Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

El gobierno de Mauricio Macri termina el mes de enero en su objetivo de “marcar la cancha”. Sabe que sólo le quedan los 29 días de febrero para actuar de este modo. Después vendrán los tiempos del Parlamento, las paritarias y las diferentes negociaciones. Despidos, decretos al por mayor, tarifazos en los servicios públicos a favor de las empresas explotadoras… marcaron el comienzo del difícil año bisiesto

Durante la pasada semana el macrismo siguió con las mismas características con las que iniciara su administración hace 50 días atrás. Resulta claro que su decisión ha sido aprovechar el limitado tiempo del “período de gracia” que suele acompañar a los noveles gobiernos. En marzo se reinician las actividades legislativas, se iniciarán las paritarias y vendrán variadas negociaciones. En este semana las principales, no siempre lineales, actividades se pueden sintetizar en los siguientes temas: La variaciones sobre el vínculo con los gobernadores; los derechos humanos en la agenda del gobierno; la reunión con la flor y nata del empresariado; el ajuste con sus despidos, “ñoquis” y las angustias económicas; una epidemia que se veía venir.

El vínculo con los gobernadores provinciales ha sido (seguirá siendo) uno de los temas centrales de la actual agenda de gobierno. El kirchnerismo lo manejó con mano dura, imponiendo su voluntad sin mayores contratiempos, utilizando la lógica de la zanahoria y el garrote. En sus últimos días de gobierno Cristina Fernández de Kirchner cambió ese principio (Decreto N° 2635 del 1/12/2015) ordenando acabar con la retención del 15% de la coparticipación y disponiendo el reintegro de los fondos retenidos.

Pocos días después la Suprema Corte anuló ese Decreto pero dejó con vida la orden de reintegrar esos fondos a San Luis, Córdoba y Santa Fe, que habían judicializado la cuestión, por una suma que rondaba los 80 mil millones. Ahora los gobernadores, han despertado de su largo letargo y sin los riesgos de aquél látigo, van por la zanahoria. Alentados por el burdo decreto macrista (N° 194 del 18 de enero) que más que duplicó la participación porteña, llevándola del 1,40 al 3,75% del total coparticipable, han sacado a relucir su fibra federalista y piden que se generalice a todas las provincias lo dispuesto por la Corte a San Luis, Córdoba y Mendoza.

Estas discusiones seguirán, el macrismo se comprometió a “corregir” el decreto vinculado a la Capital porque “hubo un error”, según manifestaron en la reunión. Recordemos que sin esas retenciones del 15%, las provincias hubieran recibido desde el 2006 unos 61 mil millones por ese concepto, ese monto no lo recibieron pero el gobierno nacional sí les entregó discrecionalmente la suma de 78 mil millones. Es decir que hizo remesas por 17 mil millones más de lo que correspondía por ese 15%. Eso indica que el macrismo tiene margen para negociar y -reduciendo el monto de lo discrecional- cumplir con aquel compromiso. En el medio sigue vigente lo dispuesto por la Reforma Constitucional de 1994 de elaborar un nuevo acuerdo sobre el régimen de coparticipación, lo que nunca se hizo.

Entre derechos humanos y voracidad empresaria

En materia de derechos humanos varias novedades. El Presidente se reunió con los familiares de víctimas del Holocausto, pero derivó en su Jefe de Gabinete la reunión con Estela Carlotto, la referente de “Abuelas de Plaza de Mayo” y haciendo que el mismo funcionario se reuniera con los demás organismos de Derechos Humanos, estas dos últimas reuniones dejaron varios puntos de tensión.

La continuidad de la detención de Milagro Sala, al igual que el encarcelamiento en Río Negro de un dirigente de ATE, siguen removiendo las aguas de más problemas en esta materia y abriendo el camino para reclamos, movilizaciones y acampes en varios sitios del país, incluida la propia Plaza de Mayo.

Marcos Peña, el Jefe de Gabinete también se reunió con los directivos de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) que nuclea a los dirigentes de las principales empresas del país. Allí estuvieron su Presidente Jaime Campos, los vicepresidentes Luis Pagani (Arcor), Paolo Rocca (Techint), Héctor Magnetto (Grupo Clarín), Carlos Miguens (Grupo Miguens), Aldo Roggio (Grupo Roggio), José Cartellone (Construcciones Civiles) y Cristiano Rattazzi (FIAT Argentina); el secretario Miguel Acevedo (Aceiteera General Deheza), el tesorero Alberto Grimoldi (Grimoldi) y los vocales Gustavo Grobocopatel (Los Grobo Agropecuaria), Federico Braun (La Anónima) y Enrique Cristofani (Santander Río).

El comunicado público de la reunión refiere que acordaron “trabajar en la búsqueda de consensos que signifiquen mejoras en los índices de la economía nacional”. En este sentido los temas sobre los que desplegarían tal “colaboración” serían para “mejorar el nivel de empleo, potenciar a las economías regionales, bajar la inflación y mantener el poder adquisitivo del salario, en el camino de alcanzar pobreza cero y mayor inclusión en el país”.

Los despidos, las tarifas, los “ñoquis”

El mentado ajuste con depidos a granel que iba a venir, ya llegó y lo tenemos en la angustia económica que ronda el hogar de gran parte de los sectores populares y también de una amplia franja de la clase media. La inflación crece, se nota en todo, pero sobre en los precios de los productos alimenticios y particularmente en nuestro principal alimento, la carne. Los diferentes niveles responsables se cruzan acusaciones, pero con eso no alcanza. Para colmo de males, desde mañana rigen los nuevos valores de la energía. En el interior se sentirán, aunque no tanto; en Capital y Gran Buenos Aires, las subas serán astronómicas, compensando que se pagaba poco más que nada, sobre todo en Capital. Se calcula que un 20% de las familias consumidoras de energía recibirán descuentos por la “tarifa social” o no pagarán.

Todo ello es probable que se continúe durante el próximo febrero, el gas y el agua, pueden ser las próximas novedades

Al lado de eso hay una parálisis en gran parte de la obra pública, según el gobierno porque se están revisando las cláusulas de los diferentes contratos. A ello hay que sumarlos los miles de telegramas que van llegando a empleados estatales bajo el cargo que son ñoquis. Es posible que recién después del 1° de marzo empiecen a reconsiderarse algunas situaciones y haya un porcentaje menor de reincorporaciones.

Llama la atención que esto no solo pasa con el gobierno nacional. En Chaco donde hubo un recambio, dentro del propio Frente para la Victoria, el nuevo gobernador sacó el Decreto N° 58 del 15 de enero 2016, para “revisar designaciones, beneficios, pases a planta, promociones o contrataciones de personal” realizadas en los últimos 3 meses por el gobierno de Jorge “Coqui” Capitanich.

Una epidemia que se veía venir

La llegada del verano, junto a la presencia del Niño con sus lluvias y –en algunos casos- la falta de fumigación previa, hizo que se transformen en realidad los riesgos previsibles. Ahora tenemos al aedes aegypti haciendo de las suyas. Para colmo de males, detrás del falso beneficio de evitar la caída del turismo, se tardó demasiado en reconocerlo. Ahora, el problema está instalado como epidemia de dengue en varias provincias. Lo que comenzó así, en algunos casos llegó al tipo “hemorrágico” donde los riesgos son mayores y ahora aparece el chikunguña y el zika, que no es grave pero que –según varios informes- puede tener efectos muy severos en los embarazos. En Brasil se han detectado muchos casos de microcefalia (cerebros y cráneos pequeños) en nacimientos donde las madres habían padecido zika.

Question