A los 90 años de edad, falleció ayer el contralmirante de la Armada Nacional, Óscar Lebel Schott, recordado por su rechazo al golpe de Estado de junio de 1973, cuando colocó una bandera uruguaya y otra artiguista en el balcón de su casa y un cartel con la inscripción: “Soy el capitán de navío Oscar Lebel- Abajo la dictadura”.

En ese momento, uniformado y munido de la pistola de reglamento (una Colt 1911, calibre 45), salió al balcón, sumido en una angustia extrema, antes de ser detenido.

“Algo debía hacer. Tenía que quedar claro que no todos los militares estábamos con aquel golpe infame”, declararía años después (junio de 2001), cuando le confirieron su ascenso a contralmirante, como acto reparatorio (la dictadura lo había destituído, aplicándole el inciso G). Sus restos fueron velados ayer en la empresa Martinelli entre las 18.30 y hasta la medianoche. El velatorio proseguía en esta jornada entre las 6 y las 10 de la mañana, mientras que el sepelio, se cumplirá en el Cementerio del Norte. Su desaparición física provocó honda congoja.

En las redes sociales, se sucedían los homenajes al oficial de la marina que se atrevió a desafiar a la dictadura. Lebel nació en Nueva Helvecia, departamento de Colonia, el 10 de mayo de 1925. En aquella ciudad comenzó sus estudios secundarios, que culminó en Montevideo, ingresando posteriormente al Liceo Militar y después a la Escuela Naval. En 1946, egresó como guardiamarina, iniciando su carrera como oficial de la Armada Nacional. Fue comandante del buque petrolero “Presidente Oribe” en 1962 y del destructor “Artigas” en 1967-1968; ejerció como profesor en la Escuela Naval y la Escuela de Guerra Naval, y fue presidente del Club Naval en dos períodos entre 1968 y 1972.

De origen batllista, participó activamente en el Frente Amplio desde su fundación en 1971. En 2011 fue declarado ciudadano ilustre de Montevideo. Asimismo se destacó como escritor publicando tres novelas sobre el mar: “El viejo Günter, Entre la tierra y el mar”, “El cocinero del rey” y “La muerte del lobo”. También una autobiografía: “Biografía de un hombre que perdió el miedo” y un ensayo periodístico intitulado “Ancap. Una visión geopolítica del Uruguay en el mundo del petróleo”, publicado en el año 2003. Lebel también fue columnista del diario LA REPÚBLICA.

La República