Los costarricenses irán a las urnas el próximo domingo para elegir a los 81 alcaldes del país, un proceso que históricamente ha estado marcado por el abstencionismo, pero que podría suponer una suerte de examen al Gobierno, ya que por primera vez se realiza a mitad del periodo presidencial.

En las elecciones municipales de 2002 la abstención alcanzó el 77 % del censo electoral, en el 2006 el 76 % y en el 2010 el 73 %, por lo que para el 2016 el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) llevó a cabo una campaña informativa en medios de comunicación.

La campaña “Su Municipalidad Importa” tiene como objetivo intentar revertir la percepción actual y hacer ver que la elección de buenos gobernantes es crucial para mantener una mejor calidad de vida, dijo el presidente del TSE, Luis Antonio Sobrado.

“Todo mejorará cuando la gente tome conciencia de que hay mucho en juego el próximo 7 de febrero, de que es una posibilidad para que las cosas se empiecen a hacer bien”, expresó.

Por primera vez las elecciones municipales se llevarán a cabo a mitad del periodo de Gobierno, encabezado por el presidente Luis Guillermo Solís, quien asumió el cargo en 2014.

Una reforma realizada al código electoral en 2009 estableció que los comicios municipales se deben realizar a mitad del periodo presidencial, es decir en 2016, como una estrategia para tratar de elevar la participación.

Antes las elecciones municipales se llevaban a cabo nueve meses después de los comicios presidenciales.

El director ejecutivo de la Fundación para el Desarrollo Local y el Fortalecimiento Municipal e Institucional de Centroamérica y el Caribe (Demuca), el español Daniel García, dijo a Efe que las elecciones municipales son una “asignatura pendiente” en Costa Rica.

Para García es necesario combatir el alto índice de abstención en las elecciones locales costarricenses y darle mayor poder a los municipios para que los ciudadanos valoren realmente la importancia que tienen.

“Aquí nos estamos jugando mucho. La democracia municipal es un valor y un activo de la mejora de la democracia en su conjunto”, afirmó.

García opinó que este año se está produciendo un salto importante por la cantidad de partidos que se han inscritos para los próximos comicios de febrero lo cual calificó como “un avance”.

Enfatizó en que los costarricenses deben decidir a qué tipo de municipios aspiran, pero subrayó que especialmente las esferas políticas deben decidir si dotan de más recursos económicos y potestades a los gobiernos locales

Qué quiere Costa Rica: ¿Más centralismo? ¿O quiere un territorio más equilibrado, que dé igual vivir en un sitio que en otro en cuanto a calidad de servicios y a las oportunidades de desarrollo?, se preguntó García.

En las elecciones municipales del 2010, el entonces oficialista Partido Liberación Nacional (PLN) obtuvo 58 de las 81 alcaldías del país.

Está por verse si en los comicios del domingo los electores le dan un voto de apoyo al centroizquierdista Partido Acción Ciudadana (PAC), actualmente en el poder con bajos niveles de popularidad, o si se inclinan por partidos de oposición.

La campaña electoral ha transcurrido con apatía, pues aparte de actividades de los candidatos en las comunidades, se ha observado poca propaganda en medios de comunicación.

El presidente Solís ha hecho un llamado a los costarricenses para que asistan a las urnas de manera “abundante” y fortalezcan “la larga tradición democrática” del país.

“Las elecciones locales son de la mayor importancia para la democracia costarricense. Somos una nación cuyo sistema político requiere de un perfeccionamiento cada vez mayor de la administración del territorio y es allí donde los gobiernos locales expresan de forma más directa la acción del Estado”, afirmó Solís.

Cerca de tres millones de costarricenses están llamados a votar para elegir los 81 alcaldes del país y a otros 6.000 funcionarios de los municipios.

El País

TSE y la OEA firman acuerdo para observación de comicios municipales

El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) firmó este martes con la Organización de Estados Americanos (OEA) un acuerdo para la observación de los comicios municipales del próximo domingo.

La firma estuvo a cargo del presidente del TSE, Luis Antonio Sobrado, y el jefe de Misiones de Observación de la OEA, Edgardo Ortuño.

Este acuerdo permitirá que una misión de observadores de la OEA, integrada por 22 personas, visite centros de votación en cualquier parte del país, para luego emitir un informe con conclusiones y recomendaciones.

“Mediante este convenio, el TSE garantiza al grupo de la OEA condiciones de seguridad, libre acceso a la información, desplazamiento en el territorio nacional e ingreso a los centros de votación desde la instalación de las juntas receptoras de votos hasta el final del conteo provisional”, explicó el TSE en un comunicado.

Entre las obligaciones de los observadores se encuentran actuar con imparcialidad, objetividad e independencia, y además podrán informar inmediatamente al TSE acerca de eventuales irregularidades e interferencias que se presenten durante el proceso.

El próximo domingo unos tres millones de costarricenses están convocados a las urnas para elegir a los 81 alcaldes del país y a cerca de 6.000 cargos municipales.

Históricamente los comicios municipales han presentado altos niveles de abstencionismo: en el 2002 la abstención alcanzó el 77 %, en el 2006 el 76 %, y en el 2010 el 73 %.

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, hizo hoy un llamado a los ciudadanos para que acudan a votar y destacó la importancia del trabajo que realizan los municipios para el desarrollo de las comunidades.

Columbia