuerzas de seguridad, a medida que mejoraron sus leyes de tierras. Así que el Plan Colombia ha sido un tributo para el pueblo colombiano y los esfuerzos de ellos, de ese pueblo para superar diferentes desafíos, después de 15 años de sacrificio y de determinación, llegamos a un punto de quiebre, en este momento cambian las mareas.

Y como el Presidente Santos lo va a decir evidentemente, hay todavía grandes desafíos de aquí en adelante. Pero de Cartagena hasta el campo, no hay duda alguna que Colombia ha hecho una transformación formidable.

Hoy en día Colombia es un país de artistas, de empresarios, de ciudades dinámicas. En los diferentes barrios en Medellín se crean nuevas empresas con unas escaleras eléctricas que suben a las montañas, sacan a los niños de la pobreza. Los niños que antes vivían con tanto miedo hoy tienen la posibilidad de seguir sus sueños.

Un país que estaba justo al borde del colapso, en este momento está a punto de llegar a la paz. Y yo tuve el privilegio de ver algunos de estos cambios maravillosos cuando fui a visitar a Cartagena.

Todavía creo en lo que dije en ese momento: en Colombia hoy en día hay esperanza. Desde luego conscientes de que esa esperanza requiere ajustes y una paz duradera. Entonces, Presidente Santos –como se lo dije de manera privada y quiero reiterar de manera pública– cómo ha sido la valentía con que usted ha querido buscar la paz. Usted experimentó en Colombia un plan para buscar la paz y el resto de las víctimas entendió el proceso.

Quisiera agradecerle a todas las partes por esos esfuerzos, incluyendo al gobierno de Cuba por ser el anfitrión de las conversaciones. Todos sabemos que es más fácil iniciar las guerras que terminarlas, eso lo sabemos.

Pero después de medio siglo, ya llegó el momento para llegar a la paz. Es el momento de darles a las palabras de ese colombiano que dijo: lo único que yo quiero ver morir en este momento es el sol al final de las montañas.

Desde luego la paz es el primer paso, cualquier acuerdo hay que implementarlo. De la misma manera de que los Estados Unidos ha sido socio de Colombia en las épocas de guerra y aliado, le dije al Presidente Santos que vamos a ser sus aliados en la paz, en crearla.

Hoy estoy muy orgulloso de poder anunciar este nuevo capítulo de la alianza que lo vamos a llamar Paz Colombia, este nuevo capítulo de alianza entre los dos países. Así que a medida que Colombia hace transición hacia la paz, los Estados Unidos van a trabajar con ustedes mano a mano.

Propongo que más de 450 millones de dólares se dediquen a ayudar a reforzar las ganancias de la seguridad, a reintegrar los antiguos combatientes en la sociedad y ampliar oportunidades en la aplicación de la ley en aquellas áreas en las cuales no había aplicación de la ley durante décadas.

Vamos a continuar respaldando los derechos humanos, la justicia para las víctimas y vamos a seguir trabajando para proteger a nuestra gente, así como los colombianos, de la violencia de los narcotraficantes y el resultado del narcotráfico.

Como parte de nuestros esfuerzos globales de desminado, los Estados Unidos tienen como intención respaldar a Colombia en el esfuerzo de retirar todas las minas antipersonas que existen en el país en los siguientes cinco años. El Secretario Kerry va a liderar estos esfuerzos.

Quisiera agradecerle a Noruega, a nuestro socio. E invitaremos a otros a unirse en este esfuerzo tan importante para que cada niño colombiano pueda caminar hacia un futuro más brillante y libre de miedos.

Tengo que decir esta es una manifestación muy concreta que podemos lograr en un período de tiempo relativamente corto y no solamente va garantizar que los inocentes no sean lesionados o que mueran por esto, sino que también va a garantizar que territorios que antes eran muy difíciles de desarrollar o de producir, en ese momento puedan ser útiles y estamos orgullosos de ser parte de este esfuerzo.

Le dije al Presidente Santos que a medida que las negociaciones lleguen a un final –suponiendo el éxito de ellas, suponiendo que el pueblo colombiano los apoye– vamos a continuar pidiéndoles ideas a su gobierno y al pueblo colombiano para que nos digan cómo podemos movilizar la comunidad internacional para apoyar con los esfuerzos.

El punto aquí es que debido a la visión y liderazgo, no solamente del pueblo colombiano y del gobierno colombiano, sino también de los demócratas, los republicanos, los miembros del Congreso norteamericano y tantos otros que han invertido tanto en estos esfuerzos y que lo hicieron hace muchos años, queremos asegurarnos de que ese mismo compromiso se lo mostremos a ustedes de aquí a futuro.

No consideramos que este sea el fin de nuestra alianza, de nuestra amistad, sino un nuevo comienzo. Y así como lo hicimos hace 15 años, queremos apostarle al futuro y al éxito de Colombia. Estamos unidos por una visión común: un futuro más justo, más equitativo, más próspero, para todos nuestros pueblos. Una de mis experiencias más memorables de Colombia fue cuando acompañé al Presidente Santos, cuando él fue a dos comunidades rurales. Y fue un día maravilloso.

Y no fue solamente maravilloso porque estábamos con Shakira en ese momento, sino que allí en la Plaza de San Pedro en Cartagena observamos cómo los descendientes de los esclavos hablaban de la paz para esa nueva Colombia.

Y esta fue una manera de recordar lo que significa la paz en la vida de la gente. Cómo es posible, cuando las cosas que son posibles, cuando la gente se siente empoderada y esa es una visión que el Presidente Santos, en la que él cree, es una visión que compartimos. Esto no es solamente un ejercicio abstracto a un nivel de gobierno muy, muy alto. No, esto es francamente algo que tiene que afectar y tocar a las personas comunes en un aumento de su seguridad y en un aumento de oportunidades.A eso es a lo que nos referimos cuando hablamos acerca de construir una Colombia realmente en paz y prospera.

Es a lo que le apostamos. Un lugar en donde el gran Premio Nobel de Literatura Gabriel Garcia Márquez imaginó en su momento allí. Un sitio donde nadie decida por los demás, sobre cómo morir, en donde el amor demostrará que es cierto y en donde la alegría será posible.

Y en este gran trabajo Colombia no va a tener mejor amigo que los Estados Unidos de América.

Muchas gracias.

El Espectador

Este fue el discurso del presidente Juan M. Santos sobre los 15 años del Plan Colombia

Hoy es un día para agradecer.

Hoy vuelvo a Washington para dar las gracias al pueblo y al Gobierno de los Estados Unidos por el apoyo que han dado a Colombia en los últimos 15 años, y para proyectar nuestra cooperación en los años que vienen. Hay muchas personas a las que les quiero reconocer su aporte –que han participado en la creación y gestión del Plan Colombia en estos tres lustros–. Muchos están presentes ahora.

A los expresidentes de Estados Unidos Bill Clinton y George W. Bush. A mis antecesores Andrés Pastrana y Álvaro Uribe. A los secretarios, ministros, embajadores y altos funcionarios de ambos gobiernos; a los senadores y representantes del Congreso de los Estados Unidos; a los líderes y miembros de las Fuerzas Armadas y de Policía; a los empresarios… a tantas personas que han contribuido a este plan… ¡MUCHAS GRACIAS! Y muchas gracias a usted, presidente Obama, que ha mantenido el apoyo al Plan Colombia y que nos ha inspirado para buscar una asociación aún más profunda entre nuestros países.
Hoy podemos decir que los objetivos que se plantearon en el año 2000, como la lucha contra el narcotráfico, el fortalecimiento de las instituciones, imponer el imperio de la ley y llevar los programas sociales a gran parte del territorio… ¡se han cumplido!

La Colombia de hoy es muy diferente a la Colombia de hace 15 años. Nuestro país, entonces, sufría la peor recesión económica en 80 años. Estábamos lejos de controlar nuestro propio territorio, y ad portas de ser declarados un Estado fallido Prácticamente una tercera parte del país la dominaba la guerrilla y otra tercera parte los paramilitares, ambos grupos financiados por un creciente narcotráfico.

Nuestro futuro era sombrío, incierto…Hoy el panorama es totalmente opuesto… Hoy vemos el futuro con esperanza. De la peor recesión económica de nuestra historia reciente pasamos a ser líderes de crecimiento en América Latina. Y no solo de crecimiento… También somos líderes en creación de empleo, en reducción de la pobreza, en fortalecimiento de la clase media.

Pasamos del vergonzoso campeonato mundial en homicidios y secuestros a tener los índices de estos delitos más bajos de los últimos 40 años. A pesar del incremento en los últimos dos años, los cultivos de coca en nuestro suelo han disminuido en casi un 60 por ciento. El número de familias campesinas involucradas en este negocio se ha reducido en dos terceras partes. Todo ello mientras mantenemos con todo vigor la lucha contra el narcotráfico, tanto así que el año pasado batimos récord en incautación de cocaína.

Esas miles de familias que entraron a la economía legal –gracias al Plan Colombia– nos muestran el camino de lo que puede ser nuestra cooperación en los próximos 15 años. De hecho, ya estamos implementando una Política Integral de Sustitución de Cultivos que comprende todos los eslabones de la cadena del narcotráfico, una política que será mucho más efectiva pues atacará las raíces y no los síntomas del problema.

Todos estos avances se deben, en gran parte, a que hace 15 años –cuando estábamos en tan serios problemas– los colombianos recibimos una mano amiga.
Y esa mano amiga provino de aquí –de Washington–, de ambos lados del pasillo: demócratas y republicanos. Y así se ha mantenido. Muchos dicen que el Plan Colombia es la iniciativa bipartidista de cooperación internacional más exitosa de los últimos tiempos. Existe la percepción de que fue una estrategia exclusivamente militar o de seguridad. Pero fue mucho más que eso.

Es cierto que el Plan nos ayudó a tener las Fuerzas Armadas más poderosas y efectivas de nuestra historia, que hoy asesoran y entrenan a otras fuerzas armadas de países de la región. Pero la razón de su éxito es que fue una estrategia integral, una estrategia que apostó también por los programas sociales, por la justicia, por el desarrollo rural y el fortalecimiento de nuestras instituciones democráticas.

En nombre de los habitantes de esa Colombia olvidada a la que ya está llegando la presencia del Estado… GRACIAS. En nombre de los campesinos que ahora siembran productos legales y han mejorado su calidad de vida… GRACIAS. En nombre de millones de colombianos que están aprendiendo a vivir sin miedo… GRACIAS. Pero –sobre todo– en nombre de las nuevas generaciones a lo largo y ancho de nuestro territorio; de esos niños y niñas que hoy pueden ver el futuro con más confianza… GRACIAS, ¡muchas GRACIAS!

Apreciado presidente Obama:

Si en Colombia estamos cerca de lograr un acuerdo de paz, podemos decir, sin lugar a dudas, que el Plan Colombia ha sido un aporte fundamental para llegar a este punto. Desde el comienzo, usted, señor Presidente, me dio su apoyo para dar el paso riesgoso y audaz de tratar de conseguir la paz en nuestro país.
Usted fue una de las primeras personas a las que conté mi intención de comenzar un proceso de paz, cuando muchos, la gran mayoría, pensaban que era una… misión imposible.

Mucha gente me dijo que eso sería un suicidio político. Hacer la guerra es mucho más fácil que hacer la paz… Pero usted no solo creyó que era posible, sino que me alentó a seguir adelante, y me dio su respaldo total y entusiasta. Desde entonces, usted ha caminado a nuestro lado. Y hoy, señor Presidente, acompaña al pueblo colombiano cuando estamos a punto de convertir este sueño en realidad.

Creo que interpreto a los habitantes de América Latina y el Caribe, a los pueblos que viven al sur del Río Grande, cuando le digo GRACIAS. Gracias, señor Presidente, por su audacia al restablecer las relaciones diplomáticas con Cuba. Y gracias por entender que la paz de Colombia es la paz de la región entera.
La paz será el broche de oro del Plan Colombia y el comienzo de un nuevo capítulo de colaboración y amistad entre nuestras dos naciones. Un capítulo al que hemos decidido llamar PAZ COLOMBIA.

La paz nos ayudará a consolidar un nuevo país: más seguro, más próspero, más justo y equitativo, mejor educado… y, por supuesto, ¡más feliz! Una nación que cree en sí misma, y que seguirá ganando la confianza y admiración del mundo entero. Vamos a construir ese nuevo país cooperando, hombro a hombro, con un QUERIDO Y VERDADERO AMIGO: los Estados Unidos de América.

Muchas gracias.

El Espectador

“No tenemos evidencia de vínculos entre las Farc y grupos extremistas islámicos”: Santos

Durante una entrevista para el programa This Morning the la cadena Fox, el presidente Juan Manuel Santos disipó temores de un sector en EE.UU. que considera que las Farc podría tener vínculos con organizaciones extremistas islámicos.

El cuestionamiento lo planteó el periodista Steve Doocy, quien consideró que “en un cuarto de siglo, las Farc han asesinado cerca de un cuarto de millón de personas, y hay una preocupación de que ellos tengan vínculos con grupos extremistas islámicos”, y después preguntó cómo se asegurarán en Colombia de que estos vínculos no existan.

Santos respondió así: “Primero que todo, nosotros tenemos muy buena inteligencia, y no tenemos evidencia de esta conexión. Segundo y más importante, estamos apunto de lograr la paz con las Farc, su desarme, su reintegración y entrar a la legalidad sin armas. Hemos estado en guerra por 50 años y no tenemos que preocuparnos por vínculos con otras organizaciones terroristas porque ellos, como grupo ilegal, desaparecerán”.

Caracol