La presidenta de la Aduana Nacional, Marlene Ardaya, negó el martes cualquier vínculo con Gabriela Zapata, exgerente comercial de la firma china CAMC, y advirtió con procesar al senador de Unidad Demócrata, Arturo Murillo, si no prueba esa “peligrosa” acusación, inicialmente en la comisión de ética del Órgano Legislativo y luego en la vía penal por el delito de difamación.

Ardaya salió al frente de las fotografías que presentó Murillo, en las que aparece Zapata en un acto público que organizó la Aduana Nacional para entregar alimentos decomisados a favor de albergues, a través del Ministerio de la Presidencia.

La Presidenta de la Aduana Nacional confirmó que en ese acto participó Cristina Choque, amiga de Zapata, ahora recluida en el penal de Obrajes, pero como representante del Ministerio de la Presidencia, tomando en cuenta que era directora de la Unidad de Gestión Social de ese despacho.

“Una aseveración muy peligrosa y la Aduana quiere aclarar que las fotos que presentó esta mañana el señor Murillo, corresponden a un acto de entrega que se realiza durante la gestión 2013, el 12 de octubre de 2013. Esa es la aplicación en base a la normativa, que en ese momento estaba vigente, que es la (Ley) 317, que tiene que ver básicamente con la entrega de los alimentos perecederos e inmediatamente a las organizaciones sociales o a la sociedad”, remarcó en conferencia de prensa.

Puntualizó que la entrega de esos alimentos decomisados al contrabando se realizó respetando las normas y los procedimientos que manda la Ley 615, del 17 de diciembre de 2014.

En las últimas horas, Murillo presentó tres fotografías que datan de 2013 y muestran la entrega de alimentos que hizo la Aduana Nacional a la Unidad de Apoyo a la Gestión Social del Ministerio de la Presidencia, para su posterior repartición entre albergues del país en las que se observa a Zapata y Choque.

Ardaya advirtió que, si Murillo no demuestra sus acusaciones sobre un supuesto vínculo entre la Aduana Nacional y Zapata, en las próximas 48 horas, lo denunciará en primera instancia ante la comisión de ética del Órgano Legislativo y después a la justicia ordinaria por difamación.

“Que nos deje trabajar, necesitamos encontrar contrabandistas y no estar en estos temas que nos hacen perder el tiempo”, subrayó Ardaya.

ABI