La Asamblea de Ciudadanos Argentinos en Francia redactó una carta al director de la HEC París (Escuela de Altos Estudios en Comercio) a propósito de la decisión de otorgar un “honoris causa” al presidente del Banco Central.

Sr Peter Todd
Director

Habiendo tomado conocimiento de la decisión de la HEC Paris (Escuela de Altos Estudios de Comercio de Paris), de distinguir, el próximo 23 de marzo, al señor Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central de la República Argentina, con el título de Profesor Honoris Causa, quisiéramos expresarle nuestra más absoluta sorpresa.

Sin poner en dudas las cualidades del señor Federico Sturzenegger como investigador y educador, no comprendemos cuáles son sus méritos excepcionales que permitan justificar tal distinción. No sólo sus índices en investigación (h-index sólo 10 u 11 según Web of Science y Scorpus), no lo justifican, sino tampoco la relación entre la Universidad Di Tella de Buenos Aires y la HEC.

Es posible que usted ignore que el 15 de diciembre último, la Suprema Corte de Justicia de la República Argentina, confirmó la acusación que pesa sobre Federico Sturzenegger, por delitos económicos cometidos en el año 2000 durante la Operación Megacanje*, con embargo de sus bienes por 5 millones de pesos, cuando ocupaba la Secretaría de Política Económica del ministerio de economía de Domingo Cavallo (funcionario de alto rango durante la última dictadura cívico-militar)

En el mismo sentido, quisiéramos ponerle en conocimiento que desde el momento en que Sturzenegger fue nombrado –en diciembre último– a la cabeza del Banco Central de la República Argentina (BCRA), 47 empleados fueron cesanteados por razones políticas.

Se trata, en su mayoría, de economistas abocados a la tarea de analizar las relaciones existentes entre la dictadura cívico-militar argentina instaurada el 24 de marzo de 1976 y los grupos económicos que la sostuvieron, como lo denuncia La Bancaria, el sindicato que nuclea a los trabajadores bancarios argentinos. Estos despidos por causas falsamente económicas, se inscriben en el marco de la política que, el gobierno del actual presidente argentino Mauricio Macri, lleva adelante para ocultar las relaciones criminales existentes con ciertos grupos financieros e industriales, durante la dictadura.

Algunas de estas complicidades cívico-militares, dieron lugar a procesos judiciales en los que se pudieron comprobar brutales procedimientos utilizados en acciones de espoliación (caso “Papel Prensa”, Banco Macro) en beneficio de monopolios mediáticos (Grupo Clarin y La Nación), hoy establishment corporativo hegemónico, brazo comunicacional del equipo económico.

¡Agregamos que la ceremonia va a tener lugar en vísperas del Cuadragésimo aniversario del golpe de estado que instauró en Argentina la dictadura más sangrienta de la historia de nuestro país!
Por todo lo antedicho, pensamos que esta nominación obedece a presiones políticas y/o personales, que tienen como objetivo ya sea justificar lo realizado por Federico Sturzenegger, ya sea tratar de distraer la atención de estos hechos.

Es por todo esto que le rogamos tenga en cuenta lo descripto anteriormente y actúe en consecuencia, anulando dicha distinción. Caso contrario, desearíamos que nuestra carta sea publicada en el sitio web de la HEC.

Sin otro particular, Señor Director, le saludamos atentamente

ACAF: Asamblea de Ciudadanos Argentinos en Francia
([email protected]) 14/03/2016

* Mega-swap o megacange de títulos públicos de deuda por 50 mil millones de dólares impuesto a la Argentina en 2001 a tasa usuraria por gestión del entonces ministro de economía Domingo Felipe Cavallo, en complicidad con el ex secretario del Tesoro de EEUU y director del Crédit Suisse, David Mulford, ideólogo de la medida. Este acuerdo escandaloso, que permitió a un consorcio de 7 bancos privados intervinientes (entre ellos el Crédit Suisse), de obtener pingües beneficios, sumió a la república Argentina en una de las más pesadas crisis económicas de la historia.

Mauricio Macri
Federico Sturzenegger

Agencia Paco Urondo