Dentro de la Ley del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social 2016-2020, aprobada el pasado miércoles, el Gobierno garantizó una inversión de 18.535 millones de dólares para desarrollar el sector energético del país, en el próximo quinquenio, según datos del Ministerio de Hidrocarburos y Energía.

Las inversiones en la cadena hidrocarburífera del país entre 2016 y 2020 están calculadas en 12.681 millones de dólares, y para el área de electricidad se piensa invertir 5.854 millones de dólares.

Según el plan gubernamental, las reservas de gas natural llegarán a 17,45 trillones de pies cúbicos (TCF) hasta el 2020, y los hidrocarburos líquidos superarán los 411 millones de barriles.

La producción de gas natural será de 73 millones de pies cúbicos y la de líquidos llegará a 69.000 barriles por día (BPD).

Entretanto, el 50% de los hogares bolivianos contarán con instalación de gas domiciliario hasta el 2020, de acuerdo al Ministerio de Hidrocarburos.

Por otro lado, las inversiones programadas en electricidad permitirán generar un estimado de 2.954 megavatios de potencia, a través de proyectos hidroeléctricos, termoeléctricos y de energías alternativas, con lo que la cobertura eléctrica nacional llegará al 97%.

El Plan de Desarrollo Económico y Social es una planificación respecto a las inversiones y proyectos que se llevarán adelante en Bolivia en los próximos cinco años, en los diferentes sectores de desarrollo del país y fue elaborada a partir de los 13 pilares de la Agenda Patriótica del Bicentenario, que plantea eliminar la extrema pobreza hasta el 2025.

ABI