Bolivia conmemorará el próximo 23 de marzo su Día del Mar celebrando la “victoria” que supone que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) trate la demanda planteada contra Chile, afirmó ayer el procurador general del Estado, Héctor Arce.

Arce se pronunció en ese sentido en declaraciones a la radio estatal boliviana desde Holanda, donde sostuvo una reunión con el agente de su país ante la CIJ, el expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé (2005-2006), y el equipo de juristas internacionales que asesoran a Bolivia en la demanda a Chile.

Afirmó que los bolivianos celebrarán el Día del Mar “imbuidos de una primera victoria, una victoria contundente, significativa, muy digna y simbólica en cuanto a la jurisdicción de la corte”.

“Cinco años después de que el presidente Evo Morales anunciara una estrategia, que resultó ser una estrategia vencedora y victoriosa, los bolivianos vamos a celebrar y recordar (el 23 de marzo) con la mayor tranquilidad en el entendido de que el ejercicio de nuestro derecho está correctamente encaminado”, sostuvo.

En el Día del Mar, Bolivia recuerda la pérdida de su litoral, de 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de superficie, ante tropas chilenas en la Guerra del Pacífico.

El 23 de marzo es el día elegido para los actos porque en esa fecha en 1879 se produjo la primera resistencia boliviana a la invasión de las tropas chilenas, que comenzó el 14 de febrero del mismo año, según han explicado las autoridades bolivianas.

El Ejecutivo de Morales anunció en 2011 su decisión de demandar a Chile ante la CIJ por la reclamación marítima y dos años después presentó efectivamente el reclamo ante ese tribunal.

Con su demanda, Bolivia busca un fallo que obligue a Chile a negociar en firme y de buena fe una restitución de su acceso soberano al Pacífico, basándose en las ofertas de una solución al problema realizadas por varios Gobiernos chilenos.

Tras rechazar en septiembre la petición chilena para declararse incompetente en este caso, la CIJ otorgó al país austral un plazo hasta el 25 de julio próximo para responder a los argumentos que presentó Bolivia para justificar su petición.

El procurador boliviano insistió ayer en que aquella decisión de la corte fue una “victoria sin precedentes” para Bolivia y que el país ahora se prepara “con la mayor responsabilidad jurídica” para la “etapa de fondo” del proceso.

En la reunión del equipo jurídico boliviano, celebrada entre el lunes y ayer en La Haya, autoridades y expertos analizaron “una serie de estrategias”, así como las posibles “hipótesis que podría contener la memoria chilena”, destacó Arce.

“La etapa de fondo se reactivará el 25 de julio, cuando Chile entregue su contramemoria y posiblemente Bolivia tenga una segunda oportunidad de alegatos escritos y en este escenario nos estamos preparando, que es la fase escrita para concluir en la etapa oral que son las audiencias públicas”, puntualizó.

En las últimas semanas, las autoridades bolivianas y el expresidente Carlos Mesa (2003-2005) polemizaron sobre su situación como vocero internacional de la causa marítima.

Luego de que Morales y sus ministros intentaran minimizar el rol de Mesa y pusieran en duda su continuidad como portavoz de su país en este tema, el vicepresidente del país. Álvaro García Linera, dijo el lunes que el equipo de voceros “se mantiene firme y no tiene por qué debilitarse”.

JornadaNet